El gran Hayao Miyazaki, artista que transformó el rumbo de la animación tradicional, ha regalado al mundo 5 décadas de su impecable trabajo en películas que, afortunadamente, reinterpretaron el mundo del cine de ficción animada. Tanto en sus películas más conocidas, como La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro, como en su trabajo menos conocido como ilustrador de manga, la mente creativa de este maestro no deja de sorprender a un público actualmente acostumbrado a la animación por computadora y la realidad virtual.

La expresividad de los personajes de Miyazaki, complejos y simples a la vez, sólo podría ser superada por los mundos que éstos habitan: reinos oníricos que son escenario perfecto para los viajes iniciáticos y las más descabelladas aventuras, mundos en donde los estereotipos del bien y el mal se rompen y se transforman en lecciones llenas de una fresca sabiduría.

De entre todos los motivos recurrentes en la fundamental obra de Miyazaki —la naturaleza, los sueños, los animales y la infancia— los castillos son quizá los más notables por su impresionante surrealismo.

Hemos escogido tres castillos creados por Miyazaki, imprescindibles por su rareza y hermosura…

miyasaki
 

El castillo de Cagliostro 

Esta cinta de 1979, ópera prima del director japonés, sucede en un pequeño país que parecería una mezcla de distintas regiones de Europa. Su enorme y oscuro castillo, ubicado en medio de un gran lago y comunicado con puentes, podría recordarnos la residencia real de un cuento de hadas o, tal vez, el lugar que habita un conde vampiro…

 

El castillo en el cielo

De 1986, la película narra la historia de Sheeta, una joven perseguida tanto por el gobierno como por piratas, pues tiene en su poder la llave para acceder a Laputa, un imponente reino que flota en el aire con y en el que existe un hermoso castillo rodeado de frondosos árboles.

 

El increíble castillo vagabundo 

La novena película de Hayao Miyazaki, realizada en 2004, nos enfrenta con una avasalladora construcción que es algo entre un enorme barco y un castillo motorizado, hogar del gran mago conocido como Howl.

 

*Imágenes: 1) Movie Mezzanine; 2) Wikimedia Commons

El gran Hayao Miyazaki, artista que transformó el rumbo de la animación tradicional, ha regalado al mundo 5 décadas de su impecable trabajo en películas que, afortunadamente, reinterpretaron el mundo del cine de ficción animada. Tanto en sus películas más conocidas, como La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro, como en su trabajo menos conocido como ilustrador de manga, la mente creativa de este maestro no deja de sorprender a un público actualmente acostumbrado a la animación por computadora y la realidad virtual.

La expresividad de los personajes de Miyazaki, complejos y simples a la vez, sólo podría ser superada por los mundos que éstos habitan: reinos oníricos que son escenario perfecto para los viajes iniciáticos y las más descabelladas aventuras, mundos en donde los estereotipos del bien y el mal se rompen y se transforman en lecciones llenas de una fresca sabiduría.

De entre todos los motivos recurrentes en la fundamental obra de Miyazaki —la naturaleza, los sueños, los animales y la infancia— los castillos son quizá los más notables por su impresionante surrealismo.

Hemos escogido tres castillos creados por Miyazaki, imprescindibles por su rareza y hermosura…

miyasaki
 

El castillo de Cagliostro 

Esta cinta de 1979, ópera prima del director japonés, sucede en un pequeño país que parecería una mezcla de distintas regiones de Europa. Su enorme y oscuro castillo, ubicado en medio de un gran lago y comunicado con puentes, podría recordarnos la residencia real de un cuento de hadas o, tal vez, el lugar que habita un conde vampiro…

 

El castillo en el cielo

De 1986, la película narra la historia de Sheeta, una joven perseguida tanto por el gobierno como por piratas, pues tiene en su poder la llave para acceder a Laputa, un imponente reino que flota en el aire con y en el que existe un hermoso castillo rodeado de frondosos árboles.

 

El increíble castillo vagabundo 

La novena película de Hayao Miyazaki, realizada en 2004, nos enfrenta con una avasalladora construcción que es algo entre un enorme barco y un castillo motorizado, hogar del gran mago conocido como Howl.

 

*Imágenes: 1) Movie Mezzanine; 2) Wikimedia Commons