No es exagerado pensar que el ser humano está hecho de historias. Si examinamos con cuidado todo lo que creemos de nosotros mismos, descubriremos que en algún punto todo ello no son más que relatos que escuchamos en algún momento de nuestra vida, que adoptamos y creímos no sólo verdaderos, sino necesarios para existir o al menos para entender esto que llamamos existencia. 

Las historias, en este sentido, configuran nuestra realidad, lo mismo los relatos de orden personal que esos otro un poco más amplios que estructuran la vida colectiva. Nuestra identidad, nuestros recuerdos, nuestros hábitos, las religiones, los gobiernos, la ciencia, las reglas sociales, la historia, la economía, lo subjetivo y la explicación de lo objetivo, los mitos, las hipótesis, lo que alguna vez se creyó cierto y que después fue suplantado por otra verdad, las ficciones con las que damos sentido a la realidad. Todo, en cierto modo, es una gran historia, compleja quizá, múltiple, a veces también inesperadamente elemental, pero a fin de cuentas una historia.

Los libros que ahora compartimos exploran desde distintas perspectivas esos elementos que hacen a las historias tan fundamentales para el ser humano. En parte, el propósito de esta breve compilación es mostrar que saber contar una historia es un arte capaz de aprenderse y perfeccionarse gracias a la práctica y la creatividad.

El cine según Hitchcock, François Truffaut

Una larga conversación entre Alfred Hitchcock y François Truffaut, dos grandes directores de cine. En este caso, sin embargo, Truffaut tomó un lugar un tanto más modesto de mero entrevistador, aunque inteligente, pues en varios momentos supo hacer las preguntas precisas para develar los secretos que hicieron de Hitchcock el maestro del suspenso cinematográfico. En muchos casos observaremos que la posibilidad de cautivar la atención del público es resultado de una elección donde se conjugan la racionalidad, el ingenio y cierto elemento azaroso de intuición.

Curso de literatura europea, Vladimir Nabokov

Este libro es la reunión de las clases que Nabokov dio en la Universidad de Cornell en la primavera de 1972. Con la paciencia y el amor por la literatura que lo caracterizó, el escritor ruso examinó algunas de las obras capitales de la literatura europea: La metamorfosis de Kafka, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Stevenson, Casa desolada de Dickens y otros relatos de Gustave Flaubert, Jane Austen y Marcel Proust. La lectura atenta de Nabokov revela algunos de los mecanismos que hicieron destacar a estas narraciones.

El héroe de las mil caras, Joseph Campbell

De la Epopeya de Gilgamesh a Star Wars, la historia de un héroe se ha contado con un desarrollo muy puntual, siguiendo etapas específicas. Luego de estudiar numerosos mitos de distintas culturas, Joseph Campbell identificó ese “viaje del héroe” que, convertido en un relato, llama de inmediato la atención de cualquiera.

El narrador, Walter Benjamin

En este ensayo breve, Walter Benjamin aborda desde un punto de vista filosófico y sociológico el lugar del narrador en el mundo moderno, cómo aquel personaje que contaba historias en torno a una fogata poco a poco se transformó hasta casi desaparecer. Se trata de una reflexión lúcida que nos invita a preguntarnos por el contenido de las historias que queremos compartir.

La interpretación de los sueños o El chiste y su relación con lo inconsciente, Sigmund Freud

¿Qué historias más fantásticas y seductoras que los sueños? ¿Qué historias más efectivas que los chistes? Estos dos libros de Sigmund Freud pueden aportar una perspectiva distinta al arte de contar una historia, pues nos recuerdan que éstas apelan no solamente a lo racional y lo consciente del ser humano, sino también a aquello de nuestra naturaleza que sin que tengamos totalmente presente, también dirige nuestros pensamientos y nuestras acciones.

BONUS: el libro, película, cómic o alguna otra obra creativa que más disfrutes

Si ya tienes una historia favorita, pregúntate por qué te gusta tanto. ¿Es simple o es compleja? ¿Te conmueve o te hace pensar? ¿Su desarrollo es gradual o desde el inicio tienes ya todos los elementos necesarios para entenderla y seguirla? ¿Cómo ocurren ese mismo desarrollo? ¿Qué hace el narrador para mantener cautiva la atención del espectador? Si miras atentamente, quizá descubras algunos de esos elementos que hacen admirable un relato.

También en Faena Aleph: Somos contadores de historias (e ingenieros de realidades) 

 

 

 

Imagen: Dominio público

 

No es exagerado pensar que el ser humano está hecho de historias. Si examinamos con cuidado todo lo que creemos de nosotros mismos, descubriremos que en algún punto todo ello no son más que relatos que escuchamos en algún momento de nuestra vida, que adoptamos y creímos no sólo verdaderos, sino necesarios para existir o al menos para entender esto que llamamos existencia. 

Las historias, en este sentido, configuran nuestra realidad, lo mismo los relatos de orden personal que esos otro un poco más amplios que estructuran la vida colectiva. Nuestra identidad, nuestros recuerdos, nuestros hábitos, las religiones, los gobiernos, la ciencia, las reglas sociales, la historia, la economía, lo subjetivo y la explicación de lo objetivo, los mitos, las hipótesis, lo que alguna vez se creyó cierto y que después fue suplantado por otra verdad, las ficciones con las que damos sentido a la realidad. Todo, en cierto modo, es una gran historia, compleja quizá, múltiple, a veces también inesperadamente elemental, pero a fin de cuentas una historia.

Los libros que ahora compartimos exploran desde distintas perspectivas esos elementos que hacen a las historias tan fundamentales para el ser humano. En parte, el propósito de esta breve compilación es mostrar que saber contar una historia es un arte capaz de aprenderse y perfeccionarse gracias a la práctica y la creatividad.

El cine según Hitchcock, François Truffaut

Una larga conversación entre Alfred Hitchcock y François Truffaut, dos grandes directores de cine. En este caso, sin embargo, Truffaut tomó un lugar un tanto más modesto de mero entrevistador, aunque inteligente, pues en varios momentos supo hacer las preguntas precisas para develar los secretos que hicieron de Hitchcock el maestro del suspenso cinematográfico. En muchos casos observaremos que la posibilidad de cautivar la atención del público es resultado de una elección donde se conjugan la racionalidad, el ingenio y cierto elemento azaroso de intuición.

Curso de literatura europea, Vladimir Nabokov

Este libro es la reunión de las clases que Nabokov dio en la Universidad de Cornell en la primavera de 1972. Con la paciencia y el amor por la literatura que lo caracterizó, el escritor ruso examinó algunas de las obras capitales de la literatura europea: La metamorfosis de Kafka, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Stevenson, Casa desolada de Dickens y otros relatos de Gustave Flaubert, Jane Austen y Marcel Proust. La lectura atenta de Nabokov revela algunos de los mecanismos que hicieron destacar a estas narraciones.

El héroe de las mil caras, Joseph Campbell

De la Epopeya de Gilgamesh a Star Wars, la historia de un héroe se ha contado con un desarrollo muy puntual, siguiendo etapas específicas. Luego de estudiar numerosos mitos de distintas culturas, Joseph Campbell identificó ese “viaje del héroe” que, convertido en un relato, llama de inmediato la atención de cualquiera.

El narrador, Walter Benjamin

En este ensayo breve, Walter Benjamin aborda desde un punto de vista filosófico y sociológico el lugar del narrador en el mundo moderno, cómo aquel personaje que contaba historias en torno a una fogata poco a poco se transformó hasta casi desaparecer. Se trata de una reflexión lúcida que nos invita a preguntarnos por el contenido de las historias que queremos compartir.

La interpretación de los sueños o El chiste y su relación con lo inconsciente, Sigmund Freud

¿Qué historias más fantásticas y seductoras que los sueños? ¿Qué historias más efectivas que los chistes? Estos dos libros de Sigmund Freud pueden aportar una perspectiva distinta al arte de contar una historia, pues nos recuerdan que éstas apelan no solamente a lo racional y lo consciente del ser humano, sino también a aquello de nuestra naturaleza que sin que tengamos totalmente presente, también dirige nuestros pensamientos y nuestras acciones.

BONUS: el libro, película, cómic o alguna otra obra creativa que más disfrutes

Si ya tienes una historia favorita, pregúntate por qué te gusta tanto. ¿Es simple o es compleja? ¿Te conmueve o te hace pensar? ¿Su desarrollo es gradual o desde el inicio tienes ya todos los elementos necesarios para entenderla y seguirla? ¿Cómo ocurren ese mismo desarrollo? ¿Qué hace el narrador para mantener cautiva la atención del espectador? Si miras atentamente, quizá descubras algunos de esos elementos que hacen admirable un relato.

También en Faena Aleph: Somos contadores de historias (e ingenieros de realidades) 

 

 

 

Imagen: Dominio público