En las ciudades, tal vez como en ningún otro entorno, el diálogo entre pasado y presente va labrando, en tiempo real, el futuro inmediato. El engranaje del tiempo encuentra en estos sitios un vehículo perfecto para manifestarse. Las ciudades son fábricas de historias, de memorias y proyecciones, y esta energía narrativa termina condensada en calles y edificios, en parques y faroles.

Pocas urbes poseen un bagaje más inquieto que Nueva York. Tal vez por eso es particularmente interesante visualizar su desdoblamiento a través de los años. Este video producido por el New York Times nos muestra, durante los 47 segundos que tardará el nuevo ascensor panorámico de la Torre 1 del World Trade Center en llegar hasta la cima, el recorrido de esta ciudad a lo largo de cinco siglos. Además, esta genial visualización nos recuerda la máxima premisa del urbanismo: para aspirar a un futuro generoso es imprescindible entender, con mucha claridad, el pasado.

En las ciudades, tal vez como en ningún otro entorno, el diálogo entre pasado y presente va labrando, en tiempo real, el futuro inmediato. El engranaje del tiempo encuentra en estos sitios un vehículo perfecto para manifestarse. Las ciudades son fábricas de historias, de memorias y proyecciones, y esta energía narrativa termina condensada en calles y edificios, en parques y faroles.

Pocas urbes poseen un bagaje más inquieto que Nueva York. Tal vez por eso es particularmente interesante visualizar su desdoblamiento a través de los años. Este video producido por el New York Times nos muestra, durante los 47 segundos que tardará el nuevo ascensor panorámico de la Torre 1 del World Trade Center en llegar hasta la cima, el recorrido de esta ciudad a lo largo de cinco siglos. Además, esta genial visualización nos recuerda la máxima premisa del urbanismo: para aspirar a un futuro generoso es imprescindible entender, con mucha claridad, el pasado.

Etiquetado: , ,