Existe, entre quienes practican el zen japonés, el término samu, que hace referencia a la capacidad de realizar las tareas más simples de la vida diaria con concentración, energía y orden, como un método simple de meditación. El 5S —llamado así por basarse en cinco términos que comienzan con dicha consonante— es un método moderno de organización de los espacios de trabajo en el que los principios del samu (una técnica que implica el arreglo del espacio para trabajar con mayor eficiencia y velocidad) resuenan con fuerza.

Seiri, seiton, seiso, seiketsu y shitsuke son los cinco términos japoneses que componen el método 5S, que se desarrolló dentro de la industria manufacturera de Japón. Sus principios han sido adoptados por grandes empresas occidentales para identificar y almacenar correctamente los objetos que se utilizan en el trabajo, mantener ese orden regularmente y estandarizar las tareas de cada uno de los miembros del equipo. Los resultados de utilizarlo son sorprendentes.

5s
Estos son los cinco principios que integran el 5S:

Seiri (clasificación)

Implica el correcto ordenamiento del espacio de trabajo para evitar posibles obstáculos a la hora de realizarlo. Este principio también se refiere a la necesidad de desechar objetos inservibles y retirarlos del campo visual para evita que actúen como distracciones.

Seiton (orden)

Se refiere a mantener un orden en las herramientas de trabajo y clasificarlas de acuerdo a su uso para así poder encontrarlas cuando sean necesarias y evitar que se pierdan; también es importante mantener este acomodo constantemente. Poder encontrar las herramientas necesarias para trabajar es un gran ahorro de tiempo y energía.

Seiso (limpieza)

Nos invita a limpiar todos los días el espacio en el que trabajamos. Esto no solamente previene distracciones, sino que ayuda a mantener en estado óptimo nuestras herramientas y a evitar que éstas se desgasten. Trabajar en un espacio cómodo y agradable siempre hará más fácil las labores.

Seiketsu (estandarización)

Estandarizar el trabajo implica que todos los miembros del equipo sepan claramente cuáles son sus responsabilidades. Así también, cada una de las tareas a realizar deben tener un método definido. Esto evitará contratiempos y confusiones dentro de un espacio de trabajo.

Shitsuke (disciplina)

Este principio se traduce como “hacer sin que te lo hayan pedido”, e implica la disciplina personal de revisar regularmente los resultados de nuestro trabajo y mejorarlo si es necesario, incluso cuando nadie lo ha requerido explícitamente.

A pesar de la aparente simpleza del método 5S, su uso implica una disciplina profunda y para nada trivial. Estas simples reglas propician, además, una ritualización (tan japonesa) del trabajo diario, que sólo puede dar buenos resultados en prácticamente toda clase de oficio. Finalmente, este método nos recuerda el profundísimo poder que tiene el entorno, lo que vemos a nuestro alrededor, sobre nuestra mente y nuestras capacidades.

 

*Imágenes: Pexels / Dominio Público

Existe, entre quienes practican el zen japonés, el término samu, que hace referencia a la capacidad de realizar las tareas más simples de la vida diaria con concentración, energía y orden, como un método simple de meditación. El 5S —llamado así por basarse en cinco términos que comienzan con dicha consonante— es un método moderno de organización de los espacios de trabajo en el que los principios del samu (una técnica que implica el arreglo del espacio para trabajar con mayor eficiencia y velocidad) resuenan con fuerza.

Seiri, seiton, seiso, seiketsu y shitsuke son los cinco términos japoneses que componen el método 5S, que se desarrolló dentro de la industria manufacturera de Japón. Sus principios han sido adoptados por grandes empresas occidentales para identificar y almacenar correctamente los objetos que se utilizan en el trabajo, mantener ese orden regularmente y estandarizar las tareas de cada uno de los miembros del equipo. Los resultados de utilizarlo son sorprendentes.

5s
Estos son los cinco principios que integran el 5S:

Seiri (clasificación)

Implica el correcto ordenamiento del espacio de trabajo para evitar posibles obstáculos a la hora de realizarlo. Este principio también se refiere a la necesidad de desechar objetos inservibles y retirarlos del campo visual para evita que actúen como distracciones.

Seiton (orden)

Se refiere a mantener un orden en las herramientas de trabajo y clasificarlas de acuerdo a su uso para así poder encontrarlas cuando sean necesarias y evitar que se pierdan; también es importante mantener este acomodo constantemente. Poder encontrar las herramientas necesarias para trabajar es un gran ahorro de tiempo y energía.

Seiso (limpieza)

Nos invita a limpiar todos los días el espacio en el que trabajamos. Esto no solamente previene distracciones, sino que ayuda a mantener en estado óptimo nuestras herramientas y a evitar que éstas se desgasten. Trabajar en un espacio cómodo y agradable siempre hará más fácil las labores.

Seiketsu (estandarización)

Estandarizar el trabajo implica que todos los miembros del equipo sepan claramente cuáles son sus responsabilidades. Así también, cada una de las tareas a realizar deben tener un método definido. Esto evitará contratiempos y confusiones dentro de un espacio de trabajo.

Shitsuke (disciplina)

Este principio se traduce como “hacer sin que te lo hayan pedido”, e implica la disciplina personal de revisar regularmente los resultados de nuestro trabajo y mejorarlo si es necesario, incluso cuando nadie lo ha requerido explícitamente.

A pesar de la aparente simpleza del método 5S, su uso implica una disciplina profunda y para nada trivial. Estas simples reglas propician, además, una ritualización (tan japonesa) del trabajo diario, que sólo puede dar buenos resultados en prácticamente toda clase de oficio. Finalmente, este método nos recuerda el profundísimo poder que tiene el entorno, lo que vemos a nuestro alrededor, sobre nuestra mente y nuestras capacidades.

 

*Imágenes: Pexels / Dominio Público