“¿Qué canción cantaban las sirenas?”, se preguntó Sir Thomas Browne en 1658. La actual reconstrucción de música griega antigua nos está acercando un paso más a responder esa pregunta. Armand D’Angour, músico y tutor de letras clásicas en la Universidad de Oxford, está devolviendo a la vida melodías que no se han escuchado en miles de años.

A menudo olvidamos que los escritos-raíz de la literatura occidental –las épicas de Homero, los poemas de amor de Safo, las tragedias de Sófocles y Eurípides– fueron, originalmente, música. Escritos aproximadamente del 750 al 400 a.C., fueron compuestos para ser cantados con acompañamiento de lira, lengüetas o flautas de caña e instrumentos de percusión. Más de 2 mil años más tarde, académicos finalmente han encontrado la manera de reconstruir y tocar estas canciones con presunta exactitud. D’Angour explica:

Los instrumentos de la antigua Grecia se conocen gracias a descripciones, pinturas y restos arqueológicos, lo cual nos permite establecer los timbres y el rango de tonos que producían.

Y ahora, a partir de varias docenas de documentos inscritos con una notación vocal trazada alrededor del 450 a.C. que consiste de letras alfabéticas y signos puestos encima de las vocales de palabras griegas, han emergido nuevas revelaciones acerca de la música de la antigua Grecia.

Los griegos habían resuelto las proporciones de intervalos matemáticos: un octavo es 2:1, un quinto 3:2, un cuarto 4:3, y así sucesivamente. La notación nos da una indicación precisa de tono relativo.

Entonces, ¿a qué sonaba la música griega? Aquí puedes escuchar a David Creese, un clasicista de la Universidad de Newcastle, tocando “una antigua canción griega tomada de inscripciones en piedra construida en un “cañón” (un instrumento parecido a la cítara) con puentes movibles. La canción, de acuerdo a Archaeology Magazine, es acreditada a Seikilos. Con ella podemos transportarnos un momento al origen de nuestro mundo sonoro. La letra puede ser traducida:

Mientras estés vivo, brilla:

Nunca dejes que tu humor decline.

Tenemos un pequeño periodo de vida que gastar:

El tiempo necesita un fin.

.

“¿Qué canción cantaban las sirenas?”, se preguntó Sir Thomas Browne en 1658. La actual reconstrucción de música griega antigua nos está acercando un paso más a responder esa pregunta. Armand D’Angour, músico y tutor de letras clásicas en la Universidad de Oxford, está devolviendo a la vida melodías que no se han escuchado en miles de años.

A menudo olvidamos que los escritos-raíz de la literatura occidental –las épicas de Homero, los poemas de amor de Safo, las tragedias de Sófocles y Eurípides– fueron, originalmente, música. Escritos aproximadamente del 750 al 400 a.C., fueron compuestos para ser cantados con acompañamiento de lira, lengüetas o flautas de caña e instrumentos de percusión. Más de 2 mil años más tarde, académicos finalmente han encontrado la manera de reconstruir y tocar estas canciones con presunta exactitud. D’Angour explica:

Los instrumentos de la antigua Grecia se conocen gracias a descripciones, pinturas y restos arqueológicos, lo cual nos permite establecer los timbres y el rango de tonos que producían.

Y ahora, a partir de varias docenas de documentos inscritos con una notación vocal trazada alrededor del 450 a.C. que consiste de letras alfabéticas y signos puestos encima de las vocales de palabras griegas, han emergido nuevas revelaciones acerca de la música de la antigua Grecia.

Los griegos habían resuelto las proporciones de intervalos matemáticos: un octavo es 2:1, un quinto 3:2, un cuarto 4:3, y así sucesivamente. La notación nos da una indicación precisa de tono relativo.

Entonces, ¿a qué sonaba la música griega? Aquí puedes escuchar a David Creese, un clasicista de la Universidad de Newcastle, tocando “una antigua canción griega tomada de inscripciones en piedra construida en un “cañón” (un instrumento parecido a la cítara) con puentes movibles. La canción, de acuerdo a Archaeology Magazine, es acreditada a Seikilos. Con ella podemos transportarnos un momento al origen de nuestro mundo sonoro. La letra puede ser traducida:

Mientras estés vivo, brilla:

Nunca dejes que tu humor decline.

Tenemos un pequeño periodo de vida que gastar:

El tiempo necesita un fin.

.

Etiquetado: , ,