Hace más de 25 años, el fotógrafo Iain McKell conoció a un grupo de rebeldes anti-Margaret Thatcher y los fotografió para The Observer. Este grupo, que se hacía llamar el “Convoy de paz”, había dejado Londres para ir a vivir al campo y viajar con festivales de música a lo largo y ancho de Europa. McKell desarrolló una fascinación por ellos, a quienes describió como “una yuxtaposición de anarquía y belleza”, y regresó en año 2001 para documentar su celebración del solsticio de verano en Stonehenge. Para entonces, los viajeros que conoció habían implementado carrosas jaladas por caballos como medio de transporte y la caravana se había convertido en algo así como un movimiento híbrido ambientalista con estilos de vida entre hippies y punk. Por los siguientes 10 años, McKell estuvo siguiendo a un pequeño grupo de ellos por Europa, y el resultado de su trabajo es un libro llamado The New Gypsies, una colección de fotografías “casuales” de esta subcultura nómada.

article-2210747-1546A71F000005DC-335_964x1138

Lo destacable es que estos viajeros no tienen nada que ver con los Roma, el grupo étnico disperso por Europa que ha sido históricamente llamado gitano. Los sujetos de McKell más bien han adoptado voluntariamente aspectos del viejo estilo de vida nómada sin dejar de lado otros aspectos que permanecen conectados con el mundo moderno. Han abandonado la vida mainstream de Londres pero, de acuerdo a McKell, llevan consigo teléfonos móviles y laptops e incluso muchos de ellos tienen cuentas en Twitter y Facebook.

Ya que no son reconocidos por el gobierno de Inglaterra, es difícil saber cuántos viajeros conforman el Convoy de la paz. Pero gracias a McKell sabemos que su ingreso viene de “trabajos raros” o trabajos en granjas, y que viven una vida que parece sacada de una combinación de westerns, cuentos de hada y un toque de siglo de la información. Y aunque estos nómadas modernos son enteramente pacíficos, son representados negativamente por los medios ingleses y son vistos con desprecio por la mayoría de la población, que siempre ha temido a aquellos que se atreven a salir de una ideología para formar otra con sus propias leyes y su propia geografía.

IAM_00047334

Una de las ideas que tuvo McKell para cambiar la reputación de estos viajeros y hacerlos ver como personas valientes y pacíficas fue enlistar a Kate Moss para hacer una sesión de fotografías con los “gitanos modernos” para la revista V. Moss pasó dos días viviendo en su campamento, imitando su comportamiento, con la destacable diferencia de su atuendo: una mezcla de John Galliano, Stefanel y Dsquared.

kate_moss_v_007

En su libro, que es el producto final, McKell representa sus actividades musicales y habilidades artesanales, pero lo que lo hace realmente valioso es que los proyectó en toda su humanidad e individualidad. Como guerreros que de hecho han actuado las fantasías que la mayoría de nosotros solo tomamos como entretenimiento, y escaparon a las trampas de la vida urbana. “Al final me enfoqué mucho en las personas. Es un libro sobre personas. Al final del día, eso es lo que hace una cultura”, apuntó.

Iain-McKell3 13remix-gypsy-custom13

.

Hace más de 25 años, el fotógrafo Iain McKell conoció a un grupo de rebeldes anti-Margaret Thatcher y los fotografió para The Observer. Este grupo, que se hacía llamar el “Convoy de paz”, había dejado Londres para ir a vivir al campo y viajar con festivales de música a lo largo y ancho de Europa. McKell desarrolló una fascinación por ellos, a quienes describió como “una yuxtaposición de anarquía y belleza”, y regresó en año 2001 para documentar su celebración del solsticio de verano en Stonehenge. Para entonces, los viajeros que conoció habían implementado carrosas jaladas por caballos como medio de transporte y la caravana se había convertido en algo así como un movimiento híbrido ambientalista con estilos de vida entre hippies y punk. Por los siguientes 10 años, McKell estuvo siguiendo a un pequeño grupo de ellos por Europa, y el resultado de su trabajo es un libro llamado The New Gypsies, una colección de fotografías “casuales” de esta subcultura nómada.

article-2210747-1546A71F000005DC-335_964x1138

Lo destacable es que estos viajeros no tienen nada que ver con los Roma, el grupo étnico disperso por Europa que ha sido históricamente llamado gitano. Los sujetos de McKell más bien han adoptado voluntariamente aspectos del viejo estilo de vida nómada sin dejar de lado otros aspectos que permanecen conectados con el mundo moderno. Han abandonado la vida mainstream de Londres pero, de acuerdo a McKell, llevan consigo teléfonos móviles y laptops e incluso muchos de ellos tienen cuentas en Twitter y Facebook.

Ya que no son reconocidos por el gobierno de Inglaterra, es difícil saber cuántos viajeros conforman el Convoy de la paz. Pero gracias a McKell sabemos que su ingreso viene de “trabajos raros” o trabajos en granjas, y que viven una vida que parece sacada de una combinación de westerns, cuentos de hada y un toque de siglo de la información. Y aunque estos nómadas modernos son enteramente pacíficos, son representados negativamente por los medios ingleses y son vistos con desprecio por la mayoría de la población, que siempre ha temido a aquellos que se atreven a salir de una ideología para formar otra con sus propias leyes y su propia geografía.

IAM_00047334

Una de las ideas que tuvo McKell para cambiar la reputación de estos viajeros y hacerlos ver como personas valientes y pacíficas fue enlistar a Kate Moss para hacer una sesión de fotografías con los “gitanos modernos” para la revista V. Moss pasó dos días viviendo en su campamento, imitando su comportamiento, con la destacable diferencia de su atuendo: una mezcla de John Galliano, Stefanel y Dsquared.

kate_moss_v_007

En su libro, que es el producto final, McKell representa sus actividades musicales y habilidades artesanales, pero lo que lo hace realmente valioso es que los proyectó en toda su humanidad e individualidad. Como guerreros que de hecho han actuado las fantasías que la mayoría de nosotros solo tomamos como entretenimiento, y escaparon a las trampas de la vida urbana. “Al final me enfoqué mucho en las personas. Es un libro sobre personas. Al final del día, eso es lo que hace una cultura”, apuntó.

Iain-McKell3 13remix-gypsy-custom13

.

Etiquetado: , , ,