Tras la crisis financiera del 2008, miles de personas perdieron sus empleos. Un rubro particularmente castigado fue, desde luego, el de las humanidades. La cultura, por ejemplo, fue de los primeros sectores en sufrir las consecuencias del recorte en presupuestos públicos. En este contexto Adda Birnir fue despedida como editorialista, pero observó que, en cambio, los empleados de los departamentos tecnológicos mantenían sus empleos.

Culturalmente asociamos la programación y el manejo del código con tareas difíciles, lo cual inhibe la popularización de su aprendizaje y marca una distancia significativa entre esta práctica y el grueso de la población. Sin embargo, también es fácil dimensionar la gran utilidad que implicaría aprender a utilizar esta herramienta.

christinalovescodeFrente a este escenario, aunado al hecho de que el actual mercado demanda un gran número de profesionales en este sector, Birnir decidió no solo aprender a escribir código, sino que fundó Skillcrush: una comunidad digital de cursos de programación dirigido especialmente a mujeres –con lo cual también desafía la hegemonía masculina en este rubro.

Skillcrush pretende ser un vínculo de empoderamiento mediante el aprendizaje y aplicación de programación, que apela a un modelo accesible, amable e interactivo. El programa de estudios incluye una lección diaria de conocimientos básicos como la diferencia entre HTML o CSS mediante videos o sesiones interactivas.

En un futuro la programación computacional será una habilidad requerida por cualquier emprendedor del mundo. Para toda persona, y en especial para aquellas con bajos recursos, este conocimiento será de enorme utilidad para adentrarse en la esfera profesional. Es, en pocas palabras, un nuevo lenguaje ideado para resolver problemas y que podría consagrarse como el mayor estimulo de movilidad socioeconómica que tengamos a nuestro alcance.

.

Tras la crisis financiera del 2008, miles de personas perdieron sus empleos. Un rubro particularmente castigado fue, desde luego, el de las humanidades. La cultura, por ejemplo, fue de los primeros sectores en sufrir las consecuencias del recorte en presupuestos públicos. En este contexto Adda Birnir fue despedida como editorialista, pero observó que, en cambio, los empleados de los departamentos tecnológicos mantenían sus empleos.

Culturalmente asociamos la programación y el manejo del código con tareas difíciles, lo cual inhibe la popularización de su aprendizaje y marca una distancia significativa entre esta práctica y el grueso de la población. Sin embargo, también es fácil dimensionar la gran utilidad que implicaría aprender a utilizar esta herramienta.

christinalovescodeFrente a este escenario, aunado al hecho de que el actual mercado demanda un gran número de profesionales en este sector, Birnir decidió no solo aprender a escribir código, sino que fundó Skillcrush: una comunidad digital de cursos de programación dirigido especialmente a mujeres –con lo cual también desafía la hegemonía masculina en este rubro.

Skillcrush pretende ser un vínculo de empoderamiento mediante el aprendizaje y aplicación de programación, que apela a un modelo accesible, amable e interactivo. El programa de estudios incluye una lección diaria de conocimientos básicos como la diferencia entre HTML o CSS mediante videos o sesiones interactivas.

En un futuro la programación computacional será una habilidad requerida por cualquier emprendedor del mundo. Para toda persona, y en especial para aquellas con bajos recursos, este conocimiento será de enorme utilidad para adentrarse en la esfera profesional. Es, en pocas palabras, un nuevo lenguaje ideado para resolver problemas y que podría consagrarse como el mayor estimulo de movilidad socioeconómica que tengamos a nuestro alcance.

.

Etiquetado: , ,