Tres son las reglas que subyacen a cada decisión en esta improbable escuela en Bali: utilizar tus recursos locales; dejar que tu medio ambiente sea tu guía y visualizar cómo tus nietos serán afectados por tus acciones. Greenschool parece ser un oasis que abastecerá de ideas potables al mundo. El U.S. Green Building Council Center for Green Schools premió a esta escuela en 2012 como “la escuela más verde del planeta”.

Cada vez hay más iniciativas para implementar una educación holística sobre sustentabilidad en las escuelas del mundo, pero hasta ahora ninguna ha logrado derribar las barreras como lo ha hecho Greenschool, en un momento en que debemos revisar si más de lo mismo es incluso aceptable.

Su currículum combina el rigor académico esperado de escuelas e instituciones de alta educación, con aprendizaje empírico en arte y disciplinas agropecuarias. Los estudiantes provienen de distintas partes del mundo, lo cual además de diversificar la convivencia, contribuye a traer consciencia ecológica de sus países de origen, y por supuesto, llevarla de regreso en el futuro. Greenschool se dedica a preparar a los estudiantes a ser pensadores críticos y creativos que tengan la suficiente confianza para liderar la sustentabilidad futura del planeta. Pero su campus es el verdadero oasis.

Envuelta en el follaje de una selva suave, cada edificación está hecha principalmente de bambú, un recurso natural local y renovable. En los salones de clase sin muros los alumnos tienen las distracciones de la naturaleza, lo cual no entra en conflicto con el aprendizaje y es considerado aceptable. El río Ayung se bifurca en uno de los jardines selváticos y es parte de las actividades de los alumnos; uno quisiera ser estudiante de nuevo para atender a esta sofisticada y frondosa escuela.

.

Tres son las reglas que subyacen a cada decisión en esta improbable escuela en Bali: utilizar tus recursos locales; dejar que tu medio ambiente sea tu guía y visualizar cómo tus nietos serán afectados por tus acciones. Greenschool parece ser un oasis que abastecerá de ideas potables al mundo. El U.S. Green Building Council Center for Green Schools premió a esta escuela en 2012 como “la escuela más verde del planeta”.

Cada vez hay más iniciativas para implementar una educación holística sobre sustentabilidad en las escuelas del mundo, pero hasta ahora ninguna ha logrado derribar las barreras como lo ha hecho Greenschool, en un momento en que debemos revisar si más de lo mismo es incluso aceptable.

Su currículum combina el rigor académico esperado de escuelas e instituciones de alta educación, con aprendizaje empírico en arte y disciplinas agropecuarias. Los estudiantes provienen de distintas partes del mundo, lo cual además de diversificar la convivencia, contribuye a traer consciencia ecológica de sus países de origen, y por supuesto, llevarla de regreso en el futuro. Greenschool se dedica a preparar a los estudiantes a ser pensadores críticos y creativos que tengan la suficiente confianza para liderar la sustentabilidad futura del planeta. Pero su campus es el verdadero oasis.

Envuelta en el follaje de una selva suave, cada edificación está hecha principalmente de bambú, un recurso natural local y renovable. En los salones de clase sin muros los alumnos tienen las distracciones de la naturaleza, lo cual no entra en conflicto con el aprendizaje y es considerado aceptable. El río Ayung se bifurca en uno de los jardines selváticos y es parte de las actividades de los alumnos; uno quisiera ser estudiante de nuevo para atender a esta sofisticada y frondosa escuela.

.

Etiquetado: , , , ,