Tal como el encantador portugués Renato Barros compró una diminuta isla y se autopromulgó rey soberano frente a la ONU, un hombre checo acaba de encontrar otra Terra nullius entre Serbia y Croacia y se autonombró presidente de su pequeña pero prometedora tierra de nadie, a la que llamó Liberland.

Su nombre es Vit Jedlicka, tiene 31 años y fue antes miembro del Partido Conservador de Ciudadanos Libres en la República Checa. Su país, de 7 km², se acerca mucho a lo que sería una utopía social y política: los impuestos son opcionales, no existe un sistema militar y “no interfiere con el territorio de los dos estados que la rodean”. En su sitio web –por lo demás adorable– comparte su única constitución: “Vive y deja vivir”.

El propósito de los fundadores del nuevo estado es construir un país donde la gente próspera pueda vivir sin ser oprimidos por gobiernos que hacen su vida incómoda mediante el agobio de restricciones innecesarias e impuestos. Pero ahora realmente se está convirtiendo en un proyecto real, con apoyo real.

Liberland 2 interior

De acuerdo al presidente de Liberland, al día de hoy el proyecto ha recibido alrededor de 20,000 aplicaciones de ciudadanía. En el sitio web puedes encontrar las bases para solicitarla; lo único que necesitas es enviar un correo electrónico que relate algo sobre ti (no se requiere un CV ni tener un empleo estable).

“Tenemos la oficina de migración más ocupada del mundo, bromea Jedlicka sobre su equipo de 7 voluntarios. Al final del proceso, dice, aceptará entre 3,000 y 5,000 personas que combinen con su constitución y que tengan algo que aportar al recién nacido país.

Quién hubiera imaginado que aún hay territorios de nadie, que aún existen lagunas políticas entre fronteras, que estamos tan hastiados de nuestros gobiernos que hemos encontrado rincones donde abolir todo lo que claramente no funciona y dar a luz una nueva consigna: “Vive y dejar vivir”.

Liberland es un país pacífico, si sus vecinos Serbia y Croacia se opusieran a él, Jedlicka apunta que alzaría una “defensa pacífica”. Hasta ahora sigue esperando respuesta diplomática de estos países, pero su utopía está en marcha. Lo cierto es que crear una micronación es una empresa viable y existen varias organizaciones serias que te dicen cómo hacerlo.

Entre Renato Barros, soberano de Principado da Pontinha, y Vit Jedlicka, Presidente de Liberland, se está abriendo una poderosa ventana antes clausurada para el mundo. Enhorabuena para todos.

.

Tal como el encantador portugués Renato Barros compró una diminuta isla y se autopromulgó rey soberano frente a la ONU, un hombre checo acaba de encontrar otra Terra nullius entre Serbia y Croacia y se autonombró presidente de su pequeña pero prometedora tierra de nadie, a la que llamó Liberland.

Su nombre es Vit Jedlicka, tiene 31 años y fue antes miembro del Partido Conservador de Ciudadanos Libres en la República Checa. Su país, de 7 km², se acerca mucho a lo que sería una utopía social y política: los impuestos son opcionales, no existe un sistema militar y “no interfiere con el territorio de los dos estados que la rodean”. En su sitio web –por lo demás adorable– comparte su única constitución: “Vive y deja vivir”.

El propósito de los fundadores del nuevo estado es construir un país donde la gente próspera pueda vivir sin ser oprimidos por gobiernos que hacen su vida incómoda mediante el agobio de restricciones innecesarias e impuestos. Pero ahora realmente se está convirtiendo en un proyecto real, con apoyo real.

Liberland 2 interior

De acuerdo al presidente de Liberland, al día de hoy el proyecto ha recibido alrededor de 20,000 aplicaciones de ciudadanía. En el sitio web puedes encontrar las bases para solicitarla; lo único que necesitas es enviar un correo electrónico que relate algo sobre ti (no se requiere un CV ni tener un empleo estable).

“Tenemos la oficina de migración más ocupada del mundo, bromea Jedlicka sobre su equipo de 7 voluntarios. Al final del proceso, dice, aceptará entre 3,000 y 5,000 personas que combinen con su constitución y que tengan algo que aportar al recién nacido país.

Quién hubiera imaginado que aún hay territorios de nadie, que aún existen lagunas políticas entre fronteras, que estamos tan hastiados de nuestros gobiernos que hemos encontrado rincones donde abolir todo lo que claramente no funciona y dar a luz una nueva consigna: “Vive y dejar vivir”.

Liberland es un país pacífico, si sus vecinos Serbia y Croacia se opusieran a él, Jedlicka apunta que alzaría una “defensa pacífica”. Hasta ahora sigue esperando respuesta diplomática de estos países, pero su utopía está en marcha. Lo cierto es que crear una micronación es una empresa viable y existen varias organizaciones serias que te dicen cómo hacerlo.

Entre Renato Barros, soberano de Principado da Pontinha, y Vit Jedlicka, Presidente de Liberland, se está abriendo una poderosa ventana antes clausurada para el mundo. Enhorabuena para todos.

.

Etiquetado: , , ,