Austin Kleon podría ser el artista que toda persona creativa debería leer. En su nuevo libro no sólo hace una valiosa disertación de lo que significa crear en la actualidad, sino que articula una lúdica apología del remix en la era digital. La forma de su mensaje, fresca y simple, y su propio remix de información es lo hace de su obra una pequeña joya.

Cómo robar como un artista (y otras 9 cosas que nadie me dijo) es una lista de diez consejos que al él le hubiera gustado saber cuando tenía diecinueve años. El libro, entonces, es una especie de regalo para todos los artistas que, como él, han pasado o pasarán por un mundo de adversidades sólo para darse cuenta de que “nada es original”.

“A todo artista le preguntan: ‘¿De dónde sacas tus ideas?’

La respuesta honesta de un artista debe ser: “las robo’”.

440e7dba4f66ff353d8f0e38b132a94de06ee20c_mEsta es la idea primordial de sus diez consejos, que se engranan perfectamente con la era en que vivimos, donde todo está dicho y lo que importa es la manera de decirlo. “Cada idea nueva es un mashup o un remix de ideas previas”, escribe Austin. “Se dice ahí mismo en el Eclesiastes: ‘No hay nada nuevo bajo el sol’”.

Su manifiesto revela al “artista como coleccionista”, donde su mérito reside en su capacidad de seleccionar ideas dentro del torrente infinito de ellas. “Todo arte es substracción”, apunta.

Además de esto, Austin nos recuerda que nunca estaremos más listos para hacer lo que nos gustaría hacer. El papel del artista es crear, errar y volver a crear, hasta que su obra refleje algo “distinto” de lo que ya existe allá afuera. Distinto, más no original. Y si el mundo es un escenario y nosotros somos actores desempeñando algún papel –como dijo Shakespeare–, habrá que desempeñarlo lo mejor posible y no perder energía en postergar. Todo esto “sin olvidar la regla dorada que es más dorada en nuestro mundo interconectado: se amable”, concluye Kleon. Be kind.

Cómo robar como un artista es, más que inspiración, una llamada a crear. Una lectura complementaria de la creatividad, que además de recordarnos algunas instancias imprescindibles, nos da tranquilidad.

.

Austin Kleon podría ser el artista que toda persona creativa debería leer. En su nuevo libro no sólo hace una valiosa disertación de lo que significa crear en la actualidad, sino que articula una lúdica apología del remix en la era digital. La forma de su mensaje, fresca y simple, y su propio remix de información es lo hace de su obra una pequeña joya.

Cómo robar como un artista (y otras 9 cosas que nadie me dijo) es una lista de diez consejos que al él le hubiera gustado saber cuando tenía diecinueve años. El libro, entonces, es una especie de regalo para todos los artistas que, como él, han pasado o pasarán por un mundo de adversidades sólo para darse cuenta de que “nada es original”.

“A todo artista le preguntan: ‘¿De dónde sacas tus ideas?’

La respuesta honesta de un artista debe ser: “las robo’”.

440e7dba4f66ff353d8f0e38b132a94de06ee20c_mEsta es la idea primordial de sus diez consejos, que se engranan perfectamente con la era en que vivimos, donde todo está dicho y lo que importa es la manera de decirlo. “Cada idea nueva es un mashup o un remix de ideas previas”, escribe Austin. “Se dice ahí mismo en el Eclesiastes: ‘No hay nada nuevo bajo el sol’”.

Su manifiesto revela al “artista como coleccionista”, donde su mérito reside en su capacidad de seleccionar ideas dentro del torrente infinito de ellas. “Todo arte es substracción”, apunta.

Además de esto, Austin nos recuerda que nunca estaremos más listos para hacer lo que nos gustaría hacer. El papel del artista es crear, errar y volver a crear, hasta que su obra refleje algo “distinto” de lo que ya existe allá afuera. Distinto, más no original. Y si el mundo es un escenario y nosotros somos actores desempeñando algún papel –como dijo Shakespeare–, habrá que desempeñarlo lo mejor posible y no perder energía en postergar. Todo esto “sin olvidar la regla dorada que es más dorada en nuestro mundo interconectado: se amable”, concluye Kleon. Be kind.

Cómo robar como un artista es, más que inspiración, una llamada a crear. Una lectura complementaria de la creatividad, que además de recordarnos algunas instancias imprescindibles, nos da tranquilidad.

.

Etiquetado: , , , ,