Qué rápido nos acostumbramos a las maravillas. Nosotros que podemos ver las estrellas y la luna por las noches volteamos arriba y rápidamente regresamos la mirada al suelo, sin más ni más. Por ello algunas veces el simple hecho de percibir la redondez de un astro, de verlo en tercera dimensión en lugar de plano, es suficiente para cambiar de perspectiva, para acordarnos que vivimos en un alucinante sistema de esferas rotativas. Esta posibilidad de ver la casi tangible redondez de una estrella fue por mucho tiempo exclusiva a telescopios remotos solo accesibles a través de sitios especializados y museos, pero ahora se ha encontrado la manera de “truquear” los iPhones para poder fotografiar de cerca el cielo nocturno.

La cámara de un iPhone es ahora el mejor vehículo de inspiración y divulgación visual de la ciencia. Varios fotógrafos han demostrado que si se le añade un lente, fotolente o telescopio, el iPhone puede capturar espectaculares imágenes de la luna, el sol y los planetas cercanos. El astrofotógrafo Andrew Symes, por ejemplo, comenzó a utilizar su iPhone para retratar la luna en 2011 y ahora tiene un inmenso repertorio de fotos astronómicas en un álbum titulado “iPhone Astrophotography”. En una entrevista con Mic, comentó:

La mejor parte es poder compartir la magia de lo que veo a través del telescopio con tanta gente. La astronomía puede ser un pasatiempo muy solitario, y fue solo hasta que pude compartir mis imágenes con amigos y familia que comenzaron a entender por qué yo pasaba tanto tiempo solo en el frío y la oscuridad con un telescopio. Y ahora, con las redes sociales, puedo compartir estas imágenes con miles de personas de maneras que nunca hubiera anticipado.

Lo mejor es que gracias a fotógrafos ingeniosos como él, ahora tomar astrofotografías con el

teléfono es ya una técnica de código abierto. Symes, pero también varios otros fotógrafos amateurs, nos comparten sus pasos para hacerlo. Con algunas herramientas relativamente sencillas y un telescopio de casa se pueden producir fotos cósmicas extraordinarias.

“Yo sujeto mi adaptador de iPhone al lente que quiero usar. Luego salgo y uso un lente distinto para enfocar el objeto que quiero fotografiar. Una vez que estoy satisfecho con el objeto que enfoqué, inserto mi lente/adaptador/teléfono al telescopio, reenfoco, ajusto la exposición y comienzo a tomar fotos o video”, apunta Symes.

John Kittelsrud, por su parte, nos convida una manera más amateur de adaptar un iPhone a un telescopio usando pegamento y un anillo de PVC. También existe equipo a la venta que esta diseñado especialmente para el iPhone, como el Skywatcher 114/500 y el Meade ETX-125. En fin, parece que la astronomía nunca había sido tan incluyente y tan popularmente seductora como hoy. La tecnología nos está regresando, finalmente, las estrellas a las manos. Es difícil creer que algunas de estas imágenes fueron capturadas con un poco de ingenio y un teléfono inteligente.

.

Crédito y derechos de las imágenes: Andrew Symes.

.

Qué rápido nos acostumbramos a las maravillas. Nosotros que podemos ver las estrellas y la luna por las noches volteamos arriba y rápidamente regresamos la mirada al suelo, sin más ni más. Por ello algunas veces el simple hecho de percibir la redondez de un astro, de verlo en tercera dimensión en lugar de plano, es suficiente para cambiar de perspectiva, para acordarnos que vivimos en un alucinante sistema de esferas rotativas. Esta posibilidad de ver la casi tangible redondez de una estrella fue por mucho tiempo exclusiva a telescopios remotos solo accesibles a través de sitios especializados y museos, pero ahora se ha encontrado la manera de “truquear” los iPhones para poder fotografiar de cerca el cielo nocturno.

La cámara de un iPhone es ahora el mejor vehículo de inspiración y divulgación visual de la ciencia. Varios fotógrafos han demostrado que si se le añade un lente, fotolente o telescopio, el iPhone puede capturar espectaculares imágenes de la luna, el sol y los planetas cercanos. El astrofotógrafo Andrew Symes, por ejemplo, comenzó a utilizar su iPhone para retratar la luna en 2011 y ahora tiene un inmenso repertorio de fotos astronómicas en un álbum titulado “iPhone Astrophotography”. En una entrevista con Mic, comentó:

La mejor parte es poder compartir la magia de lo que veo a través del telescopio con tanta gente. La astronomía puede ser un pasatiempo muy solitario, y fue solo hasta que pude compartir mis imágenes con amigos y familia que comenzaron a entender por qué yo pasaba tanto tiempo solo en el frío y la oscuridad con un telescopio. Y ahora, con las redes sociales, puedo compartir estas imágenes con miles de personas de maneras que nunca hubiera anticipado.

Lo mejor es que gracias a fotógrafos ingeniosos como él, ahora tomar astrofotografías con el

teléfono es ya una técnica de código abierto. Symes, pero también varios otros fotógrafos amateurs, nos comparten sus pasos para hacerlo. Con algunas herramientas relativamente sencillas y un telescopio de casa se pueden producir fotos cósmicas extraordinarias.

“Yo sujeto mi adaptador de iPhone al lente que quiero usar. Luego salgo y uso un lente distinto para enfocar el objeto que quiero fotografiar. Una vez que estoy satisfecho con el objeto que enfoqué, inserto mi lente/adaptador/teléfono al telescopio, reenfoco, ajusto la exposición y comienzo a tomar fotos o video”, apunta Symes.

John Kittelsrud, por su parte, nos convida una manera más amateur de adaptar un iPhone a un telescopio usando pegamento y un anillo de PVC. También existe equipo a la venta que esta diseñado especialmente para el iPhone, como el Skywatcher 114/500 y el Meade ETX-125. En fin, parece que la astronomía nunca había sido tan incluyente y tan popularmente seductora como hoy. La tecnología nos está regresando, finalmente, las estrellas a las manos. Es difícil creer que algunas de estas imágenes fueron capturadas con un poco de ingenio y un teléfono inteligente.

.

Crédito y derechos de las imágenes: Andrew Symes.

.

Etiquetado: , , , ,