Cualquiera que haya tenido un poco de contacto con la cultura china habrá visto que, a menudo, las pinturas antiguas van acompañadas de inscripciones que parecen parte inmanente de la composición entera. Este tipo de obras, de hecho, pertenecen a lo que se llama “las tres perfecciones”; en un solo canvas se reúnen el poeta, el calígrafo y el pintor. La virtud de estas bellísimas piezas es que hay una explosión semántica que no se ve en ninguna otra corriente artística y que tiene mucho que ver con la manera en que los sistemas semióticos interactúan entre ellos y se potencian.

Por virtud de usar el mismo pincel en la pintura y en la caligrafía la imagen y la inscripción producen una afinidad estructural, mientras el poema habla de la pintura que interviene. Así, el proceso de significación es la reciprocidad, la generosidad perfecta entre una disciplina y la otra, entre un signo y una imagen, entre un estilo y un concepto. En esta tradición de la “pintura literati, como se le llamó en su momento, hay una posibilidad de decir más.

literati2

 * A Spring Gathering, by Shen Zhou (1427-1509), Ming dynasty, ca. 1480 (Freer Gallery of Art)

.

Durante el periodo de la dinastía Ming (1368–1644) se produjeron varias piezas con “las tres perfecciones”, casi todas de artistas de la escuela Wu, en la ciudad de Suzhou. Presentamos aquí una de ellas para acaso arrojar luz al movimiento subvertido que se genera en la interacción de las tres perfecciones con la unidad sintáctica más pequeña: el pincel. De esta manera, con suerte, cuando volvamos a encontrarnos con una pintura literati la experiencia –ya de por sí estética– será expansiva. La pintura como poesía silenciosa y el poema como pintura con sonido, sintáctica y semánticamente espejos.

literati3

* Detail of A Spring Gathering, by Shen Zhou (1427-1509), Ming dynasty, ca. 1480 (Freer Gallery of Art)

.

.

Cualquiera que haya tenido un poco de contacto con la cultura china habrá visto que, a menudo, las pinturas antiguas van acompañadas de inscripciones que parecen parte inmanente de la composición entera. Este tipo de obras, de hecho, pertenecen a lo que se llama “las tres perfecciones”; en un solo canvas se reúnen el poeta, el calígrafo y el pintor. La virtud de estas bellísimas piezas es que hay una explosión semántica que no se ve en ninguna otra corriente artística y que tiene mucho que ver con la manera en que los sistemas semióticos interactúan entre ellos y se potencian.

Por virtud de usar el mismo pincel en la pintura y en la caligrafía la imagen y la inscripción producen una afinidad estructural, mientras el poema habla de la pintura que interviene. Así, el proceso de significación es la reciprocidad, la generosidad perfecta entre una disciplina y la otra, entre un signo y una imagen, entre un estilo y un concepto. En esta tradición de la “pintura literati, como se le llamó en su momento, hay una posibilidad de decir más.

literati2

 * A Spring Gathering, by Shen Zhou (1427-1509), Ming dynasty, ca. 1480 (Freer Gallery of Art)

.

Durante el periodo de la dinastía Ming (1368–1644) se produjeron varias piezas con “las tres perfecciones”, casi todas de artistas de la escuela Wu, en la ciudad de Suzhou. Presentamos aquí una de ellas para acaso arrojar luz al movimiento subvertido que se genera en la interacción de las tres perfecciones con la unidad sintáctica más pequeña: el pincel. De esta manera, con suerte, cuando volvamos a encontrarnos con una pintura literati la experiencia –ya de por sí estética– será expansiva. La pintura como poesía silenciosa y el poema como pintura con sonido, sintáctica y semánticamente espejos.

literati3

* Detail of A Spring Gathering, by Shen Zhou (1427-1509), Ming dynasty, ca. 1480 (Freer Gallery of Art)

.

.

Etiquetado: , , ,