Como varias expresiones de la cultura japonesa, el cultivo de los bonsáis es una práctica que evoca paciencia, disciplina, contemplación, sentido de la estética y algunas otras cualidades que al final se inscriben en la miniatura arbórea que resulta de dicho trabajo.

¿Hay tiempo y espacio en la vida contemporánea para cuidar y ver crecer un bonsái? Por momentos podría parecer que no, que las exigencias de nuestro mundo son tales, tan intensas, tan agotadoras, que poco nos queda para dedicar a algo más, mucho menos una actividad cuyos resultados se constatan día a día pero de manera gradual, mínima.

Con todo, la tarea no es imposible. Aun en condiciones adversas el ejercicio de estar en el presente, mismo que propicia el cultivo de un bonsái, es posible incluso sin tener un árbol real entre nuestras manos pero, a cambio, hacerlo con un instrumento que nos acompaña cotidianamente, un iPhone.

Prune es una app que parte de esa premisa, la atención a un bonsái, pero con un añadido: hacerlo en un entorno distinto al de nuestro planeta, un escenario abstracto hecho de figuras geométricas que, sin embargo, conserva algunas reglas de nuestro mundo, como la polinización o amenazas para la supervivencia del árbol. Todo esto en sesiones que tienen como fondo música ambient.

Por el momento Prune se encuentra disponible únicamente para iOS. Su desarrollo corrió a cargo de Joel McDonald, quien, extrañamente, ha pasado los últimos meses trabajando en videojuegos de disparo en primera persona, entre estos los de la serie Call of Duty.

“La avena puede ser condenadamente deliciosa, pero a veces lo único que quieres son huevos rancheros, ¿sabes? Prune es mis huevos rancheros”, dijo al respecto McDonald, acaso porque también eso forma parte de la tradición cultural japonesa: las paradojas que nos hacen pensar y vivir el mundo de otra manera.

Como varias expresiones de la cultura japonesa, el cultivo de los bonsáis es una práctica que evoca paciencia, disciplina, contemplación, sentido de la estética y algunas otras cualidades que al final se inscriben en la miniatura arbórea que resulta de dicho trabajo.

¿Hay tiempo y espacio en la vida contemporánea para cuidar y ver crecer un bonsái? Por momentos podría parecer que no, que las exigencias de nuestro mundo son tales, tan intensas, tan agotadoras, que poco nos queda para dedicar a algo más, mucho menos una actividad cuyos resultados se constatan día a día pero de manera gradual, mínima.

Con todo, la tarea no es imposible. Aun en condiciones adversas el ejercicio de estar en el presente, mismo que propicia el cultivo de un bonsái, es posible incluso sin tener un árbol real entre nuestras manos pero, a cambio, hacerlo con un instrumento que nos acompaña cotidianamente, un iPhone.

Prune es una app que parte de esa premisa, la atención a un bonsái, pero con un añadido: hacerlo en un entorno distinto al de nuestro planeta, un escenario abstracto hecho de figuras geométricas que, sin embargo, conserva algunas reglas de nuestro mundo, como la polinización o amenazas para la supervivencia del árbol. Todo esto en sesiones que tienen como fondo música ambient.

Por el momento Prune se encuentra disponible únicamente para iOS. Su desarrollo corrió a cargo de Joel McDonald, quien, extrañamente, ha pasado los últimos meses trabajando en videojuegos de disparo en primera persona, entre estos los de la serie Call of Duty.

“La avena puede ser condenadamente deliciosa, pero a veces lo único que quieres son huevos rancheros, ¿sabes? Prune es mis huevos rancheros”, dijo al respecto McDonald, acaso porque también eso forma parte de la tradición cultural japonesa: las paradojas que nos hacen pensar y vivir el mundo de otra manera.

Etiquetado: , , , , , ,