Aunque la asertividad comúnmente se asocia con todo tipo de cualidades positivas, importantes para cualquier tipo de trabajo, la capacidad de decir “no” parece ser imprescindible en el trabajo creativo.

El psicólogo húngaro Mihaly Csikszentmihalyi, autor de uno de las investigaciones más relevante en torno a la creatividad, encontró que una característica en común entre personas creativas es que suelen saber cuando decir “no”, y de esta manera no malgastar su tiempo y energía.

Csikszentmihalyi, profesor de la Universidad de Chicago, buscó a 275 personas que consideraba contaban con credenciales para ser consideradas “creativas”, incluyendo escritores, publicistas, diseñadores, directores de cine, etc. Más de dos terceras partes de sus candidatos negaron ser entrevistados –muchos justamente argumentando que una de las razones por las cuales eran creativos era que dedicaban su tiempo a trabajar no a hablar sobre su trabajo. Anticipándose a lo que dijera Picasso “si llega la inspiración, que me encuentre trabajando”.

El famoso consultor Peter Drucker contestó:

Uno de los secretos de la productividad (en la cual sí creo a diferencia de la creatividad) es tener una cesta de basura muy grande para depositar invitaciones como las tuyas –la productividad en mi experiencia consiste en no someterse a los caprichos de los demás y hacer lo que la vida le ha ordenado a uno, y hacerlo bien.

La secretaria del novelista Saúl Bellow escribió: “

El Sr. Bellow me ha informado que se mantiene creativo en la segunda mitad de su vida, en parte al menos, porque no se permite a sí mismo ser parte de los “estudios” de las demás personas.

El fotógrafo Richard Avedon contestó:

Disculpa –demasiado poco tiempo restante.

La secretaria del compositor George Ligeti:

Es creativo, y por esto mismo, trabaja demasiado. Así que la misma razón por la que quieres estudiar su proceso creativo es la razón por la que (desafortunadamente) no tiene tiempo para participar en el estudio. El Sr. Ligeti quisiera añadir que no puede responder a su propuesta personalmente ya que está intentando desesperadamente terminar un concierto para violín que se estrenará en otoño.

De esta negativas se puede inferir algo evidente: la creatividad está íntimamente relacionada al tiempo de trabajo. Pero también se puede sugerir que el no es más que solamente una organización de agenda que evita distracciones, es una filosofía de autoafirmación, más allá de los compromisos sociales, los chantajes emocionales y las buenas costumbres –es un camino de individuación que demuestra integridad con nuestra propia naturaleza.

El no creativo nos hace reflexionar sobre todas las veces que hemos dicho que sí solamente por quedar bien con alguien o por no atrevernos a hacer y decir lo que en realidad queremos. Tiempo, energía y autodeterminación que podríamos haber encauzado para crear.

.

Aunque la asertividad comúnmente se asocia con todo tipo de cualidades positivas, importantes para cualquier tipo de trabajo, la capacidad de decir “no” parece ser imprescindible en el trabajo creativo.

El psicólogo húngaro Mihaly Csikszentmihalyi, autor de uno de las investigaciones más relevante en torno a la creatividad, encontró que una característica en común entre personas creativas es que suelen saber cuando decir “no”, y de esta manera no malgastar su tiempo y energía.

Csikszentmihalyi, profesor de la Universidad de Chicago, buscó a 275 personas que consideraba contaban con credenciales para ser consideradas “creativas”, incluyendo escritores, publicistas, diseñadores, directores de cine, etc. Más de dos terceras partes de sus candidatos negaron ser entrevistados –muchos justamente argumentando que una de las razones por las cuales eran creativos era que dedicaban su tiempo a trabajar no a hablar sobre su trabajo. Anticipándose a lo que dijera Picasso “si llega la inspiración, que me encuentre trabajando”.

El famoso consultor Peter Drucker contestó:

Uno de los secretos de la productividad (en la cual sí creo a diferencia de la creatividad) es tener una cesta de basura muy grande para depositar invitaciones como las tuyas –la productividad en mi experiencia consiste en no someterse a los caprichos de los demás y hacer lo que la vida le ha ordenado a uno, y hacerlo bien.

La secretaria del novelista Saúl Bellow escribió: “

El Sr. Bellow me ha informado que se mantiene creativo en la segunda mitad de su vida, en parte al menos, porque no se permite a sí mismo ser parte de los “estudios” de las demás personas.

El fotógrafo Richard Avedon contestó:

Disculpa –demasiado poco tiempo restante.

La secretaria del compositor George Ligeti:

Es creativo, y por esto mismo, trabaja demasiado. Así que la misma razón por la que quieres estudiar su proceso creativo es la razón por la que (desafortunadamente) no tiene tiempo para participar en el estudio. El Sr. Ligeti quisiera añadir que no puede responder a su propuesta personalmente ya que está intentando desesperadamente terminar un concierto para violín que se estrenará en otoño.

De esta negativas se puede inferir algo evidente: la creatividad está íntimamente relacionada al tiempo de trabajo. Pero también se puede sugerir que el no es más que solamente una organización de agenda que evita distracciones, es una filosofía de autoafirmación, más allá de los compromisos sociales, los chantajes emocionales y las buenas costumbres –es un camino de individuación que demuestra integridad con nuestra propia naturaleza.

El no creativo nos hace reflexionar sobre todas las veces que hemos dicho que sí solamente por quedar bien con alguien o por no atrevernos a hacer y decir lo que en realidad queremos. Tiempo, energía y autodeterminación que podríamos haber encauzado para crear.

.

Etiquetado: , , ,