Arthur Schopenhauer afirmó que es muy difícil crear un drama sin amor. Y es que el filósofo alemán cifraba el secreto motivo de toda comedia, novela o drama, en el impulso irrefrenable de la voluntad de la especie por multiplicar sus individuos —un impulso capaz de superar todos los obstáculos familiares, sociales o de cualquier índole, para unir a dos personas que han caído hechizadas bajo su influjo. Si hacemos un recuento de las obras literarias, dramáticas o musicales que toman como motivo el drama amoroso, no podemos más que dar razón a sus presunciones.

El cine asumió desde sus orígenes el relevo a esta tradición. Mediante un nuevo medio fue capaz de adentrarse con precisión en los entresijos del amor y sus complicaciones. La vida en pareja fue examinada con atención por cineastas de todos los tiempos, y desde enfoques tan opuestos como el drama psicológico o la comedia.

Aunque son innumerables las películas que han tratado, directa o indirectamente, este fenómeno, podemos enumerar una lista que, si bien obliga a dejar fuera obras invaluables, cumple al menos la exigencia de reunir todas aquellas que consiguieron penetrar con singular audacia en su problemática, y en concreto en la de la vida conyugal.

Basta decir que una revisión exclusiva de la obra de Ingmar Bergman serviría por sí sola a este propósito, pero hemos creído que en la variedad está el gusto, y por eso ofrecemos aquí una lista en la que todos los géneros y latitudes tienen cabida, dando prioridad, eso sí, a la calidad cinematográfica.

1. Escenas de un Matrimonio (Ingmar Bergman)

2. La Notte (Michelangelo Antonioni)

3. Una mujer dulce (Robert Bresson)

4. Tristana (Luis Buñuel)

5. Matrimonio a la italiana (Vittorio de Sica)

6. Viaje a Italia (Roberto Rossellini)

7. Domicilio conyugal (François Truffaut)

8. Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick)

9. Los amantes (Louis Malle)

10. Maridos y mujeres (Woody Allen)

 

Imagen: Dominio público

Arthur Schopenhauer afirmó que es muy difícil crear un drama sin amor. Y es que el filósofo alemán cifraba el secreto motivo de toda comedia, novela o drama, en el impulso irrefrenable de la voluntad de la especie por multiplicar sus individuos —un impulso capaz de superar todos los obstáculos familiares, sociales o de cualquier índole, para unir a dos personas que han caído hechizadas bajo su influjo. Si hacemos un recuento de las obras literarias, dramáticas o musicales que toman como motivo el drama amoroso, no podemos más que dar razón a sus presunciones.

El cine asumió desde sus orígenes el relevo a esta tradición. Mediante un nuevo medio fue capaz de adentrarse con precisión en los entresijos del amor y sus complicaciones. La vida en pareja fue examinada con atención por cineastas de todos los tiempos, y desde enfoques tan opuestos como el drama psicológico o la comedia.

Aunque son innumerables las películas que han tratado, directa o indirectamente, este fenómeno, podemos enumerar una lista que, si bien obliga a dejar fuera obras invaluables, cumple al menos la exigencia de reunir todas aquellas que consiguieron penetrar con singular audacia en su problemática, y en concreto en la de la vida conyugal.

Basta decir que una revisión exclusiva de la obra de Ingmar Bergman serviría por sí sola a este propósito, pero hemos creído que en la variedad está el gusto, y por eso ofrecemos aquí una lista en la que todos los géneros y latitudes tienen cabida, dando prioridad, eso sí, a la calidad cinematográfica.

1. Escenas de un Matrimonio (Ingmar Bergman)

2. La Notte (Michelangelo Antonioni)

3. Una mujer dulce (Robert Bresson)

4. Tristana (Luis Buñuel)

5. Matrimonio a la italiana (Vittorio de Sica)

6. Viaje a Italia (Roberto Rossellini)

7. Domicilio conyugal (François Truffaut)

8. Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick)

9. Los amantes (Louis Malle)

10. Maridos y mujeres (Woody Allen)

 

Imagen: Dominio público