Una noche senté a la belleza en mis rodillas. -Y la hallé amarga. -Y la injurié.

Arthur Rimbaud

La belleza es profundamente aterradora: nos permite tocar la divinidad y a la vez es capaz de perdernos en un gran espejismo. Una de las características más evidentes de la poesía de e. e. cummings es precisamente que esta hace frente —y celebra—, con particular valentía, a la belleza del mundo.

Edward Estlin Cummings supo desde niño que quería ser poeta, y de los 8 a los 22 años escribió un poema todos los días. Cuando llegó el tiempo de prestar sus servicios durante la Primera Guerra Mundial, escogió ser conductor de ambulancias en Francia (no quiso nunca estar en el frente), lugar que marcaría su lenguaje y su obra, y al que regresaría toda la vida.

La poesía de cummings (durante su carrera escribió su nombre, indistintamente, con letras mayúsculas y minúsculas) es profundamente visual, hermana de los acrósticos y los caligramas, tocada por el dadaísmo y el surrealismo. Es posible, además, encontrar en su obra ecos de las formas sintácticas del blues.

Este artista único fue el creador de una sintaxis y una gramática propias, un lenguaje único; solía inventar palabras y frecuentemente utilizaba minúsculas donde debía haber mayúsculas. Sus poemas son precisos, cortos y solo aparentemente simples. Utilizar la simpleza para expresar lo complejo es, quizá, uno de los retos más difíciles que el artista puede enfrentar, pues implica dejar solamente la esencia, las palabras claves (que inundan como constelaciones su obra).

Autor de dos novelas, cuatro obras de teatro y varios ensayos, para cummings la poesía era un proceso (el de darse cuenta, el de notar la belleza); nunca un producto. La gran mayoría de sus piezas líricas, llenas de motivos de la naturaleza, apartan siempre un lugar especial al sonido de las palabras como una manera de aligerar, enardecer o inclusive crear significados. Sus poemas son un honesto gozo por el mundo. El saber y el sentir encuentran un equilibrio insólito y orgánico.

cummings fue un poeta profundamente intelectual y, a la vez, desbordante de emoción. Sin duda, inauguró lenguajes personalísimos y fue capaz de expresar una nueva forma de ver el mundo a través de las palabras como si fueran lentes. Fue dueño y guardián de una mirada infantil —leve y siempre fresca—, pero sobre todo nunca lo apabulló la belleza pues siempre despreció al miedo con una irreverencia encantadora.

*     *     *

“I thank you God for this most amazing day, for the leaping greenly spirits of trees, and for the blue dream of sky and for everything which is natural, which is infinite, which is yes.”

.

“I’d rather learn from one bird how to sing than to teach ten thousand stars how not to dance.”

.

“I like my body when it is with your body. It is so quite new a thing. Muscles better and nerves more.”

.

“I imagine that yes is the only living thing.”

.

“For whatever we lose (like a you or a me),

It’s always ourselves we find in the sea.”

.

“Lovers alone wear sunlight.”

.

“since feeling is first

who pays any attention

to the syntax of things

will never wholly kiss you…”

.

“The snow doesn’t give a soft white damn whom it touches.”

.

“may came home with a smooth round stone

as small as a world and as large as alone.”

.

“most people are perfectly afraid of silence”

.

“(i do not know what it is about you that closes

and opens; only something in me understands

the voice of your eyes is deeper than all roses)

nobody, not even the rain, has such small hands”

Una noche senté a la belleza en mis rodillas. -Y la hallé amarga. -Y la injurié.

Arthur Rimbaud

La belleza es profundamente aterradora: nos permite tocar la divinidad y a la vez es capaz de perdernos en un gran espejismo. Una de las características más evidentes de la poesía de e. e. cummings es precisamente que esta hace frente —y celebra—, con particular valentía, a la belleza del mundo.

Edward Estlin Cummings supo desde niño que quería ser poeta, y de los 8 a los 22 años escribió un poema todos los días. Cuando llegó el tiempo de prestar sus servicios durante la Primera Guerra Mundial, escogió ser conductor de ambulancias en Francia (no quiso nunca estar en el frente), lugar que marcaría su lenguaje y su obra, y al que regresaría toda la vida.

La poesía de cummings (durante su carrera escribió su nombre, indistintamente, con letras mayúsculas y minúsculas) es profundamente visual, hermana de los acrósticos y los caligramas, tocada por el dadaísmo y el surrealismo. Es posible, además, encontrar en su obra ecos de las formas sintácticas del blues.

Este artista único fue el creador de una sintaxis y una gramática propias, un lenguaje único; solía inventar palabras y frecuentemente utilizaba minúsculas donde debía haber mayúsculas. Sus poemas son precisos, cortos y solo aparentemente simples. Utilizar la simpleza para expresar lo complejo es, quizá, uno de los retos más difíciles que el artista puede enfrentar, pues implica dejar solamente la esencia, las palabras claves (que inundan como constelaciones su obra).

Autor de dos novelas, cuatro obras de teatro y varios ensayos, para cummings la poesía era un proceso (el de darse cuenta, el de notar la belleza); nunca un producto. La gran mayoría de sus piezas líricas, llenas de motivos de la naturaleza, apartan siempre un lugar especial al sonido de las palabras como una manera de aligerar, enardecer o inclusive crear significados. Sus poemas son un honesto gozo por el mundo. El saber y el sentir encuentran un equilibrio insólito y orgánico.

cummings fue un poeta profundamente intelectual y, a la vez, desbordante de emoción. Sin duda, inauguró lenguajes personalísimos y fue capaz de expresar una nueva forma de ver el mundo a través de las palabras como si fueran lentes. Fue dueño y guardián de una mirada infantil —leve y siempre fresca—, pero sobre todo nunca lo apabulló la belleza pues siempre despreció al miedo con una irreverencia encantadora.

*     *     *

“I thank you God for this most amazing day, for the leaping greenly spirits of trees, and for the blue dream of sky and for everything which is natural, which is infinite, which is yes.”

.

“I’d rather learn from one bird how to sing than to teach ten thousand stars how not to dance.”

.

“I like my body when it is with your body. It is so quite new a thing. Muscles better and nerves more.”

.

“I imagine that yes is the only living thing.”

.

“For whatever we lose (like a you or a me),

It’s always ourselves we find in the sea.”

.

“Lovers alone wear sunlight.”

.

“since feeling is first

who pays any attention

to the syntax of things

will never wholly kiss you…”

.

“The snow doesn’t give a soft white damn whom it touches.”

.

“may came home with a smooth round stone

as small as a world and as large as alone.”

.

“most people are perfectly afraid of silence”

.

“(i do not know what it is about you that closes

and opens; only something in me understands

the voice of your eyes is deeper than all roses)

nobody, not even the rain, has such small hands”

Etiquetado: , ,