El diamante, símbolo y materialización del tiempo, nunca dejará de deslumbrarnos. Su potente metáfora lo ha convertido en uno de los minerales más valorados y en motivo de obras de arte durante siglos; pero es su casi mágica interacción con la luz lo que le da una cualidad única. Quizá, uno de los homenajes modernos más impresionantes a este portentoso trozo de carbón es Prismverse, una instalación inmersiva que permite a quien la visita, bañarse en la luz que difracta un diamante y pasar unos minutos en su interior.

2-7 
“Una experiencia audiovisual de esplendores” es la descripción perfecta para esta pieza realizada por el estudio interdisciplinario basado en Hong Kong XEX, que desde hace más de diez años se dedica a la multimedia y el diseño interactivo. Se trata de un espacio circular forrado de un complejo sistema de espejos teselados que reflejan la luz que nace en el suelo: 10m2 cubiertos de LEDs que brillan con distintas intensidades y colores para crear varios distintos efectos —galaxias, agua, prismas y cristales, escenarios que se activan al tocar un objeto en el centro del espacio. Además, el espacio está dotado de bocinas multi direccionales que crean un ambiente sonoro envolvente, música ambiental que suena a lo que, tal vez, la luz sonaría.

3-7 
Esta resplandesciente pieza nació como parte de la campaña de marketing de un producto de belleza para dar luz al rostro, pero esto sólo fue una escusa para una impresionante exhibición de talento, una que existe en ese emocionante lugar donde el arte y la tecnología se encuentran y, en este caso, nos permiten un viaje por lugares brillantes e insospechados, casi extraterrestres, para saber cómo sería habitar dentro de un diamante.

 

 

 

 

Imágenes: XEX Studio

El diamante, símbolo y materialización del tiempo, nunca dejará de deslumbrarnos. Su potente metáfora lo ha convertido en uno de los minerales más valorados y en motivo de obras de arte durante siglos; pero es su casi mágica interacción con la luz lo que le da una cualidad única. Quizá, uno de los homenajes modernos más impresionantes a este portentoso trozo de carbón es Prismverse, una instalación inmersiva que permite a quien la visita, bañarse en la luz que difracta un diamante y pasar unos minutos en su interior.

2-7 
“Una experiencia audiovisual de esplendores” es la descripción perfecta para esta pieza realizada por el estudio interdisciplinario basado en Hong Kong XEX, que desde hace más de diez años se dedica a la multimedia y el diseño interactivo. Se trata de un espacio circular forrado de un complejo sistema de espejos teselados que reflejan la luz que nace en el suelo: 10m2 cubiertos de LEDs que brillan con distintas intensidades y colores para crear varios distintos efectos —galaxias, agua, prismas y cristales, escenarios que se activan al tocar un objeto en el centro del espacio. Además, el espacio está dotado de bocinas multi direccionales que crean un ambiente sonoro envolvente, música ambiental que suena a lo que, tal vez, la luz sonaría.

3-7 
Esta resplandesciente pieza nació como parte de la campaña de marketing de un producto de belleza para dar luz al rostro, pero esto sólo fue una escusa para una impresionante exhibición de talento, una que existe en ese emocionante lugar donde el arte y la tecnología se encuentran y, en este caso, nos permiten un viaje por lugares brillantes e insospechados, casi extraterrestres, para saber cómo sería habitar dentro de un diamante.

 

 

 

 

Imágenes: XEX Studio