Caminar por calles desiertas en la noche puede ser una experiencia espectral (si no pregúntele a Charles Dickens). Las luces nocturnas y sus respectivas sombras, las formas que se multiplican en los pavimentos mojados, los fantasmas de los que pasaron antes por allí. Uno no puede sino pensar en los miles que han caminado esa ruta antes y los miles que la caminarán después. En 2014 se llevó a cabo en Bristol uno de los experimentos más sobresalientes en torno a esta idea del transeúnte como fantasma: Shadowing.

Esta intervención creada por Jonathan Chomko y Matthew Rosier ofrece un genial vislumbre hacia la vida de estos “otros anónimos” –lo cual le llevó a ganar el concurso Playable City–. Shadowing grabó las sombras de algunos transeúntes con un sistema de sensores infrarrojos, y luego las proyectó de regreso al pavimento unos segundos más tarde bajo los faroles de Bristol. El resultado confronta a la gente con la encantadora certeza de que, en una ciudad, difícilmente se está solo.

Así, cuando un transeúnte caminó bajo la luz de ciertos faroles en calles poco transitadas de Bristol vio sombras caminar junto a él, y a su vez dejó una sombra para acompañar a futuros transeúntes. Además de haber sido una hermosa danza de presencias, el proyecto lumínico reforzó los invisibles lazos sociales que nos unen con cada persona que recorre una misma urbe con nosotros. No hay caminata que no deje una esquiva sombra en el mapa, y cada sombra acompaña, ineludiblemente, al resto.

Caminar por calles desiertas en la noche puede ser una experiencia espectral (si no pregúntele a Charles Dickens). Las luces nocturnas y sus respectivas sombras, las formas que se multiplican en los pavimentos mojados, los fantasmas de los que pasaron antes por allí. Uno no puede sino pensar en los miles que han caminado esa ruta antes y los miles que la caminarán después. En 2014 se llevó a cabo en Bristol uno de los experimentos más sobresalientes en torno a esta idea del transeúnte como fantasma: Shadowing.

Esta intervención creada por Jonathan Chomko y Matthew Rosier ofrece un genial vislumbre hacia la vida de estos “otros anónimos” –lo cual le llevó a ganar el concurso Playable City–. Shadowing grabó las sombras de algunos transeúntes con un sistema de sensores infrarrojos, y luego las proyectó de regreso al pavimento unos segundos más tarde bajo los faroles de Bristol. El resultado confronta a la gente con la encantadora certeza de que, en una ciudad, difícilmente se está solo.

Así, cuando un transeúnte caminó bajo la luz de ciertos faroles en calles poco transitadas de Bristol vio sombras caminar junto a él, y a su vez dejó una sombra para acompañar a futuros transeúntes. Además de haber sido una hermosa danza de presencias, el proyecto lumínico reforzó los invisibles lazos sociales que nos unen con cada persona que recorre una misma urbe con nosotros. No hay caminata que no deje una esquiva sombra en el mapa, y cada sombra acompaña, ineludiblemente, al resto.

Etiquetado: , , , , ,