Imaginemos por un momento el total de obras artísticas producidas a lo largo de la historia; ahora imaginemos que un 70% de ella desapareciera de las galerías, fondos reservados y colecciones públicas por destrucción o robo. ¿Quién pierde, y qué se pierde exactamente? La guerra y la codicia de unos cuantos han hecho que el patrimonio artístico y cultural del mundo sea significativamente menor al que podríamos disfrutar: se trata de una operación mental relativamente simple.

Una segunda operación simple, en el terreno mismo de la imaginación, fue llevada a cabo por Ziv Schneider, estudiante de la escuela de Artes Tisch ITP, quien creó el Museo del Arte Robado para resarcir, al menos en el mundo virtual, esas obras robadas o destruidas.

Basada en la plataforma de realidad virtual Oculus Rift, la visita al Museo del Arte Robado lleva al visitante a observar obras como El concierto de Johannes Vermeer o Poppy Flowers de Vincent Van Gogh, robada del museo del Cairo en 2010 y valuada en más de $50 millones de dólares. Otras piezas que podrán observarse son los fondos del museo Nacional de Irak y el Nacional de Afganistán, que han perdido cerca del 70% de su acervo desde hace 35 años, a través de guerras y saqueos.

La base de datos del Museo se nutre de reproducciones digitales de las obras robadas realizadas por el FBI y la Interpol. En la exposición inaugural serán incluidas muchas piezas del famoso saqueo de arte del Jardín Isabella Stewart de 1900, valuado en $300 millones de dólares, además de las ya mencionadas. La fecha de apertura no ha sido dada a conocer.

Imaginemos por un momento el total de obras artísticas producidas a lo largo de la historia; ahora imaginemos que un 70% de ella desapareciera de las galerías, fondos reservados y colecciones públicas por destrucción o robo. ¿Quién pierde, y qué se pierde exactamente? La guerra y la codicia de unos cuantos han hecho que el patrimonio artístico y cultural del mundo sea significativamente menor al que podríamos disfrutar: se trata de una operación mental relativamente simple.

Una segunda operación simple, en el terreno mismo de la imaginación, fue llevada a cabo por Ziv Schneider, estudiante de la escuela de Artes Tisch ITP, quien creó el Museo del Arte Robado para resarcir, al menos en el mundo virtual, esas obras robadas o destruidas.

Basada en la plataforma de realidad virtual Oculus Rift, la visita al Museo del Arte Robado lleva al visitante a observar obras como El concierto de Johannes Vermeer o Poppy Flowers de Vincent Van Gogh, robada del museo del Cairo en 2010 y valuada en más de $50 millones de dólares. Otras piezas que podrán observarse son los fondos del museo Nacional de Irak y el Nacional de Afganistán, que han perdido cerca del 70% de su acervo desde hace 35 años, a través de guerras y saqueos.

La base de datos del Museo se nutre de reproducciones digitales de las obras robadas realizadas por el FBI y la Interpol. En la exposición inaugural serán incluidas muchas piezas del famoso saqueo de arte del Jardín Isabella Stewart de 1900, valuado en $300 millones de dólares, además de las ya mencionadas. La fecha de apertura no ha sido dada a conocer.

Etiquetado: , , ,