Contrario a lo que el término sugiere, el Big Bang (La Gran Explosión) no produjo el más minúsculo sonido; el universo nació en silencio. Esta aparente paradoja, y la historia del sonido desde su perspectiva más cósmica, es lo que Mike Goldsmith explora en su fascinante libro Discord: The Story of Noise. De acuerdo a su genial investigación, el silencio de la explosión del inicio del universo se debe a que en esa instancia no existía el espacio, es decir, no había un medio mediante el cual el sonido se pudiera propagar. Pero este silencio primordial no duró mucho.

380,000 años después del Big Bang (sólo el 0.0003% del tiempo que lleva el universo) el sonido comenzó a llenar el espacio. El sonido, como nosotros, es el resultado de esa explosión inicial; algo que se desató solamente debido a que algunas regiones del universo eran más densas que otras ––lo cual aún no se termina de explicar. Esta densidad eventualmente formó estrellas y galaxias y generó una fuerza gravitacional que atrajo materia (entonces en forma de plasma); este movimiento causó una compresión que calentó el plasma y así produjo una radiación que contrarrestó a su vez a la fuerza de gravedad y nació, literalmente, el sonido. Este primer sonido de la gran máquina cósmica en movimiento, sin embargo, hubiera sido inaudible para nosotros; tan bajo como un trillón de un Hertz.

Goldsmith explica la evolución de la materia hacia el sonido:

Nuevas generaciones de estrellas se formaron, usando los residuos de otras, hasta que dieron a luz a planetas como el nuestro. Gracias a ello las ondas de sonidos se pudieron propagar y hacer eco mediante las primeras estructuras similares a una “atmósfera, y más tarde a través de una hidrósfera también. Pero, hasta lo que sabemos, por 10,000 millones de años no había nada que las escuchara.

Discord es un fascinante libro de principio a fin, que nos recuerda que desde muchísimo antes que existiera la razón humana, el universo se movía en paradojas. El gran concierto cósmico no tuvo audiencia.

.

Contrario a lo que el término sugiere, el Big Bang (La Gran Explosión) no produjo el más minúsculo sonido; el universo nació en silencio. Esta aparente paradoja, y la historia del sonido desde su perspectiva más cósmica, es lo que Mike Goldsmith explora en su fascinante libro Discord: The Story of Noise. De acuerdo a su genial investigación, el silencio de la explosión del inicio del universo se debe a que en esa instancia no existía el espacio, es decir, no había un medio mediante el cual el sonido se pudiera propagar. Pero este silencio primordial no duró mucho.

380,000 años después del Big Bang (sólo el 0.0003% del tiempo que lleva el universo) el sonido comenzó a llenar el espacio. El sonido, como nosotros, es el resultado de esa explosión inicial; algo que se desató solamente debido a que algunas regiones del universo eran más densas que otras ––lo cual aún no se termina de explicar. Esta densidad eventualmente formó estrellas y galaxias y generó una fuerza gravitacional que atrajo materia (entonces en forma de plasma); este movimiento causó una compresión que calentó el plasma y así produjo una radiación que contrarrestó a su vez a la fuerza de gravedad y nació, literalmente, el sonido. Este primer sonido de la gran máquina cósmica en movimiento, sin embargo, hubiera sido inaudible para nosotros; tan bajo como un trillón de un Hertz.

Goldsmith explica la evolución de la materia hacia el sonido:

Nuevas generaciones de estrellas se formaron, usando los residuos de otras, hasta que dieron a luz a planetas como el nuestro. Gracias a ello las ondas de sonidos se pudieron propagar y hacer eco mediante las primeras estructuras similares a una “atmósfera, y más tarde a través de una hidrósfera también. Pero, hasta lo que sabemos, por 10,000 millones de años no había nada que las escuchara.

Discord es un fascinante libro de principio a fin, que nos recuerda que desde muchísimo antes que existiera la razón humana, el universo se movía en paradojas. El gran concierto cósmico no tuvo audiencia.

.

Etiquetado: , , ,