Si un fotógrafo ha llevado el cuerpo de la mujer a sus límites de representación, ese ha sido Nobuyoshi Araki. Nacido en 1940 y en plena actividad, a sus 75 años, sigue provocando a la tradicionalista sociedad japonesa con sus desnudos femeninos, actividad que le ha reportado algún que otro enfrentamiento con el feminismo nipón.

Pero a pesar de la controversia, no se puede negar que en la fotografía del casi octogenario artista subyace una susurrante lírica, un sensibilísimo tratamiento de los espacios y un diálogo con el cuerpo femenino que, más allá de una lectura superficial condicionada por el prejuicio, denota una necesidad de indagación y de subversión de los valores discriminatorios que gravitan sobre el cuerpo de la mujer. La fotografía de Araki, mal vista como dijimos por el frente feminista, podría albergar paradójicamente una reivindicación de la sexualidad femenina.

No sabemos si la repentina muerte de su mujer tuvo alguna influencia en la obsesión de Araki. En cualquier caso, el trabajo del fotógrafo había arrancado con fuerza desde la propia luna de miel, en la que Araki retrató a su mujer publicando más tarde un libro titulado Diario Sentimental. En él, Araki dejaba patente su ausencia de pudor a la hora de mezclar vida privada y pública. La expresión sexualmente extática de su esposa es fotografiada con un interés casi antropológico, con esa mezcla de perversión y asombro que matiza sutilmente el carácter provocador de sus fotografías.

nobuyoshi-araki-shino

Pero quizás el elemento más turbador, al menos para el público no japonés, sea el de sus mujeres atadas por cuerdas. Colgadas del techo o atadas a una cama, en posturas abiertamente provocadoras que muestran sin contemplaciones la abertura genital, las mujeres de Araki se nos muestran rodeadas de un complejo entramado que impide su movimiento y modela brutalmente su fisonomía. Se trata, en realidad, de una práctica muy antigua. El Shibari o Kinbaku es un arte erótico desarrollado en el Japón medieval. Lejos de ser considerado una práctica sadomasoquista, es elevado por los practicantes al estatus artístico. Proveniente de una técnica samurai que servía para mostrar respeto a los prisioneros, el Kinbaku derivó en una sutil práctica de estimulación sexual por la que, presuntamente, se obtiene una pronta liberación de endorfinas. Visto así, las fotografías de Araki se nos aparecen como vivientes esculturas del placer, en las que la técnica del Kinbaku es elevada a su máxima depuración.

Sin pasar por alto su evidente carácter provocador (hay que recordar que Araki se ha autorretratado vestido de cura), podemos decir, al hilo de lo que afirmábamos al principio, que las fotografías de Araki reivindican el cuerpo femenino. Y esto porque sus complicadas posturas parecen remitir a una cosificación del cuerpo de la mujer, que, por la frontalidad con la que es tratado, dispara al hipócrita ojo de la sociedad patriarcal nipona, para herirlo con la evidencia de su propio prejuicio.

.

nobuyoshi-araki nobuyoshi-araki-bondages nobuyoshi-araki-self---life---death nobuyoshi-araki-diary nobuyoshi-araki-67-shooting-back nobuyoshi-araki-marvelous-tales-of-black-ink-(bokuju-kitan) nobuyoshi-araki-mythology nobuyoshi-araki-recent-photos

nobuyoshi-araki-untitled-(tokyo-diary)

.

Si un fotógrafo ha llevado el cuerpo de la mujer a sus límites de representación, ese ha sido Nobuyoshi Araki. Nacido en 1940 y en plena actividad, a sus 75 años, sigue provocando a la tradicionalista sociedad japonesa con sus desnudos femeninos, actividad que le ha reportado algún que otro enfrentamiento con el feminismo nipón.

Pero a pesar de la controversia, no se puede negar que en la fotografía del casi octogenario artista subyace una susurrante lírica, un sensibilísimo tratamiento de los espacios y un diálogo con el cuerpo femenino que, más allá de una lectura superficial condicionada por el prejuicio, denota una necesidad de indagación y de subversión de los valores discriminatorios que gravitan sobre el cuerpo de la mujer. La fotografía de Araki, mal vista como dijimos por el frente feminista, podría albergar paradójicamente una reivindicación de la sexualidad femenina.

No sabemos si la repentina muerte de su mujer tuvo alguna influencia en la obsesión de Araki. En cualquier caso, el trabajo del fotógrafo había arrancado con fuerza desde la propia luna de miel, en la que Araki retrató a su mujer publicando más tarde un libro titulado Diario Sentimental. En él, Araki dejaba patente su ausencia de pudor a la hora de mezclar vida privada y pública. La expresión sexualmente extática de su esposa es fotografiada con un interés casi antropológico, con esa mezcla de perversión y asombro que matiza sutilmente el carácter provocador de sus fotografías.

nobuyoshi-araki-shino

Pero quizás el elemento más turbador, al menos para el público no japonés, sea el de sus mujeres atadas por cuerdas. Colgadas del techo o atadas a una cama, en posturas abiertamente provocadoras que muestran sin contemplaciones la abertura genital, las mujeres de Araki se nos muestran rodeadas de un complejo entramado que impide su movimiento y modela brutalmente su fisonomía. Se trata, en realidad, de una práctica muy antigua. El Shibari o Kinbaku es un arte erótico desarrollado en el Japón medieval. Lejos de ser considerado una práctica sadomasoquista, es elevado por los practicantes al estatus artístico. Proveniente de una técnica samurai que servía para mostrar respeto a los prisioneros, el Kinbaku derivó en una sutil práctica de estimulación sexual por la que, presuntamente, se obtiene una pronta liberación de endorfinas. Visto así, las fotografías de Araki se nos aparecen como vivientes esculturas del placer, en las que la técnica del Kinbaku es elevada a su máxima depuración.

Sin pasar por alto su evidente carácter provocador (hay que recordar que Araki se ha autorretratado vestido de cura), podemos decir, al hilo de lo que afirmábamos al principio, que las fotografías de Araki reivindican el cuerpo femenino. Y esto porque sus complicadas posturas parecen remitir a una cosificación del cuerpo de la mujer, que, por la frontalidad con la que es tratado, dispara al hipócrita ojo de la sociedad patriarcal nipona, para herirlo con la evidencia de su propio prejuicio.

.

nobuyoshi-araki nobuyoshi-araki-bondages nobuyoshi-araki-self---life---death nobuyoshi-araki-diary nobuyoshi-araki-67-shooting-back nobuyoshi-araki-marvelous-tales-of-black-ink-(bokuju-kitan) nobuyoshi-araki-mythology nobuyoshi-araki-recent-photos

nobuyoshi-araki-untitled-(tokyo-diary)

.

Etiquetado: , , ,