La excentricidad, cuando se posee, se expresa en prácticamente todos los ámbitos de la realidad. La manera de vestir, las palabras que se emplean, los hábitos cotidianos, las personas a quienes se frecuenta y más. Por decirlo de alguna manera, generalmente se trata de una filosofía de vida, incluso de una especie de naturaleza.

Una de las personalidades contemporáneas que encarnó este rasgo de forma radiante fue David Bowie, quien entre sus muchas elecciones de estilo tuvo una quizá poco conocida pero importante para él: la de rodearse de mobiliario y objetos decorativos de una línea conocida como Memphis Group.

Memphis Group surgió en Italia a comienzos de la década de 1980 como un grupo de diseñadores dirigido por Ettore Sottsass. Su estilo, rico en colores y formas extravagantes, mezcló elementos del arte pop, las corrientes kitsch e incluso el art decó, con lo cual llamaron la atención de colegas, críticos y coleccionistas de la época. En plena posmodernidad, el Memphis Group fue quizá uno de los esfuerzos colectivos más destacados del movimiento. Como detalle anecdótico cabe mencionar que su conexión con la música surgió desde su origen, pues su peculiar nombre tiene como referencia la canción de Bob Dylan “Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again”.

memphis-group
Que Bowie fue un gran coleccionista de piezas de este grupo se hizo público sólo después de su muerte, en buena medida debido a una subasta organizada por la casa Sotheby’s de Londres hace un par de meses. De acuerdo con el catálogo del evento, el músico poseía más de 100 piezas de diseñadores como el propio Sottsass, Marco Zanini y Nathalie du Pasquier.

Y más allá del valor biográfico o incluso histórico de esta colección, quizá lo más notable sea darnos cuenta de la congruencia con que algunos cumplen su elección de vida, así sea la excentricidad o, sobre todo, cuando se trata de ello.

 

*Imagen: 1) video David Bowie “Life on Mars”; 2) Zanone – Wikimedia Commons

La excentricidad, cuando se posee, se expresa en prácticamente todos los ámbitos de la realidad. La manera de vestir, las palabras que se emplean, los hábitos cotidianos, las personas a quienes se frecuenta y más. Por decirlo de alguna manera, generalmente se trata de una filosofía de vida, incluso de una especie de naturaleza.

Una de las personalidades contemporáneas que encarnó este rasgo de forma radiante fue David Bowie, quien entre sus muchas elecciones de estilo tuvo una quizá poco conocida pero importante para él: la de rodearse de mobiliario y objetos decorativos de una línea conocida como Memphis Group.

Memphis Group surgió en Italia a comienzos de la década de 1980 como un grupo de diseñadores dirigido por Ettore Sottsass. Su estilo, rico en colores y formas extravagantes, mezcló elementos del arte pop, las corrientes kitsch e incluso el art decó, con lo cual llamaron la atención de colegas, críticos y coleccionistas de la época. En plena posmodernidad, el Memphis Group fue quizá uno de los esfuerzos colectivos más destacados del movimiento. Como detalle anecdótico cabe mencionar que su conexión con la música surgió desde su origen, pues su peculiar nombre tiene como referencia la canción de Bob Dylan “Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again”.

memphis-group
Que Bowie fue un gran coleccionista de piezas de este grupo se hizo público sólo después de su muerte, en buena medida debido a una subasta organizada por la casa Sotheby’s de Londres hace un par de meses. De acuerdo con el catálogo del evento, el músico poseía más de 100 piezas de diseñadores como el propio Sottsass, Marco Zanini y Nathalie du Pasquier.

Y más allá del valor biográfico o incluso histórico de esta colección, quizá lo más notable sea darnos cuenta de la congruencia con que algunos cumplen su elección de vida, así sea la excentricidad o, sobre todo, cuando se trata de ello.

 

*Imagen: 1) video David Bowie “Life on Mars”; 2) Zanone – Wikimedia Commons