La armonía musical perfecta ha sido una utopía desde tiempos muy remotos. Desde Pitágoras, que habló de la música de las esferas, distintos pensadores han relacionado la concordancia de los astros y las matemáticas con la perfecta concordancia de sonidos. En la utopía del cielo que escribe Dante, la música tiene un lugar primordial.

El compositor romántico Hector Berlioz imaginó en 1844 una utopía musical, en una Alemania futura, en el año 2344. En Tardes en la orquesta, habla de un mundo donde la gente se mueve con la misma facilidad por tierra que por aire (por un aire cargado del sonido de voces perfectas y arpas eólicas), existe un pueblo llamado Euphonia. Euphonia es un lugar y a la vez es también el instrumento más grande de la Tierra, porque todos los habitantes son miembros de una orquesta inmensa. Músicos y cantantes todos ellos, también fabrican instrumentos y escribeneuphonia 3 partituras.

Las calles, ordenadas por gremios, se llaman Tenores, Contraltos, Violines y Arpas. Todos los habitantes de Euphonia estudian música desde muy niños, y también estudian el silencio.

Los compositores dirigen sus propias piezas en festivales de música gigantescos, los mejores del mundo, que se realizan en un auditorio de condiciones acústicas perfectas. Gente de todas partes y hasta el emperador mismo asisten a escuchar estos conciertos magníficos. Gracias a la invención de una serie de aparatos que transmiten las indicaciones del director, de intensidad y ritmo, directamente a cada músico, la orquesta de 12,000 almas funciona con una precisión musical nunca antes vista.

Berlioz fue un compositor clave para la música clásica, además de por sus aportaciones musicales, por su tratado de instrumentación. Su imaginación lo llevó a crear Euphonia y a tratar de traer un poco de ese pueblo inexistente a la realidad.

La armonía musical perfecta ha sido una utopía desde tiempos muy remotos. Desde Pitágoras, que habló de la música de las esferas, distintos pensadores han relacionado la concordancia de los astros y las matemáticas con la perfecta concordancia de sonidos. En la utopía del cielo que escribe Dante, la música tiene un lugar primordial.

El compositor romántico Hector Berlioz imaginó en 1844 una utopía musical, en una Alemania futura, en el año 2344. En Tardes en la orquesta, habla de un mundo donde la gente se mueve con la misma facilidad por tierra que por aire (por un aire cargado del sonido de voces perfectas y arpas eólicas), existe un pueblo llamado Euphonia. Euphonia es un lugar y a la vez es también el instrumento más grande de la Tierra, porque todos los habitantes son miembros de una orquesta inmensa. Músicos y cantantes todos ellos, también fabrican instrumentos y escribeneuphonia 3 partituras.

Las calles, ordenadas por gremios, se llaman Tenores, Contraltos, Violines y Arpas. Todos los habitantes de Euphonia estudian música desde muy niños, y también estudian el silencio.

Los compositores dirigen sus propias piezas en festivales de música gigantescos, los mejores del mundo, que se realizan en un auditorio de condiciones acústicas perfectas. Gente de todas partes y hasta el emperador mismo asisten a escuchar estos conciertos magníficos. Gracias a la invención de una serie de aparatos que transmiten las indicaciones del director, de intensidad y ritmo, directamente a cada músico, la orquesta de 12,000 almas funciona con una precisión musical nunca antes vista.

Berlioz fue un compositor clave para la música clásica, además de por sus aportaciones musicales, por su tratado de instrumentación. Su imaginación lo llevó a crear Euphonia y a tratar de traer un poco de ese pueblo inexistente a la realidad.

Etiquetado: , , , ,