En los convulsos siglos XIII y XIV, Italia se encontraba flanqueada por una serie de guerras entre principados, como toda Europa: este periodo vio nacer, sin embargo, algunas de las empresas culturales más interesantes de su tiempo, encarnado en el arquetipo del Leonardo da Vinci renacentista, un hombre de muchas armas y también mucha sensibilidad. Fue en este contexto que la figura del caballero Fiore Furlan dei Liberi da Premariacco y de su libro Flos Duellatorum (“flor de batalla”) podría incluirse en la misma sección de textos que las premisas de Maquiavelo para el buen gobierno (El príncipe).

Hay que recordar también que los “florilegios” (antologías) de poesía se remontan a las antollogein de las gestas verbales griegas, donde diferentes “flores” (poemas) eran escogidas y engarzadas en un ramo magno: el libro. El título Las flores del mal de Baudelaire apela directamente a esta tradición. ¿Y cuál es la tradición? La de los “manuales”, que en el caso de Liberi aparece como un manual de artes marciales.

fiore liberi 3

El libro está profusamente ilustrado, y recuerda también a un libro reciente comparado con este manual: el famoso Tao del Jeet Kune Do de Bruce Lee: se trata de una tradición de peleadores/pensadores que abordan el arte del combate como una estrategia tanto mental como física, indicando las pautas en que los jóvenes guerreros deben prepararse. En esto también recuerda al multicitado Arte de la guerra, del general chino Sun Tzu (siglo IV antes de nuestra era).

El recuento autobiográfico, en el caso de Liberi, sirve también como dispositivo para presentar las diversas secciones de su tratado:

Cuando joven quise aprender el combate armado, incluyendo el arte del combate en el terreno con lanza, poleas, espada, daga y agarres desarmados, a pie tanto como a caballo, con armadura y sin ella. Además deseaba estudiar cuántas armas había y cuáles eran las características de cada arma tanto para la ofensa como para la defensa, particularmente en su aplicación al combate mortal.

Liberi no se anda con rodeos: el objetivo de este libro es “hacerte invencible, pues la victoria viene fácilmente para un hombre que tiene las habilidades y destrezas descritas más arriba”.

fiore liberi 5Sus maestros fueron una serie de personajes que conoció en viajes por Italia y Alemania, muchos de los cuales le revelaron sus secretos únicamente al luchar con ellos. Así mismo constituye una suerte de notas pedagógicas acerca de la propia enseñanza de Liberi a nobles, caballeros y hombres libres en diferentes países, pues

…es mi opinión de que en este arte hay muy pocos hombres en el mundo que pueden llamarse a sí mismos Maestros, y es mi objetivo ser recordado como uno de ellos. Para tal fin he creado este libro acerca del arte marcial y de las cosas relacionadas con él, incluyendo armas, sus aplicaciones, y otros aspectos.

¿Educar la mente para el rigor de la batalla o dejar que la batalla sea el maestro ávido que permite al espíritu reconocer sus limitaciones y trascenderlas?

Aunque el manual de Liberi pueda parecer hoy día solo una curiosidad (después de todo, el arte de la guerra está en manos de militares y tecnócratas con un nulo sentido de la ética y el valor de la vida humana), es una gran oportunidad para recordarnos que el guerrero es también un ente generoso, que lucha por su propia vida pero que también se encuentra dispuesto a enseñar y formar alumnos. Y si bien se trata de una obra eminentemente práctico, Flor de batalla es también un recordatorio de que todo libro tiene algo de autobiográfico, y todo lector se transforma en el autor del libro que lee al acercarlo a su propia vida.

En los convulsos siglos XIII y XIV, Italia se encontraba flanqueada por una serie de guerras entre principados, como toda Europa: este periodo vio nacer, sin embargo, algunas de las empresas culturales más interesantes de su tiempo, encarnado en el arquetipo del Leonardo da Vinci renacentista, un hombre de muchas armas y también mucha sensibilidad. Fue en este contexto que la figura del caballero Fiore Furlan dei Liberi da Premariacco y de su libro Flos Duellatorum (“flor de batalla”) podría incluirse en la misma sección de textos que las premisas de Maquiavelo para el buen gobierno (El príncipe).

Hay que recordar también que los “florilegios” (antologías) de poesía se remontan a las antollogein de las gestas verbales griegas, donde diferentes “flores” (poemas) eran escogidas y engarzadas en un ramo magno: el libro. El título Las flores del mal de Baudelaire apela directamente a esta tradición. ¿Y cuál es la tradición? La de los “manuales”, que en el caso de Liberi aparece como un manual de artes marciales.

fiore liberi 3

El libro está profusamente ilustrado, y recuerda también a un libro reciente comparado con este manual: el famoso Tao del Jeet Kune Do de Bruce Lee: se trata de una tradición de peleadores/pensadores que abordan el arte del combate como una estrategia tanto mental como física, indicando las pautas en que los jóvenes guerreros deben prepararse. En esto también recuerda al multicitado Arte de la guerra, del general chino Sun Tzu (siglo IV antes de nuestra era).

El recuento autobiográfico, en el caso de Liberi, sirve también como dispositivo para presentar las diversas secciones de su tratado:

Cuando joven quise aprender el combate armado, incluyendo el arte del combate en el terreno con lanza, poleas, espada, daga y agarres desarmados, a pie tanto como a caballo, con armadura y sin ella. Además deseaba estudiar cuántas armas había y cuáles eran las características de cada arma tanto para la ofensa como para la defensa, particularmente en su aplicación al combate mortal.

Liberi no se anda con rodeos: el objetivo de este libro es “hacerte invencible, pues la victoria viene fácilmente para un hombre que tiene las habilidades y destrezas descritas más arriba”.

fiore liberi 5Sus maestros fueron una serie de personajes que conoció en viajes por Italia y Alemania, muchos de los cuales le revelaron sus secretos únicamente al luchar con ellos. Así mismo constituye una suerte de notas pedagógicas acerca de la propia enseñanza de Liberi a nobles, caballeros y hombres libres en diferentes países, pues

…es mi opinión de que en este arte hay muy pocos hombres en el mundo que pueden llamarse a sí mismos Maestros, y es mi objetivo ser recordado como uno de ellos. Para tal fin he creado este libro acerca del arte marcial y de las cosas relacionadas con él, incluyendo armas, sus aplicaciones, y otros aspectos.

¿Educar la mente para el rigor de la batalla o dejar que la batalla sea el maestro ávido que permite al espíritu reconocer sus limitaciones y trascenderlas?

Aunque el manual de Liberi pueda parecer hoy día solo una curiosidad (después de todo, el arte de la guerra está en manos de militares y tecnócratas con un nulo sentido de la ética y el valor de la vida humana), es una gran oportunidad para recordarnos que el guerrero es también un ente generoso, que lucha por su propia vida pero que también se encuentra dispuesto a enseñar y formar alumnos. Y si bien se trata de una obra eminentemente práctico, Flor de batalla es también un recordatorio de que todo libro tiene algo de autobiográfico, y todo lector se transforma en el autor del libro que lee al acercarlo a su propia vida.

Etiquetado: , , , ,