GhostArk es un tarro de miel para cualquier entusiasta de lo paranormal, el espiritismo o inclusive la alta tecnología. Se trata de un dispositivo digital que reúne todo el equipo inventado hasta ahora para detectar la presencia de un fantasma. Si el artefacto funciona –apenas está en proceso de creación–, todos los inventos espiritistas victorianos y los médiums quedarán relegados a lo obsoleto.

La compañía italiana que diseñó GhostArk asegura estar creando una especie de iPhone que hará “la cacería de fantasmas accesible para todos”. Massimo Rossi, mente maestra detrás del aparato, contrató a un ingeniero robótico japonés para utilizar la tecnología más avanzada en su campo, lo cual significa que el dispositivo podrá medir la temperatura ambiental y la presión del aire, al igual que los campos electromagnéticos locales. Esta información se almacenará automáticamente en inmensas hojas de cálculo para poder ser analizadas después, pero también puede ser monitoreada en la pantalla de GhostArk en tiempo real. El aparato tendrá múltiples micrófonos para grabar sonidos ambientales, y puede cambiar entre distintas frecuencias de radio para detectar mensajes fantasmales. También incluye un generador de ruido blanco, ya que se cree que los espíritus a veces se comunican al moldear el ruido ambiental en sonidos.

Además, GhostArk está diseñado para que uno pueda rápidamente cambiar las baterías en caso de que un espíritu malicioso decida drenar el poder prematuramente. Rossi se ha enfrentado a todo tipo de escepticismo por parte de su equipo de trabajo, pero relata que a la hora de tener que “probarlo” todos se mostraron curiosos.

Ahora solo queda cumplir con la promesa que entregar un producto físico que iguale su tan atractiva publicidad. De ser así, podríamos cargar en la bolsa un médium futurista para cualquier momento en que se presente la oportunidad de usarlo.

GhostArk es un tarro de miel para cualquier entusiasta de lo paranormal, el espiritismo o inclusive la alta tecnología. Se trata de un dispositivo digital que reúne todo el equipo inventado hasta ahora para detectar la presencia de un fantasma. Si el artefacto funciona –apenas está en proceso de creación–, todos los inventos espiritistas victorianos y los médiums quedarán relegados a lo obsoleto.

La compañía italiana que diseñó GhostArk asegura estar creando una especie de iPhone que hará “la cacería de fantasmas accesible para todos”. Massimo Rossi, mente maestra detrás del aparato, contrató a un ingeniero robótico japonés para utilizar la tecnología más avanzada en su campo, lo cual significa que el dispositivo podrá medir la temperatura ambiental y la presión del aire, al igual que los campos electromagnéticos locales. Esta información se almacenará automáticamente en inmensas hojas de cálculo para poder ser analizadas después, pero también puede ser monitoreada en la pantalla de GhostArk en tiempo real. El aparato tendrá múltiples micrófonos para grabar sonidos ambientales, y puede cambiar entre distintas frecuencias de radio para detectar mensajes fantasmales. También incluye un generador de ruido blanco, ya que se cree que los espíritus a veces se comunican al moldear el ruido ambiental en sonidos.

Además, GhostArk está diseñado para que uno pueda rápidamente cambiar las baterías en caso de que un espíritu malicioso decida drenar el poder prematuramente. Rossi se ha enfrentado a todo tipo de escepticismo por parte de su equipo de trabajo, pero relata que a la hora de tener que “probarlo” todos se mostraron curiosos.

Ahora solo queda cumplir con la promesa que entregar un producto físico que iguale su tan atractiva publicidad. De ser así, podríamos cargar en la bolsa un médium futurista para cualquier momento en que se presente la oportunidad de usarlo.

Etiquetado: , , ,