Hace poco tiempo, menos de lo que se podría pensar, el mundo era una lugar más grande. Las tierras remotas aún existían y los mapas estaban inconclusos, como si el planeta tuviera, todavía, mucho que revelar; así también, los animales y las plantas exóticos eran admirados y comerciados como tesoros raros provenientes de universos desconocidos. Fue en ese tiempo (no tan lejano, para sorpresa de muchos) que los preciosos dibujos a continuación fueron realizados.

Entre 1907 y 1910, el barco USS Albatross hizo un viaje de exploración a las islas filipinas para el Buró de Pesca de Estados Unidos; tenía la titánica misión de registrar los recursos marítimos de las alrededor de 7,000 islas que conforman este archipiélago asiático. Durante 16 meses, divididos en tres periodos, el ilustrador japonés Kumataro Ito fue parte de esta expedición, y durante estos viajes ilustró un total de 70 invertebrados conocidos popularmente como babosas de mar, y más de 100 peces de la región.

Estas pequeñas maravillas marinas con cuernos pertenecen a la familia de los nudibranquios, que engloba a alrededor de 3,000 especies de animales que ostentan llamativos colores, patrones y formas, y que habitan todo el planeta. Aunque las babosas de mar son más abundantes en aguas poco profundas y cálidas, también habitan las regiones árticas y antárticas, y pueden vivir a profundidades de hasta 2,500 metros.

Lo que sabemos de estos animales en la actualidad se debe a la tecnología que permite sumergirnos en aguas profundas, además de las cámaras submarinas de las que disponemos, que nos dejan gozar de su exótico aspecto en su hábitat natural. Esto es mucho más de lo que se podía decir hace pocas décadas, pues una vez que estos animales están fuera del agua, pierden sus efímeros colores y magnífico brillo en cuestión de segundos —algo que le da aún más mérito a los vistosos y detallados dibujos del hoy virtualmente desconocido artista japonés.

Se sabe que en 1912, tras la expedición a las Filipinas, Kumataro Ito  vivió en Washington alrededor de un año, donde continuó ilustrando algunos de los peces de los mares profundos filipinos, y otras especies provenientes de Norteamérica. También se sabe que, antes de su expedición al archipiélago asiático, vivió en Tokio y que para entonces ya había ganado una buena reputación como ilustrador de fauna marina, especialmente tras la publicación del libro Peces de Japón (1903).

La expedición  a las Filipinas, que duró alrededor de tres años, contribuyó definitivamente al conocimiento de esta entonces poco explorada región del mundo, y a través de distintos métodos de recolección, la embarcación volvió a Estados Unidos con unos 490,000 especímenes que fueron entregados al US National Museum, hoy el National Museum of Natural History de Washington.

Es admirable que estos pequeños animales, en ocasiones considerados poco espectaculares y simples invertebrados marinos, hayan estimulado el talento del artista japonés de la manera que lo hicieron, dando como resultado estos preciosos dibujos:

babosas12
babosas11
babosas10
babosas9
babosas8
babosas7
babosas6
babosas5
babosas4
babosas3
babosas2
 

 

 

Imágenes: Dominio público

 

Hace poco tiempo, menos de lo que se podría pensar, el mundo era una lugar más grande. Las tierras remotas aún existían y los mapas estaban inconclusos, como si el planeta tuviera, todavía, mucho que revelar; así también, los animales y las plantas exóticos eran admirados y comerciados como tesoros raros provenientes de universos desconocidos. Fue en ese tiempo (no tan lejano, para sorpresa de muchos) que los preciosos dibujos a continuación fueron realizados.

Entre 1907 y 1910, el barco USS Albatross hizo un viaje de exploración a las islas filipinas para el Buró de Pesca de Estados Unidos; tenía la titánica misión de registrar los recursos marítimos de las alrededor de 7,000 islas que conforman este archipiélago asiático. Durante 16 meses, divididos en tres periodos, el ilustrador japonés Kumataro Ito fue parte de esta expedición, y durante estos viajes ilustró un total de 70 invertebrados conocidos popularmente como babosas de mar, y más de 100 peces de la región.

Estas pequeñas maravillas marinas con cuernos pertenecen a la familia de los nudibranquios, que engloba a alrededor de 3,000 especies de animales que ostentan llamativos colores, patrones y formas, y que habitan todo el planeta. Aunque las babosas de mar son más abundantes en aguas poco profundas y cálidas, también habitan las regiones árticas y antárticas, y pueden vivir a profundidades de hasta 2,500 metros.

Lo que sabemos de estos animales en la actualidad se debe a la tecnología que permite sumergirnos en aguas profundas, además de las cámaras submarinas de las que disponemos, que nos dejan gozar de su exótico aspecto en su hábitat natural. Esto es mucho más de lo que se podía decir hace pocas décadas, pues una vez que estos animales están fuera del agua, pierden sus efímeros colores y magnífico brillo en cuestión de segundos —algo que le da aún más mérito a los vistosos y detallados dibujos del hoy virtualmente desconocido artista japonés.

Se sabe que en 1912, tras la expedición a las Filipinas, Kumataro Ito  vivió en Washington alrededor de un año, donde continuó ilustrando algunos de los peces de los mares profundos filipinos, y otras especies provenientes de Norteamérica. También se sabe que, antes de su expedición al archipiélago asiático, vivió en Tokio y que para entonces ya había ganado una buena reputación como ilustrador de fauna marina, especialmente tras la publicación del libro Peces de Japón (1903).

La expedición  a las Filipinas, que duró alrededor de tres años, contribuyó definitivamente al conocimiento de esta entonces poco explorada región del mundo, y a través de distintos métodos de recolección, la embarcación volvió a Estados Unidos con unos 490,000 especímenes que fueron entregados al US National Museum, hoy el National Museum of Natural History de Washington.

Es admirable que estos pequeños animales, en ocasiones considerados poco espectaculares y simples invertebrados marinos, hayan estimulado el talento del artista japonés de la manera que lo hicieron, dando como resultado estos preciosos dibujos:

babosas12
babosas11
babosas10
babosas9
babosas8
babosas7
babosas6
babosas5
babosas4
babosas3
babosas2
 

 

 

Imágenes: Dominio público