El ejemplo perfecto del uso adecuado de la bicicleta (y también de una buena infraestructura para ello) se encuentra en Holanda y Dinamarca. El éxito del vehículo en estas regiones se debe a sus costos económicos en comparación a la de los automóviles, entre otras cosas. Pero no solo eso, los Países Bajos ya incluyen el arte y la experiencia estética como parte de la cultura ciclista.

Esta hermosa ciclovía iluminada en Nuenen fue develada hace poco por Studio Roosegaarde, un laboratorio de diseño que surgió con la idea de intersectar a las personas, el arte, el espacio público y la tecnología. El patrón undulante usado para el tramo de un kilómetro llamado Van Gogh-Roosegaarde está inspirado, precisamente, en el pintor Vincent Van Gogh (quien vivió en Nuenen de 1883 a 1885).

El camino se ilumina tanto con pintura que se carga con la luz solar como por pequeños LEDs alimentados por un panel solar cercano. Este método de iluminación es “más gentil al ojo y a la naturaleza de alrededor” que otras infraestructuras de iluminación, y genera “una conexión con la historia cultural” y, por supuesto, con el cielo estrellado. En pocas palabras se trata de una oda a la ecología funcional y a la utilidad poética.

Daan Roosegaarde’s glowing Van Gogh cycle path to open in the Netherlands from Dezeen on Vimeo.

El ejemplo perfecto del uso adecuado de la bicicleta (y también de una buena infraestructura para ello) se encuentra en Holanda y Dinamarca. El éxito del vehículo en estas regiones se debe a sus costos económicos en comparación a la de los automóviles, entre otras cosas. Pero no solo eso, los Países Bajos ya incluyen el arte y la experiencia estética como parte de la cultura ciclista.

Esta hermosa ciclovía iluminada en Nuenen fue develada hace poco por Studio Roosegaarde, un laboratorio de diseño que surgió con la idea de intersectar a las personas, el arte, el espacio público y la tecnología. El patrón undulante usado para el tramo de un kilómetro llamado Van Gogh-Roosegaarde está inspirado, precisamente, en el pintor Vincent Van Gogh (quien vivió en Nuenen de 1883 a 1885).

El camino se ilumina tanto con pintura que se carga con la luz solar como por pequeños LEDs alimentados por un panel solar cercano. Este método de iluminación es “más gentil al ojo y a la naturaleza de alrededor” que otras infraestructuras de iluminación, y genera “una conexión con la historia cultural” y, por supuesto, con el cielo estrellado. En pocas palabras se trata de una oda a la ecología funcional y a la utilidad poética.

Daan Roosegaarde’s glowing Van Gogh cycle path to open in the Netherlands from Dezeen on Vimeo.

Etiquetado: , ,