John Malkovich y David Lynch son, respectivamente, un actor y un director de cine que han abordado de manera implícita o explícita el tema de la identidad y sus barreras porosas en numerosos proyectos; ahora unen fuerzas en Playing Lynch, una serie de pequeñas viñetas fílmicas que reviven a personajes icónicos de la filmografía de Lynch.

El proyecto fue producido por la Fundación David Lynch —que investiga distintos procedimientos de meditación trascendental— pero también sirve para mantener a los fanáticos en vilo en la víspera del estreno del revival de Twin Peaks, la serie de culto que volverá a las pantallas el próximo año.

Una escena fue liberada diariamente en el sitio; en ellas podemos ver la transformación de Malkovich en personajes como el agente Dale Cooper (interpretado originalmente por Kyle Maclachlan en Twin Peaks) y la misteriosa Mujer del Leño (de la fallecida Catherine Coulson), además de escenas de Elephant Man, Lost Highway, Blue Velvet y la legendaria Eraserhead.

Pero probablemente ninguna caracterización dentro del proyecto sea más impresionante que la rendición de Malkovich del personaje del propio Lynch —el director devorado por su imaginario onírico-salvaje, o incluso él mismo una creación surgida de su propia imaginación, como suele ocurrir con los grandes directores y creadores, que se vuelven una especie de encarnación de su propia obra.

Además de las escenas mismas cabe destacar la banda sonora preparada específicamente para el proyecto, al que se sumaron músicos como Wayne Coyne y Steven Drozd de los Flaming Lips (The Elephant Man), Sky Ferreira (Blue Velvet), Zola Jesus (Eraserhead) y Lykke Li (Lost Highway).

Las escenas, sin embargo, no fueron dirigidas por Lynch —lo que supone un cambio interesante en un proyecto de este tipo— sino por Sandro Miller. En una entrevista con el Wall Street Journal, Miller afirmó que para la preparación de Malkovich “le poníamos las escenas una y otra vez en una televisión y él las veía. Decía sus líneas moviendo la boca y la nariz —es como ver su masa de arcilla transformándose en algo real”.

Por su parte, Malkovich demuestra una vez más su genio dramático y camaleónico al poner el pleno de sus facultades al servicio de un proyecto más que ambicioso, por la parte fílmica y de representación. Sin embargo, estamos seguros de que los fanáticos de la excentricidad lyncheana tendrán al menos un par de críticas cuando observen con atención el proyecto, que puede verse y descargarse en Playing Lynch.com.

 

*Imagen: playinglynch.com

John Malkovich y David Lynch son, respectivamente, un actor y un director de cine que han abordado de manera implícita o explícita el tema de la identidad y sus barreras porosas en numerosos proyectos; ahora unen fuerzas en Playing Lynch, una serie de pequeñas viñetas fílmicas que reviven a personajes icónicos de la filmografía de Lynch.

El proyecto fue producido por la Fundación David Lynch —que investiga distintos procedimientos de meditación trascendental— pero también sirve para mantener a los fanáticos en vilo en la víspera del estreno del revival de Twin Peaks, la serie de culto que volverá a las pantallas el próximo año.

Una escena fue liberada diariamente en el sitio; en ellas podemos ver la transformación de Malkovich en personajes como el agente Dale Cooper (interpretado originalmente por Kyle Maclachlan en Twin Peaks) y la misteriosa Mujer del Leño (de la fallecida Catherine Coulson), además de escenas de Elephant Man, Lost Highway, Blue Velvet y la legendaria Eraserhead.

Pero probablemente ninguna caracterización dentro del proyecto sea más impresionante que la rendición de Malkovich del personaje del propio Lynch —el director devorado por su imaginario onírico-salvaje, o incluso él mismo una creación surgida de su propia imaginación, como suele ocurrir con los grandes directores y creadores, que se vuelven una especie de encarnación de su propia obra.

Además de las escenas mismas cabe destacar la banda sonora preparada específicamente para el proyecto, al que se sumaron músicos como Wayne Coyne y Steven Drozd de los Flaming Lips (The Elephant Man), Sky Ferreira (Blue Velvet), Zola Jesus (Eraserhead) y Lykke Li (Lost Highway).

Las escenas, sin embargo, no fueron dirigidas por Lynch —lo que supone un cambio interesante en un proyecto de este tipo— sino por Sandro Miller. En una entrevista con el Wall Street Journal, Miller afirmó que para la preparación de Malkovich “le poníamos las escenas una y otra vez en una televisión y él las veía. Decía sus líneas moviendo la boca y la nariz —es como ver su masa de arcilla transformándose en algo real”.

Por su parte, Malkovich demuestra una vez más su genio dramático y camaleónico al poner el pleno de sus facultades al servicio de un proyecto más que ambicioso, por la parte fílmica y de representación. Sin embargo, estamos seguros de que los fanáticos de la excentricidad lyncheana tendrán al menos un par de críticas cuando observen con atención el proyecto, que puede verse y descargarse en Playing Lynch.com.

 

*Imagen: playinglynch.com

Etiquetado: , , , , , ,