Quizá las mejores historias transcurren no a nivel del suelo sino a nivel del sueño, de los extraordinarios soñadores que son los árboles. Ya lo tenía en mente Italo Calvino al imaginar al barón rampante conquistando las copas de los árboles, habitando un mundo ajeno y elevado más allá de la superficie terrestre; o la bruja estadounidense Taisha Abelar, quien fue aprendiz de Don Juan Matus y vivió durante 1 año entre los árboles sin bajar a la tierra. Ambos sabían que el conocimiento de los árboles está en sus ramas (“sus confusos follajes [son sus] pensamientos”).

El Treetop Walkway de Kew Gardens, en Londres, es un pasadizo que nos permite pasear entre los gigantes verdes desde la perspectiva que tendría un pájaro o un árbol mismo. Pasear por un bosque por lo regular implica mirar la naturaleza desde nuestra escala (más baja que la de los árboles pero más elevada que la de las flores); este corredor fue construido específicamente para observar de cerca las copas y ser del tamaño de la arborescencia.

Diseñado por Marks Barfield Architects (la firma que diseñó también el London Eye), el Rhizotron y Xstrata Treetop Walkway abrió al público en 2008 para ofrecer una alternativa visual a los visitantes del parque. Se trata de una estructura de 18 metros de altura y 200 de longitud que atraviesa un arboretum (un bosque planeado) y permite caminar suspendido entre los mas monumentales árboles ingleses. El diseño se basa en una secuencia numérica de Fibonacci, la cual muchas veces está presente en los patrones de crecimiento de las plantas, y es un homenaje a las ramas altas. Desde aquí es posible atisbar la vida a partir de una vista reservada a los pájaros e insectos y sentir el crepitar de las coronas de los limos, los robles, los castaños y otros tantos árboles.

Tree Top Walkway Press opening

Aunque una visión panorámica desde las alturas no sea cosa nueva (podemos tener esta perspectiva desde una montaña, desde una habitación elevada o desde un puente), un camino construido específicamente para esto es la mejor manera de prestar atención y de hermanarnos con el entorno. Siempre es el título lo que dirige nuestra atención. Es en la parte más alta de los árboles donde acontece la polinización y el viento murmura, donde se puede observar el comportamiento de las aves y los insectos, así como ver los brotes más tiernos emergiendo de las ramas. Pero sobre todo, es precisamente ahí donde sucede la comunicación, y donde tenemos la oportunidad de escucharla.

Así, entre un tapiz verde y morado de 14 mil árboles el Treetop Walkway nos ofrece un atisbo al mundo de la atmósfera, aquel que sólo podemos imaginar cuando levantamos la mirada… y que se revela aquí al deambular por un camino donde el espacio no es el territorio terrestre.

.

Quizá las mejores historias transcurren no a nivel del suelo sino a nivel del sueño, de los extraordinarios soñadores que son los árboles. Ya lo tenía en mente Italo Calvino al imaginar al barón rampante conquistando las copas de los árboles, habitando un mundo ajeno y elevado más allá de la superficie terrestre; o la bruja estadounidense Taisha Abelar, quien fue aprendiz de Don Juan Matus y vivió durante 1 año entre los árboles sin bajar a la tierra. Ambos sabían que el conocimiento de los árboles está en sus ramas (“sus confusos follajes [son sus] pensamientos”).

El Treetop Walkway de Kew Gardens, en Londres, es un pasadizo que nos permite pasear entre los gigantes verdes desde la perspectiva que tendría un pájaro o un árbol mismo. Pasear por un bosque por lo regular implica mirar la naturaleza desde nuestra escala (más baja que la de los árboles pero más elevada que la de las flores); este corredor fue construido específicamente para observar de cerca las copas y ser del tamaño de la arborescencia.

Diseñado por Marks Barfield Architects (la firma que diseñó también el London Eye), el Rhizotron y Xstrata Treetop Walkway abrió al público en 2008 para ofrecer una alternativa visual a los visitantes del parque. Se trata de una estructura de 18 metros de altura y 200 de longitud que atraviesa un arboretum (un bosque planeado) y permite caminar suspendido entre los mas monumentales árboles ingleses. El diseño se basa en una secuencia numérica de Fibonacci, la cual muchas veces está presente en los patrones de crecimiento de las plantas, y es un homenaje a las ramas altas. Desde aquí es posible atisbar la vida a partir de una vista reservada a los pájaros e insectos y sentir el crepitar de las coronas de los limos, los robles, los castaños y otros tantos árboles.

Tree Top Walkway Press opening

Aunque una visión panorámica desde las alturas no sea cosa nueva (podemos tener esta perspectiva desde una montaña, desde una habitación elevada o desde un puente), un camino construido específicamente para esto es la mejor manera de prestar atención y de hermanarnos con el entorno. Siempre es el título lo que dirige nuestra atención. Es en la parte más alta de los árboles donde acontece la polinización y el viento murmura, donde se puede observar el comportamiento de las aves y los insectos, así como ver los brotes más tiernos emergiendo de las ramas. Pero sobre todo, es precisamente ahí donde sucede la comunicación, y donde tenemos la oportunidad de escucharla.

Así, entre un tapiz verde y morado de 14 mil árboles el Treetop Walkway nos ofrece un atisbo al mundo de la atmósfera, aquel que sólo podemos imaginar cuando levantamos la mirada… y que se revela aquí al deambular por un camino donde el espacio no es el territorio terrestre.

.

Etiquetado: , , , ,