El mapa de Waldseemüller, de 1507, fue el primero en usar el nombre “América”. Es una modificación de la segunda proyección del mapa de Ptolomeo, que fue expandido para acomodar las Américas en las altas latitudes. El título completo del mapa es Universalis cosmographia secundum Ptholomaei traditionem et Americi Vespucii aliorumque lustrationes [La cosmografía universal de acuerdo a la tradición de Ptolomeo y los descubrimientos de Américo Vespucio y otros]. Uno de los “otros” fue, por supuesto, Cristóbal Colón. Al día de hoy solo sobrevive una copia de este mapa y esta colgado en la Librería del Congreso de Washington D.C. Sin embargo, el famoso cartógrafo alemán Waldseemüller trazó otro mapa en 1516 llamado “Carta marina”, que aunque no es tan conocido como el primero, guarda una estrecha relación y estética imperdible.

1200px-Waldseemuller_map_2

Este segundo mapa de está repleto de textos descriptivos e ilustraciones de gobernantes reales. Sus litorales están basados en una carta náutica hecha por Nicolo de Caverio de Genoa en c. 1503. Una de las fuentes que Waldseemüller enlista para su Carta marina es a Pierre d’Ailly, un cardenal francés, teólogo y cosmógrafo quien en 1410 escribió un libro cosmográfico llamado Imago mundi o Imagen del mundo.

cart1090222

El ojo que inventó esa geografía imaginó monstruos marinos y mitologías indias, mujeres en llamas, rinocerontes, reyes más grandes que continentes, idiosincrasias, narrativas y supremacías políticas. Los mapas hacen posible la aprensión fantasmal y simultánea de toda la extensión de un mundo ficticio y sus cosmogonías. La tierra, a los ojos de Waldseemüller, acumula todas las huellas que habían dejado los otros, todo el conocimiento de imperios, de historia, del mar y del cielo. Su Carta marina, sobre todo, es un remix de testimonios tanto fantásticos como oficiales, que reclama la búsqueda.

La Carta marina contiene una leyenda que describe a los habitantes del Nuevo Mundo que fue probablemente tomada de un mapamundi de Johannes Ruysch. Ilustra también al Rey Manuel de Portugal montando un monstruo marino cerca de una orilla en el sur de África, que simboliza el control de Portugal sobre la ruta marina entre África e India. El mapa incluye la imagen del Arca de Noé descansando en las montañas de Armenia, probablemente basado en imágenes similares en otros mapas náuticos del momento. En India, la Carta marina representa una imagen de “suttee”, la práctica hindú de una viuda incendiándose a sí misma hasta la muerte en la pira funeraria de su esposo. La Carta también incluye la imagen de un rinoceronte. Algunos piensan que fue copiado de una impresión de Albrecht Dürer, sin embargo este rinoceronte se parece más a una impresión de Hans Burgkmair.

khan-carta-marina 1-Waldseemuller-Carta-Marina-1516-South-Africa-detail-king-on-sea-monster-660x802 cartamarina-texts rhinoceros-carta-marina

Waldseemüller fue uno de los grandes coleccionistas de informaciones disgregadas y remotas y engendró un sentido narrativo a la Tierra de su tiempo. Una noción del mundo que quizá no haya cambiado mucho.

.

El mapa de Waldseemüller, de 1507, fue el primero en usar el nombre “América”. Es una modificación de la segunda proyección del mapa de Ptolomeo, que fue expandido para acomodar las Américas en las altas latitudes. El título completo del mapa es Universalis cosmographia secundum Ptholomaei traditionem et Americi Vespucii aliorumque lustrationes [La cosmografía universal de acuerdo a la tradición de Ptolomeo y los descubrimientos de Américo Vespucio y otros]. Uno de los “otros” fue, por supuesto, Cristóbal Colón. Al día de hoy solo sobrevive una copia de este mapa y esta colgado en la Librería del Congreso de Washington D.C. Sin embargo, el famoso cartógrafo alemán Waldseemüller trazó otro mapa en 1516 llamado “Carta marina”, que aunque no es tan conocido como el primero, guarda una estrecha relación y estética imperdible.

1200px-Waldseemuller_map_2

Este segundo mapa de está repleto de textos descriptivos e ilustraciones de gobernantes reales. Sus litorales están basados en una carta náutica hecha por Nicolo de Caverio de Genoa en c. 1503. Una de las fuentes que Waldseemüller enlista para su Carta marina es a Pierre d’Ailly, un cardenal francés, teólogo y cosmógrafo quien en 1410 escribió un libro cosmográfico llamado Imago mundi o Imagen del mundo.

cart1090222

El ojo que inventó esa geografía imaginó monstruos marinos y mitologías indias, mujeres en llamas, rinocerontes, reyes más grandes que continentes, idiosincrasias, narrativas y supremacías políticas. Los mapas hacen posible la aprensión fantasmal y simultánea de toda la extensión de un mundo ficticio y sus cosmogonías. La tierra, a los ojos de Waldseemüller, acumula todas las huellas que habían dejado los otros, todo el conocimiento de imperios, de historia, del mar y del cielo. Su Carta marina, sobre todo, es un remix de testimonios tanto fantásticos como oficiales, que reclama la búsqueda.

La Carta marina contiene una leyenda que describe a los habitantes del Nuevo Mundo que fue probablemente tomada de un mapamundi de Johannes Ruysch. Ilustra también al Rey Manuel de Portugal montando un monstruo marino cerca de una orilla en el sur de África, que simboliza el control de Portugal sobre la ruta marina entre África e India. El mapa incluye la imagen del Arca de Noé descansando en las montañas de Armenia, probablemente basado en imágenes similares en otros mapas náuticos del momento. En India, la Carta marina representa una imagen de “suttee”, la práctica hindú de una viuda incendiándose a sí misma hasta la muerte en la pira funeraria de su esposo. La Carta también incluye la imagen de un rinoceronte. Algunos piensan que fue copiado de una impresión de Albrecht Dürer, sin embargo este rinoceronte se parece más a una impresión de Hans Burgkmair.

khan-carta-marina 1-Waldseemuller-Carta-Marina-1516-South-Africa-detail-king-on-sea-monster-660x802 cartamarina-texts rhinoceros-carta-marina

Waldseemüller fue uno de los grandes coleccionistas de informaciones disgregadas y remotas y engendró un sentido narrativo a la Tierra de su tiempo. Una noción del mundo que quizá no haya cambiado mucho.

.

Etiquetado: , , , ,