Los marineros griegos tenían una relación con sus remos similar a la de los caballeros medievales con las espadas. En la antigua Grecia existía una vasta cultura costera y un vínculo estrecho con el mar. Sus naves, también llamadas trirreme, tenían hasta 180 remeros que eran indispensables para el impulso y la velocidad. Tallados en madera de abeto joven, los remos solían medir alrededor de 4.5 metros.

A causa de las tempestades, las rocas y otros peligros marítimos, eran muchos los marineros que perdían su vida en el mar, muchos los cuerpos que se hundían para siempre. Cuando era posible recuperar los cadáveres de los náufragos, se enterraban en el punto más cercano de la costa al lugar en el que habían muerto. Las tumbas solían colocarse en montes o colinas, donde fueran visibles para los marineros. A veces en la tumba había una inscripción que advertía de los peligros del mar y en muchas ocasiones se colocaba sobre la tumba el remo del náufrago.

Remo3

Hay dos episodios de la Odisea que demuestran la importancia de los remos para los griegos. Ambos ocurren cuando Ulises se encuentra entre los muertos. En el primero, Ulises habla con Elpénor, uno de sus marineros que muere y se queda sin entierro. Elpénor le pide que entierre su cadáver y lo llore. Que lo queme con su armadura, que lo entierre en una colina, “a la orilla del mar gris, en recuerdo de un hombre desafortunado”. Le pide también que clave sobre la tumba su remo, con el cual remó en vida en compañía de sus amigos.

Ulises lo obedece. “Donde se adentra más el acantilado”, lo quema junto con sus armas y lo llora. Construye un túmulo, erige una estela y en lo alto del túmulo clava “su manejable remo”.

14804346543_4cab68eacf_z

Antes de abandonar a los muertos, Ulises habla con Tiresias, el vidente, que le da un consejo para calmar la ira de Poseidón. Le dice que llegará un momento de su viaje en el que se encontrará a otro caminante que confundirá su remo con una criba. En ese momento, Ulises debe hacer ofrendas a Poseidón y plantar su remo en la tierra, allí, donde la gente no conoce el mar.

El remo se convirtió en un símbolo de la fuerza del marinero y de la vida en el mar. Un remo en tierra, plantado en una tumba, es inútil, se asfixia, igual que un hombre se ahoga en el agua. Los cementerios marinos que las naves observaban desde el mar eran puntos de referencia, útiles para evitar perderse o chocar contra las rocas. A la vez, eran recordatorios del fin de la vida en el mar que para ellos era equivalente al fin de la vida misma.

.

Los marineros griegos tenían una relación con sus remos similar a la de los caballeros medievales con las espadas. En la antigua Grecia existía una vasta cultura costera y un vínculo estrecho con el mar. Sus naves, también llamadas trirreme, tenían hasta 180 remeros que eran indispensables para el impulso y la velocidad. Tallados en madera de abeto joven, los remos solían medir alrededor de 4.5 metros.

A causa de las tempestades, las rocas y otros peligros marítimos, eran muchos los marineros que perdían su vida en el mar, muchos los cuerpos que se hundían para siempre. Cuando era posible recuperar los cadáveres de los náufragos, se enterraban en el punto más cercano de la costa al lugar en el que habían muerto. Las tumbas solían colocarse en montes o colinas, donde fueran visibles para los marineros. A veces en la tumba había una inscripción que advertía de los peligros del mar y en muchas ocasiones se colocaba sobre la tumba el remo del náufrago.

Remo3

Hay dos episodios de la Odisea que demuestran la importancia de los remos para los griegos. Ambos ocurren cuando Ulises se encuentra entre los muertos. En el primero, Ulises habla con Elpénor, uno de sus marineros que muere y se queda sin entierro. Elpénor le pide que entierre su cadáver y lo llore. Que lo queme con su armadura, que lo entierre en una colina, “a la orilla del mar gris, en recuerdo de un hombre desafortunado”. Le pide también que clave sobre la tumba su remo, con el cual remó en vida en compañía de sus amigos.

Ulises lo obedece. “Donde se adentra más el acantilado”, lo quema junto con sus armas y lo llora. Construye un túmulo, erige una estela y en lo alto del túmulo clava “su manejable remo”.

14804346543_4cab68eacf_z

Antes de abandonar a los muertos, Ulises habla con Tiresias, el vidente, que le da un consejo para calmar la ira de Poseidón. Le dice que llegará un momento de su viaje en el que se encontrará a otro caminante que confundirá su remo con una criba. En ese momento, Ulises debe hacer ofrendas a Poseidón y plantar su remo en la tierra, allí, donde la gente no conoce el mar.

El remo se convirtió en un símbolo de la fuerza del marinero y de la vida en el mar. Un remo en tierra, plantado en una tumba, es inútil, se asfixia, igual que un hombre se ahoga en el agua. Los cementerios marinos que las naves observaban desde el mar eran puntos de referencia, útiles para evitar perderse o chocar contra las rocas. A la vez, eran recordatorios del fin de la vida en el mar que para ellos era equivalente al fin de la vida misma.

.

Etiquetado: , , , ,