La familia de las bayas –integrada por frutas como la cereza, fresa, zarzamora, arándano y moras–, además de ser popular por su sabor, jugosidad y frescura, es cada vez más demandada por sus cualidades nutricionales. Estas son las increíbles propiedades de algunas de ellas:

La mora azul: evita el deterioro del colágeno en nuestros tejidos y encabeza la lista de todas las frutas antioxidantes. Ayuda al cuerpo a sintetizar la vitamina C y mejora la integridad de los vasos y los tejidos.

Fresa: además de sus propiedades antioxidantes, constituye una significativa fuente de potasio, fibra, vitamina C, vitamina K, magnesio, yodo, folato, ácidos grasos, omega 3 y cobre.

Cereza: reduce los síntomas de la artritis, padecimientos inflamatorios, jaquecas y migrañas. Ayudan además a preservar el sueño.

Zarzamora: tiene compuestos que combaten el cáncer y enfermedades crónicas. Se considera un reductor de los niveles de colesterol.

Todas las bayas contienen propiedades antioxidantes. De hecho, está comprobado que las mujeres que comen más de tres porciones de cerezas o de mora azul a la semana tienen 34% menos de probabilidades de un ataque al corazón.

Este grupo también es considerado como el clan la felicidad, pues contiene triptófano, un aminoácido esencial para la fabricación de serotonina. Hace un par de décadas, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) comprobaron que un puñado de cerezas, por ejemplo, puede funcionar como un efectivo antidepresivo. La ingesta de bayas mejora el humor y provoca una mente positiva. ¿Qué esperas?

.

La familia de las bayas –integrada por frutas como la cereza, fresa, zarzamora, arándano y moras–, además de ser popular por su sabor, jugosidad y frescura, es cada vez más demandada por sus cualidades nutricionales. Estas son las increíbles propiedades de algunas de ellas:

La mora azul: evita el deterioro del colágeno en nuestros tejidos y encabeza la lista de todas las frutas antioxidantes. Ayuda al cuerpo a sintetizar la vitamina C y mejora la integridad de los vasos y los tejidos.

Fresa: además de sus propiedades antioxidantes, constituye una significativa fuente de potasio, fibra, vitamina C, vitamina K, magnesio, yodo, folato, ácidos grasos, omega 3 y cobre.

Cereza: reduce los síntomas de la artritis, padecimientos inflamatorios, jaquecas y migrañas. Ayudan además a preservar el sueño.

Zarzamora: tiene compuestos que combaten el cáncer y enfermedades crónicas. Se considera un reductor de los niveles de colesterol.

Todas las bayas contienen propiedades antioxidantes. De hecho, está comprobado que las mujeres que comen más de tres porciones de cerezas o de mora azul a la semana tienen 34% menos de probabilidades de un ataque al corazón.

Este grupo también es considerado como el clan la felicidad, pues contiene triptófano, un aminoácido esencial para la fabricación de serotonina. Hace un par de décadas, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) comprobaron que un puñado de cerezas, por ejemplo, puede funcionar como un efectivo antidepresivo. La ingesta de bayas mejora el humor y provoca una mente positiva. ¿Qué esperas?

.

Etiquetado: , , ,