Antes del nacimiento de las ciudades y del surgimiento de la agricultura, los perros ya acompañaban a los hombres. Es curioso que esta singular relación haya surgido con la especie animal que hace miles de años fue nuestro principal rival dentro de la cadena alimenticia, y que hoy, según algunos estudios científicos, se ha conectado al hombre a un nivel químico, gracias a los siglos y siglos de evolución a nuestro lado. Los perros perciben los sentimientos humanos de formas que hoy apenas intuimos y, también, son una parte esencial de nuestro universo simbólico y mitológico.

Los perros (Canis lupus familiaris) son descendientes directos de los lobos (Canis lupus). Los expertos creen que hace unos 200,000 años algunos de estos cánidos, especialmente aquellos que no eran parte de una manada, se acercaron a las comunidades humanas, y así nació una relación de mutua ayuda entre ambas especies. Los hombres alimentaban a los lobos con sobras de su propio alimento, y a cambio éstos les ayudaban a cazar o cuidar sus territorios. Con el tiempo, la cercanía de los hombres con los perros generó un cambio evolutivo: éstos comenzaron a tener hocicos y dientes más pequeños, y a ser menos agresivos. Con el paso del tiempo, además, sus cuerpos comenzaron a cambiar para adaptarse a las distintas tareas que el hombre les daba.

Al ser criaturas que formaban sociedades, los perros se adaptaron perfectamente a los grupos humanos. Son el primer animal que fue domesticado por el hombre, algo que sucedió hace unos 33,000 años. Fue en el siglo XIX cuando el hombre comenzó a interesarse en la distintas razas de perros que existen, a nombrarlas y describirlas, especialmente en la Inglaterra victoriana, cuando los concursos de perros se convirtieron en una moda.

En este fabuloso video animado de TedEd —que supone un claro tributo estético a los canes que alguna vez retrató el artista Keith Haring—, el antropólogo y divulgador de la ciencia David Ian Howe narra de manera breve y divertida la historia de los perros y su muy especial relación con el hombre.

  
 

Imagen: Dominio público

Antes del nacimiento de las ciudades y del surgimiento de la agricultura, los perros ya acompañaban a los hombres. Es curioso que esta singular relación haya surgido con la especie animal que hace miles de años fue nuestro principal rival dentro de la cadena alimenticia, y que hoy, según algunos estudios científicos, se ha conectado al hombre a un nivel químico, gracias a los siglos y siglos de evolución a nuestro lado. Los perros perciben los sentimientos humanos de formas que hoy apenas intuimos y, también, son una parte esencial de nuestro universo simbólico y mitológico.

Los perros (Canis lupus familiaris) son descendientes directos de los lobos (Canis lupus). Los expertos creen que hace unos 200,000 años algunos de estos cánidos, especialmente aquellos que no eran parte de una manada, se acercaron a las comunidades humanas, y así nació una relación de mutua ayuda entre ambas especies. Los hombres alimentaban a los lobos con sobras de su propio alimento, y a cambio éstos les ayudaban a cazar o cuidar sus territorios. Con el tiempo, la cercanía de los hombres con los perros generó un cambio evolutivo: éstos comenzaron a tener hocicos y dientes más pequeños, y a ser menos agresivos. Con el paso del tiempo, además, sus cuerpos comenzaron a cambiar para adaptarse a las distintas tareas que el hombre les daba.

Al ser criaturas que formaban sociedades, los perros se adaptaron perfectamente a los grupos humanos. Son el primer animal que fue domesticado por el hombre, algo que sucedió hace unos 33,000 años. Fue en el siglo XIX cuando el hombre comenzó a interesarse en la distintas razas de perros que existen, a nombrarlas y describirlas, especialmente en la Inglaterra victoriana, cuando los concursos de perros se convirtieron en una moda.

En este fabuloso video animado de TedEd —que supone un claro tributo estético a los canes que alguna vez retrató el artista Keith Haring—, el antropólogo y divulgador de la ciencia David Ian Howe narra de manera breve y divertida la historia de los perros y su muy especial relación con el hombre.

  
 

Imagen: Dominio público