A lo largo de ese extático desfile que es la historia de los libros, de pronto aparecen ediciones destinadas a no olvidarse. Generalmente éstas germinan en intersecciones entre circunstancias y aciertos que acaban por forjar ese brillo particular. Cuando esto ocurre y esa pieza alcanza las manos de un lector, entonces se consuma un momento precioso, algo así como cuando una piedra embona a la perfección en la alhaja que le está destinada.

415bFYu+0ELLos novicios de Sais fue escrito por Novalis en 1802 y traducido al francés en 1825. Esta especie de danza de filosofía poética alrededor de la naturaleza –el eje omnipresente en la obra del alemán– encantó a muchos de los más brillantes creadores de la época, entre ellos Rilke, Borges, Hesse y Klee, quien inspirado por las bullentes alegorías que comparte Novalis realizó una serie de ilustraciones. Estos dibujos serían fundidos con su musa original en una edición publicada en 2005 por Archipielago Books, con la traducción de Ralph Manheim.

Trazos que apenas emergen del secreto blanco. Minimalismo empático. Así traduce para nosotros Klee las reflexiones de uno de los más entrañables románticos de la historia. La simpleza infantil del francés prueba ser un medio ideal para visualizar una congregación imaginaria de jardineros del espíritu en Egipto, de la cual Novalis se encarga de extraer filamentos invaluables.

Tal vez nadie haya diluido la distancia que separa lo racional de lo natural con la sensibilidad que Novalis imprimió a Los novicios de Sais. Y cuando vemos esta obra ilustrada con los dibujos de Klee el mensaje adquiere una esperanzadora gracia que se queda ahí, entre tus manos.

.

193926_3088306

.

A lo largo de ese extático desfile que es la historia de los libros, de pronto aparecen ediciones destinadas a no olvidarse. Generalmente éstas germinan en intersecciones entre circunstancias y aciertos que acaban por forjar ese brillo particular. Cuando esto ocurre y esa pieza alcanza las manos de un lector, entonces se consuma un momento precioso, algo así como cuando una piedra embona a la perfección en la alhaja que le está destinada.

415bFYu+0ELLos novicios de Sais fue escrito por Novalis en 1802 y traducido al francés en 1825. Esta especie de danza de filosofía poética alrededor de la naturaleza –el eje omnipresente en la obra del alemán– encantó a muchos de los más brillantes creadores de la época, entre ellos Rilke, Borges, Hesse y Klee, quien inspirado por las bullentes alegorías que comparte Novalis realizó una serie de ilustraciones. Estos dibujos serían fundidos con su musa original en una edición publicada en 2005 por Archipielago Books, con la traducción de Ralph Manheim.

Trazos que apenas emergen del secreto blanco. Minimalismo empático. Así traduce para nosotros Klee las reflexiones de uno de los más entrañables románticos de la historia. La simpleza infantil del francés prueba ser un medio ideal para visualizar una congregación imaginaria de jardineros del espíritu en Egipto, de la cual Novalis se encarga de extraer filamentos invaluables.

Tal vez nadie haya diluido la distancia que separa lo racional de lo natural con la sensibilidad que Novalis imprimió a Los novicios de Sais. Y cuando vemos esta obra ilustrada con los dibujos de Klee el mensaje adquiere una esperanzadora gracia que se queda ahí, entre tus manos.

.

193926_3088306

.

Etiquetado: , , ,