Las creaciones del hombre han sido en muchos casos cristalizaciones de sus propios gestos: un vaso para beber agua fue la respuesta mimética a la curvatura que puede adoptar la mano al beber en ella. De tal forma, el ser humano plagó el mundo con reflexiones en torno a su cuerpo y su naturaleza. Llegado el momento de resolver el problema de habitar el mundo, se franqueó un límite entre su territorio y el de las demás criaturas; al levantar su morada aludió al cuerpo como casa y así también a las estructuras cavernosas de la madre naturaleza. Poetizadas ahora en nuestro interior se encuentran los recuerdos vagos de aquellas primeras experiencias, y algunos hombres logran acceder a ellas naturalmente, como el arquitecto Aldo Rossi (1931-1997).

IMG_6165

Este fabuloso filósofo del espacio realizó importantes edificios en varias partes del mundo, inspirado en el modernismo italiano y valido de su carácter crítico y audaz manifestó la comprensión que tenía de las ciudades, de su dinámica interna y de sus necesidades para favorecer el flujo y la armonía dentro de ellas. Algunos de sus edificios más representativos son: el Teatro del Mondo, diseñado para la bienal de Venecia 1979, la Ópera Nacional de Génova y el Lighthouse Theatre, en Toronto. Aldo Rossi practicaba el culto a la memoria y la creatividad, es un poeta del espacio y del ritmo arquitectónico, sus edificios son sobrios reflejos de sus pasiones.

00-aldo-rossi-jannone

Por otro lado, las visiones imaginarias de Rossi quedaron plasmadas en papel, dibujos bellísimos en los que se aprecian ciudades caprichosas que se escapan de la lógica física, pero que siguen siendo matemáticas precisas, que engañan al ojo y que maravillan por su meticulosidad y magia. Remiten a las cartografías renacentistas mezcladas con las visiones imposibles de M.C. Escher. Las vistas cenitales de las construcciones policromadas de sus dibujos en ocasiones remiten a templos futuristas, parecen lugares de reunión donde las discusiones toman forma de la misma manera en que sucedieron en la Grecia antigua, o como sucederán en las futuras redes de mundos.

Es muy factible que en sus obras bidimensionales algunos encuentren las ciudades invisibles de Italo Calvino, y no sorprendería que alguien ya hubiera soñado con esos lugares que dibujó el maestro arquitecto. Las perspectivas cruzadas que conviven en el mismo espacio onírico con acercamientos detallados a las texturas creando micro-planos, que nos permiten múltiples visiones transformando la observación en meditación profunda.

El legado que nos ha dejado este visionario va más allá de los planos X, Y y Z, se plantan en una dimensión ulterior mucho más sutil que ésta, donde sueños fantasías y realidad se confunden.

.

Las creaciones del hombre han sido en muchos casos cristalizaciones de sus propios gestos: un vaso para beber agua fue la respuesta mimética a la curvatura que puede adoptar la mano al beber en ella. De tal forma, el ser humano plagó el mundo con reflexiones en torno a su cuerpo y su naturaleza. Llegado el momento de resolver el problema de habitar el mundo, se franqueó un límite entre su territorio y el de las demás criaturas; al levantar su morada aludió al cuerpo como casa y así también a las estructuras cavernosas de la madre naturaleza. Poetizadas ahora en nuestro interior se encuentran los recuerdos vagos de aquellas primeras experiencias, y algunos hombres logran acceder a ellas naturalmente, como el arquitecto Aldo Rossi (1931-1997).

IMG_6165

Este fabuloso filósofo del espacio realizó importantes edificios en varias partes del mundo, inspirado en el modernismo italiano y valido de su carácter crítico y audaz manifestó la comprensión que tenía de las ciudades, de su dinámica interna y de sus necesidades para favorecer el flujo y la armonía dentro de ellas. Algunos de sus edificios más representativos son: el Teatro del Mondo, diseñado para la bienal de Venecia 1979, la Ópera Nacional de Génova y el Lighthouse Theatre, en Toronto. Aldo Rossi practicaba el culto a la memoria y la creatividad, es un poeta del espacio y del ritmo arquitectónico, sus edificios son sobrios reflejos de sus pasiones.

00-aldo-rossi-jannone

Por otro lado, las visiones imaginarias de Rossi quedaron plasmadas en papel, dibujos bellísimos en los que se aprecian ciudades caprichosas que se escapan de la lógica física, pero que siguen siendo matemáticas precisas, que engañan al ojo y que maravillan por su meticulosidad y magia. Remiten a las cartografías renacentistas mezcladas con las visiones imposibles de M.C. Escher. Las vistas cenitales de las construcciones policromadas de sus dibujos en ocasiones remiten a templos futuristas, parecen lugares de reunión donde las discusiones toman forma de la misma manera en que sucedieron en la Grecia antigua, o como sucederán en las futuras redes de mundos.

Es muy factible que en sus obras bidimensionales algunos encuentren las ciudades invisibles de Italo Calvino, y no sorprendería que alguien ya hubiera soñado con esos lugares que dibujó el maestro arquitecto. Las perspectivas cruzadas que conviven en el mismo espacio onírico con acercamientos detallados a las texturas creando micro-planos, que nos permiten múltiples visiones transformando la observación en meditación profunda.

El legado que nos ha dejado este visionario va más allá de los planos X, Y y Z, se plantan en una dimensión ulterior mucho más sutil que ésta, donde sueños fantasías y realidad se confunden.

.

Etiquetado: , ,