Caminar ha sido para el ser humano motivo de reunión y comunión. Los caminos han sido el punto a veces azaroso de encuentro para personas con un destino común, o al menos parcialmente compartido. Caminando ha sido como, desde tiempos de Aristóteles, el hombre ha investigado en conjunto si el espíritu tiene nueve o 12 categorías, si el mundo termina en nuestra percepción o si las cosas existen más allá de su significado. Como en Los cuentos de Canterbury, caminar es, de algún modo, ir al encuentro de una porción de destino.

Ya sea por elementos como el ritmo o la repetición, caminar también tiene un carácter francamente ritual. En prácticas como las procesiones religiosas o los trayectos breves y circulares que se emprendían en ciertos ritos de iniciación, el movimiento de la caminata se erige como un vehículo para conjurar una intención colectiva.

Al peregrinar se hacen coincidir al menos tres momentos distintos del tiempo: el pasado en que se efectuaron otras peregrinaciones, el presente en que se realiza esta, y ese no-tiempo del rito que está concretizado en el fin de la peregrinación, la iglesia o templo, el destino compartido que siempre está ahí (quizá porque en realidad es el propio trayecto). La magia de esa confluencia sólo es posible en el ánimo místico que surge y se nutre de los pasos que paulatinamente nos acercan a nuestro destino ritual.

Las procesiones son ritos comunes en muchas culturas. Se trata de una colaboración rítmica que implica fundirse, mediante el movimiento, en un mismo trayecto que condensa tiempo y espacio. Ya sea que responda a un carácter iniciático, celebratorio, artístico o devoto, una procesión conlleva necesariamente un andar alegórico, siendo cada paso más que un paso, y una comunión dinámica donde el “yo” se diluye en favor de su versión colectiva.

Para celebrar la apertura del Faena Forum Miami Beach el 16 de abril de 2016, puedes unirte a nosotros en una peregrinación-performance. Involucrarte es fácil y todos están invitados. Envía tu proyecto a www.faenaart.org antes del 15 de octubre.

.

Caminar ha sido para el ser humano motivo de reunión y comunión. Los caminos han sido el punto a veces azaroso de encuentro para personas con un destino común, o al menos parcialmente compartido. Caminando ha sido como, desde tiempos de Aristóteles, el hombre ha investigado en conjunto si el espíritu tiene nueve o 12 categorías, si el mundo termina en nuestra percepción o si las cosas existen más allá de su significado. Como en Los cuentos de Canterbury, caminar es, de algún modo, ir al encuentro de una porción de destino.

Ya sea por elementos como el ritmo o la repetición, caminar también tiene un carácter francamente ritual. En prácticas como las procesiones religiosas o los trayectos breves y circulares que se emprendían en ciertos ritos de iniciación, el movimiento de la caminata se erige como un vehículo para conjurar una intención colectiva.

Al peregrinar se hacen coincidir al menos tres momentos distintos del tiempo: el pasado en que se efectuaron otras peregrinaciones, el presente en que se realiza esta, y ese no-tiempo del rito que está concretizado en el fin de la peregrinación, la iglesia o templo, el destino compartido que siempre está ahí (quizá porque en realidad es el propio trayecto). La magia de esa confluencia sólo es posible en el ánimo místico que surge y se nutre de los pasos que paulatinamente nos acercan a nuestro destino ritual.

Las procesiones son ritos comunes en muchas culturas. Se trata de una colaboración rítmica que implica fundirse, mediante el movimiento, en un mismo trayecto que condensa tiempo y espacio. Ya sea que responda a un carácter iniciático, celebratorio, artístico o devoto, una procesión conlleva necesariamente un andar alegórico, siendo cada paso más que un paso, y una comunión dinámica donde el “yo” se diluye en favor de su versión colectiva.

Para celebrar la apertura del Faena Forum Miami Beach el 16 de abril de 2016, puedes unirte a nosotros en una peregrinación-performance. Involucrarte es fácil y todos están invitados. Envía tu proyecto a www.faenaart.org antes del 15 de octubre.

.

Etiquetado: , , ,