Una pregunta en apariencia tan sencilla como “¿Cuál es tu libro favorito?” puede complicarse si la persona a quien se le dirige ha hecho de escribir una de sus actividades fundamentales. Por lo regular, personas así conceden una importancia a todo lo concerniente al lenguaje, en casi cualquiera de sus formas, por lo que desarrollan sensibilidad y criterios que los llevan a ponderar estos asuntos de manera única, todo ello porque en su cosmogonía personal, la escritura y el lenguaje ocupan un lugar imprescindible, podría decirse que incluso vital.

“¿Cuál es tu libro favorito?”, dice la pregunta, pero esto para un escritor es un problema. ¿Favorito para qué? ¿Para inspirarse? ¿Para aprender? ¿Favorito cuándo? ¿En la infancia o la edad adulta? ¿Favorito por qué? ¿Por su historia? ¿Por su manejo de las técnicas narrativas? ¿Por su efecto sobre la literatura?

Como vemos, la respuesta no es sencilla y en ciertos casos, para responderla, hace falta escribir otro libro.

Eso fue lo que hizo Henry Miller, quien en 1952 publicó Los libros en mi vida, un texto “autobiobibliográfico” en el que Miller quiso reivindicar a los libros como medios de conocimiento del mundo, algo que parece obvio pero que en su época (no muy distinta en eso a la nuestra) era una verdad más reverenciada que practicada. Al respecto, en el prefacio de la obra, escribió:

El fin principal que motiva este libro es rendir homenaje a quien lo merece, labor que de antemano sé que resulta imposible realizar. Si quisiera hacerla como corresponde tendría que ponerme de rodillas para agradecer a cada hoja de pasto el haberse dignado alzar su cabeza. En esta vana tarea me anima principalmente el hecho de que en general conocemos demasiado poco las influencias que modelan la vida y la obra del escritor. En su pomposa altanería y arrogancia, el crítico deforma el cuadro hasta volverlo irreconocible. El autor, por veraz que crea ser, inevitablemente tiene que deformarlo también. El psicólogo, con su enfoque unilateral de las cosas, sólo profundiza el borrón. Como escritor, no creo ser la excepción a la regla. Yo también soy culpable de alterar, deformar y disfrazar los hechos, siempre que los “hechos” existan. Mi esfuerzo consciente —aunque quizá falible— se ha orientado en sentido contrario. Estoy de parte de la revelación, aunque no siempre de parte de la belleza, la verdad, la sabiduría, la armonía y la perfección en incesante evolución. En esta obra ofrezco datos nuevos que habrán de juzgarse o analizarse, o de aceptarse y disfrutarse por el mero hecho de disfrutarlos. Naturalmente, no puedo escribir sobre todos los libros y mucho menos sobre todos los libros importantes que he leído en el curso de mi vida. Pero pienso seguir escribiendo sobre libros y autores hasta agotar la importancia que tiene (para mí) este dominio de la realidad.

 La obra es en cierto modo impresionante porque traza con precisión el itinerario de una vida lectora, sigue esas “jornadas de lectura” que para algunos como Miller comienzan en la infancia y terminan casi con la vida misma, una especie de curso paralelo a la existencia misma que recibe los vaivenes de esta y quizá a veces incluso los provoca. Todo esto en el mejor estilo irreverente que caracterizó al autor.

Al final, Miller agregó el apéndice “Los cien libros que más influyeron en mí”, una selección rigurosa y exquisita que vale la pena seguir con el doble propósito de conocer un poco más a Miller pero también para aprender de él, sin olvidar la consigna de que cada cual debe seguir su propio camino, incluso entre los libros.

A continuación transcribimos la lista según figura en la traducción española de la obra.

.

 

1. Antiguos dramaturgos griegos.

2. Las mil y una noches (para niños).

3. Las Comedias isabelinas (excepto Shakespeare).

4. Comedias europeas del siglo XIX, inclusive las rusas e irlandesas.

5. Mitos y leyendas griegos.

6. Los caballeros de la corte del rey Arturo.

7. Abélard, Pierre: The Story of My Misfortunes.

8. Alain Fournier: The Wanderer (El Vagabundo).

9. Andersen, Hans Christian: Cuentos de Andersen.

10. Anónimo Diary of a Lost One.

11. Balzac, Honorato de: Serafita. Louis Lambert.

12. Balzac, Honorato, Louis Lambert

13. Bellamy, Edward: En la noche del pasado.

14. Belloc, Hilaire: The Path to Rome (El camino de Roma).

15. Blabvatsky, Mme. H. P.: La doctrina secreta.

16. Bocaccio, Giovanni: El decamerón.

17. Bretón, André: Nadja.

18. Bronté, Emily: Cumbres borrascosas.

19. Bulwer-Lytton, Edward: Los últimos días de Pompeya.

20. Carroll, Lewis: Alicia en el país de las maravillas.

21. Céline, Louis Ferdinand: Viaje al fin de la noche.

22. Cellini, Benvenuto: Autobiografía.

23. Cendrars, Blaise: Virtualmente todas sus obras.

24. Chesterton, G. K.: San Francisco de Asís.

25. Conrad, Joseph: Todos sus libros.

26. Cooper, James Fenimore: Cuentos.

27. Defoe, Daniel: Robinson Crusoe.

28. De Nerval, Gérard: sus obras.

29. Dostoievsky, Fedor: sus obras.

30. Dreiser, Theodore: sus obras.

31. Duhamel, Georges: Diario de Salavin.

32. Du Maurier, George: Trilby.

33. Dumas, Alejandro: Los tres mosqueteros.

34. Eckermann, Johann Peter: Conversaciones con Goethe.

35. Eltzbachel, Paul: Anarchism (Anarquismo).

36. Emerson, Ralph Waldo: Hombres representativos.

37. Fabre, Henri: sus obras.

38. Faure, Elie: Historia del arte.

39. Fenollosa, Ernest: El carácter de la escritura china como medio poético.

40. Gide, André: Dostoievsky.

41. Giono, Jean: Retus, d’Obéissance, Que majóte, Demeure, Jean le Bleu.

42. Giono, Jean: Refus d’Obéissance

43. Giono, Jean: Que ma joie domeure

44. Grimm, Hermanos: Cuentos de Grimm.

45. Gutkind, Erich: The Absolute Collective.

46. Haggard, Rider: Ella.

47. Hamsun, Knut: sus obras.

48. Henty, G. A.: sus obras.

49. Hesse, Hermann: Siddharta.

50. Hudson, W. H.: sus obras.

51. Hugo, Víctor: Los miserables.

52. Huysmans, Joris Karl: Contra natura.

53. Joyce, James: Ulises.

54. Keyserling, Hermann: Meditaciones sudamericanas.

55. Kropotkin, Pedro: Mutual Aid (El apoyo mutuo).

56. Laotse: Tao Teh-King.

57. Latzko, Andreas: Men ir War (Hombres en la guerra).

58. Long, Haniel: Interlinear to Cabeza de Vaca.

59. M.: El evangelio de Ramakrishna.

60. Machen, Arthur: La colina de los sueños.

61. Maeterlinck, Maurice: sus obras.

62. Mann, Thomas: La montaña mágica.

63. Mencken, H. L.: Prejuicios.

64. Nietzsche, Friedrich: sus obras.

65. Nijinsky, Vaslav: Diario.

66. Nordhoff y Hall: Motín a bordo.

67. Nostradamus, The Centuries.

68. Peck, George Wilbur: Peck s Bad Boy.

69. Percival, W. O. William: Blake’s Circle o/Destiny.

70. Petronio: El satiricón.

71. Plutarco: Vidas paralelas.

72. Powys, John Cowper: Visions and Revisions.

73. Prescott, William H.: Historia de la conquista de Méjico,

74. Perscott, William H.:Historia de la conquista del Perú.

75. Proust, Marcel: En busca del tiempo perdido.

76. Rabelais, Francois: Gargantúa y Pantagruel.

77. Rimbaud, Jean-Arthur: sus obras.

78. Rolland, Romain: Juan Cristóbal,

79. Rolland, Romain: Profetas de la India.

80. Rudyar, Dañe: Astrology and Personality.

81. Saltus, Edgar: La púrpura imperial.

82. Scott, Sir Walter: Ivanhoe

83. Sienkiewicz, Henry: Quo vadis?

84. Sikelianos, Anghelos: Proanakrousma.

85. Sinnett, A. P.: Esoteric Buddhism.

86. Spencer, Herbert: Autobiografía.

87. Spengler, Oswald: Decadencia de Occidente.

88. Strindberg, August: El infierno.

89. Suarés, Cario: Krishnamurti.

90. Suzuki, Daisetz Teitaró: Introducción al budismo Zen.

91. Swift, Jonathan: Los viajes de Gulliver.

92. Tennyson, Alfred: Idilios del rey.

93. Thoreau, Henry David: Desobediencia civil y otros ensayos.

94. Twain, Mark: Aventuras de Huckleberry Finn.

95. Van Gogh, Vincent: Cartas a mi hermano Theo.

96. Wassermann, Jacob: El caso Maurizíus.

97. Weigall, Arthur: Akenatón.

98. Welch, Galbraith: The Unveiling of Timbuctoo.

99. Werfel, Franz: Star of the Unborn

100. Whitman, Walt: Hojas de hierba.

Una pregunta en apariencia tan sencilla como “¿Cuál es tu libro favorito?” puede complicarse si la persona a quien se le dirige ha hecho de escribir una de sus actividades fundamentales. Por lo regular, personas así conceden una importancia a todo lo concerniente al lenguaje, en casi cualquiera de sus formas, por lo que desarrollan sensibilidad y criterios que los llevan a ponderar estos asuntos de manera única, todo ello porque en su cosmogonía personal, la escritura y el lenguaje ocupan un lugar imprescindible, podría decirse que incluso vital.

“¿Cuál es tu libro favorito?”, dice la pregunta, pero esto para un escritor es un problema. ¿Favorito para qué? ¿Para inspirarse? ¿Para aprender? ¿Favorito cuándo? ¿En la infancia o la edad adulta? ¿Favorito por qué? ¿Por su historia? ¿Por su manejo de las técnicas narrativas? ¿Por su efecto sobre la literatura?

Como vemos, la respuesta no es sencilla y en ciertos casos, para responderla, hace falta escribir otro libro.

Eso fue lo que hizo Henry Miller, quien en 1952 publicó Los libros en mi vida, un texto “autobiobibliográfico” en el que Miller quiso reivindicar a los libros como medios de conocimiento del mundo, algo que parece obvio pero que en su época (no muy distinta en eso a la nuestra) era una verdad más reverenciada que practicada. Al respecto, en el prefacio de la obra, escribió:

El fin principal que motiva este libro es rendir homenaje a quien lo merece, labor que de antemano sé que resulta imposible realizar. Si quisiera hacerla como corresponde tendría que ponerme de rodillas para agradecer a cada hoja de pasto el haberse dignado alzar su cabeza. En esta vana tarea me anima principalmente el hecho de que en general conocemos demasiado poco las influencias que modelan la vida y la obra del escritor. En su pomposa altanería y arrogancia, el crítico deforma el cuadro hasta volverlo irreconocible. El autor, por veraz que crea ser, inevitablemente tiene que deformarlo también. El psicólogo, con su enfoque unilateral de las cosas, sólo profundiza el borrón. Como escritor, no creo ser la excepción a la regla. Yo también soy culpable de alterar, deformar y disfrazar los hechos, siempre que los “hechos” existan. Mi esfuerzo consciente —aunque quizá falible— se ha orientado en sentido contrario. Estoy de parte de la revelación, aunque no siempre de parte de la belleza, la verdad, la sabiduría, la armonía y la perfección en incesante evolución. En esta obra ofrezco datos nuevos que habrán de juzgarse o analizarse, o de aceptarse y disfrutarse por el mero hecho de disfrutarlos. Naturalmente, no puedo escribir sobre todos los libros y mucho menos sobre todos los libros importantes que he leído en el curso de mi vida. Pero pienso seguir escribiendo sobre libros y autores hasta agotar la importancia que tiene (para mí) este dominio de la realidad.

 La obra es en cierto modo impresionante porque traza con precisión el itinerario de una vida lectora, sigue esas “jornadas de lectura” que para algunos como Miller comienzan en la infancia y terminan casi con la vida misma, una especie de curso paralelo a la existencia misma que recibe los vaivenes de esta y quizá a veces incluso los provoca. Todo esto en el mejor estilo irreverente que caracterizó al autor.

Al final, Miller agregó el apéndice “Los cien libros que más influyeron en mí”, una selección rigurosa y exquisita que vale la pena seguir con el doble propósito de conocer un poco más a Miller pero también para aprender de él, sin olvidar la consigna de que cada cual debe seguir su propio camino, incluso entre los libros.

A continuación transcribimos la lista según figura en la traducción española de la obra.

.

 

1. Antiguos dramaturgos griegos.

2. Las mil y una noches (para niños).

3. Las Comedias isabelinas (excepto Shakespeare).

4. Comedias europeas del siglo XIX, inclusive las rusas e irlandesas.

5. Mitos y leyendas griegos.

6. Los caballeros de la corte del rey Arturo.

7. Abélard, Pierre: The Story of My Misfortunes.

8. Alain Fournier: The Wanderer (El Vagabundo).

9. Andersen, Hans Christian: Cuentos de Andersen.

10. Anónimo Diary of a Lost One.

11. Balzac, Honorato de: Serafita. Louis Lambert.

12. Balzac, Honorato, Louis Lambert

13. Bellamy, Edward: En la noche del pasado.

14. Belloc, Hilaire: The Path to Rome (El camino de Roma).

15. Blabvatsky, Mme. H. P.: La doctrina secreta.

16. Bocaccio, Giovanni: El decamerón.

17. Bretón, André: Nadja.

18. Bronté, Emily: Cumbres borrascosas.

19. Bulwer-Lytton, Edward: Los últimos días de Pompeya.

20. Carroll, Lewis: Alicia en el país de las maravillas.

21. Céline, Louis Ferdinand: Viaje al fin de la noche.

22. Cellini, Benvenuto: Autobiografía.

23. Cendrars, Blaise: Virtualmente todas sus obras.

24. Chesterton, G. K.: San Francisco de Asís.

25. Conrad, Joseph: Todos sus libros.

26. Cooper, James Fenimore: Cuentos.

27. Defoe, Daniel: Robinson Crusoe.

28. De Nerval, Gérard: sus obras.

29. Dostoievsky, Fedor: sus obras.

30. Dreiser, Theodore: sus obras.

31. Duhamel, Georges: Diario de Salavin.

32. Du Maurier, George: Trilby.

33. Dumas, Alejandro: Los tres mosqueteros.

34. Eckermann, Johann Peter: Conversaciones con Goethe.

35. Eltzbachel, Paul: Anarchism (Anarquismo).

36. Emerson, Ralph Waldo: Hombres representativos.

37. Fabre, Henri: sus obras.

38. Faure, Elie: Historia del arte.

39. Fenollosa, Ernest: El carácter de la escritura china como medio poético.

40. Gide, André: Dostoievsky.

41. Giono, Jean: Retus, d’Obéissance, Que majóte, Demeure, Jean le Bleu.

42. Giono, Jean: Refus d’Obéissance

43. Giono, Jean: Que ma joie domeure

44. Grimm, Hermanos: Cuentos de Grimm.

45. Gutkind, Erich: The Absolute Collective.

46. Haggard, Rider: Ella.

47. Hamsun, Knut: sus obras.

48. Henty, G. A.: sus obras.

49. Hesse, Hermann: Siddharta.

50. Hudson, W. H.: sus obras.

51. Hugo, Víctor: Los miserables.

52. Huysmans, Joris Karl: Contra natura.

53. Joyce, James: Ulises.

54. Keyserling, Hermann: Meditaciones sudamericanas.

55. Kropotkin, Pedro: Mutual Aid (El apoyo mutuo).

56. Laotse: Tao Teh-King.

57. Latzko, Andreas: Men ir War (Hombres en la guerra).

58. Long, Haniel: Interlinear to Cabeza de Vaca.

59. M.: El evangelio de Ramakrishna.

60. Machen, Arthur: La colina de los sueños.

61. Maeterlinck, Maurice: sus obras.

62. Mann, Thomas: La montaña mágica.

63. Mencken, H. L.: Prejuicios.

64. Nietzsche, Friedrich: sus obras.

65. Nijinsky, Vaslav: Diario.

66. Nordhoff y Hall: Motín a bordo.

67. Nostradamus, The Centuries.

68. Peck, George Wilbur: Peck s Bad Boy.

69. Percival, W. O. William: Blake’s Circle o/Destiny.

70. Petronio: El satiricón.

71. Plutarco: Vidas paralelas.

72. Powys, John Cowper: Visions and Revisions.

73. Prescott, William H.: Historia de la conquista de Méjico,

74. Perscott, William H.:Historia de la conquista del Perú.

75. Proust, Marcel: En busca del tiempo perdido.

76. Rabelais, Francois: Gargantúa y Pantagruel.

77. Rimbaud, Jean-Arthur: sus obras.

78. Rolland, Romain: Juan Cristóbal,

79. Rolland, Romain: Profetas de la India.

80. Rudyar, Dañe: Astrology and Personality.

81. Saltus, Edgar: La púrpura imperial.

82. Scott, Sir Walter: Ivanhoe

83. Sienkiewicz, Henry: Quo vadis?

84. Sikelianos, Anghelos: Proanakrousma.

85. Sinnett, A. P.: Esoteric Buddhism.

86. Spencer, Herbert: Autobiografía.

87. Spengler, Oswald: Decadencia de Occidente.

88. Strindberg, August: El infierno.

89. Suarés, Cario: Krishnamurti.

90. Suzuki, Daisetz Teitaró: Introducción al budismo Zen.

91. Swift, Jonathan: Los viajes de Gulliver.

92. Tennyson, Alfred: Idilios del rey.

93. Thoreau, Henry David: Desobediencia civil y otros ensayos.

94. Twain, Mark: Aventuras de Huckleberry Finn.

95. Van Gogh, Vincent: Cartas a mi hermano Theo.

96. Wassermann, Jacob: El caso Maurizíus.

97. Weigall, Arthur: Akenatón.

98. Welch, Galbraith: The Unveiling of Timbuctoo.

99. Werfel, Franz: Star of the Unborn

100. Whitman, Walt: Hojas de hierba.

Etiquetado: , , ,