Jack Kerouac, el infatigable novelista beat, legó al mundo algo así como un “estilo de vida literario”. Cada una de sus historias contenía una fuerte carga vivencial, anecdótica. Y tal vez en esta misma tónica acuñó un listado de treinta creencias y técnicas para la vida y la prosa, legendariamente anotada en el hotel de Allen Ginsberg, en North Beach, un año antes de que este compusiera el gran poema del paisaje literario estadounidense, Howl.

La lista evoca al Kerouac de Vagabundos del Dharma, un atleta de la palabra hechizado por el budismo. Por momentos casi un avatar de Li Po, el poeta de la embriaguez; por momentos una especie de quarterback del zen. Jack Kerouac nos enseña a quitar los frenos para que puedan surgir los dínamos del lenguaje, claras parcelas de luz diamantina. Sin miedo, el espíritu en automático.

.

 

1. Cuadernos secretos garabateados y salvajes páginas escritas a máquina,

para tu propia dicha.

2. Obediente a todo, abierto, escuchando.

3. Trata de nunca emborracharte fuera de tu casa.

4. Enamórate de tu propia vida.

5. Algo que sientes encontrará su propia forma.

6. Sé un demente estúpido-santo de la mente.

7. Sopla tan profundo como quieras soplar.

8. Escribe lo que quieras insondablemente desde el fondo de la mente.

9. Las visiones inefables del individuo.

10. Sin tiempo para la poesía más que exactamente lo que es.

11. Tics visionarios estremeciéndose en el pecho.

12. Fijación del trance soñando sobre un objeto ante ti.

13. Desaloja inhibiciones literarias, gramáticas y sintácticas.

14. Como Proust, sé un viejo adicto al té del tiempo.

15. Diciendo la verdadera historia del mundo en un monólogo interno.

16. El centro de la joya del interés es el ojo dentro del ojo.

17. Escribe en reminiscencia y asombro por ti mismo.

18. Trabaja desde el néctar del ojo medio afuera, nadando en el mar del

lenguaje.

19. Acepta la pérdida para siempre.

20. Cree en el sagrado contorno de la vida.

21. Lucha por trazar el flujo que ya existe intacto en la mente.

22. No pienses en palabras cuando te detengas sino para ver mejor el

cuadro.

23. Registra todos los días el día blasonado en tu mañana.

24. Sin miedo o pena en la dignidad de tu experiencia, conocimiento y

lenguaje.

25. Escribe para que el mundo lea y vea tus precisas imágenes de él.

26. El libro-película es la película en palabras, la forma visual americana.

27. En homenaje del Personaje en la solitaria Penumbra inhumana.

28. Componiendo salvaje, indisciplinado, puro, viniendo de abajo, entre más

loco mejor.

29. Eres un genio todo el tiempo.

30. Guionista-director de películas terrestres auspiciadas y angeladas en el

Cielo.

.

Imagen: Jack Kerouac and Peter Orlovsky horsing around on the beach, Tangier. From the Allen Ginsberg Collection of Photographs.

Jack Kerouac, el infatigable novelista beat, legó al mundo algo así como un “estilo de vida literario”. Cada una de sus historias contenía una fuerte carga vivencial, anecdótica. Y tal vez en esta misma tónica acuñó un listado de treinta creencias y técnicas para la vida y la prosa, legendariamente anotada en el hotel de Allen Ginsberg, en North Beach, un año antes de que este compusiera el gran poema del paisaje literario estadounidense, Howl.

La lista evoca al Kerouac de Vagabundos del Dharma, un atleta de la palabra hechizado por el budismo. Por momentos casi un avatar de Li Po, el poeta de la embriaguez; por momentos una especie de quarterback del zen. Jack Kerouac nos enseña a quitar los frenos para que puedan surgir los dínamos del lenguaje, claras parcelas de luz diamantina. Sin miedo, el espíritu en automático.

.

 

1. Cuadernos secretos garabateados y salvajes páginas escritas a máquina,

para tu propia dicha.

2. Obediente a todo, abierto, escuchando.

3. Trata de nunca emborracharte fuera de tu casa.

4. Enamórate de tu propia vida.

5. Algo que sientes encontrará su propia forma.

6. Sé un demente estúpido-santo de la mente.

7. Sopla tan profundo como quieras soplar.

8. Escribe lo que quieras insondablemente desde el fondo de la mente.

9. Las visiones inefables del individuo.

10. Sin tiempo para la poesía más que exactamente lo que es.

11. Tics visionarios estremeciéndose en el pecho.

12. Fijación del trance soñando sobre un objeto ante ti.

13. Desaloja inhibiciones literarias, gramáticas y sintácticas.

14. Como Proust, sé un viejo adicto al té del tiempo.

15. Diciendo la verdadera historia del mundo en un monólogo interno.

16. El centro de la joya del interés es el ojo dentro del ojo.

17. Escribe en reminiscencia y asombro por ti mismo.

18. Trabaja desde el néctar del ojo medio afuera, nadando en el mar del

lenguaje.

19. Acepta la pérdida para siempre.

20. Cree en el sagrado contorno de la vida.

21. Lucha por trazar el flujo que ya existe intacto en la mente.

22. No pienses en palabras cuando te detengas sino para ver mejor el

cuadro.

23. Registra todos los días el día blasonado en tu mañana.

24. Sin miedo o pena en la dignidad de tu experiencia, conocimiento y

lenguaje.

25. Escribe para que el mundo lea y vea tus precisas imágenes de él.

26. El libro-película es la película en palabras, la forma visual americana.

27. En homenaje del Personaje en la solitaria Penumbra inhumana.

28. Componiendo salvaje, indisciplinado, puro, viniendo de abajo, entre más

loco mejor.

29. Eres un genio todo el tiempo.

30. Guionista-director de películas terrestres auspiciadas y angeladas en el

Cielo.

.

Imagen: Jack Kerouac and Peter Orlovsky horsing around on the beach, Tangier. From the Allen Ginsberg Collection of Photographs.

Etiquetado: , , , ,