Sabía que el espejo decía la verdad.

Hermanos Grimm

.

 

La óptica es la verdadera magia. Los trucos ópticos de magos y artistas que se han juzgado como engaños, manipulan la luz y la percepción del ojo de formas tan asombrosas, tan verdaderas en muchos sentidos, como el más elaborado hechizo.

Desde hace siglos los pintores han utilizado espejos y lentes para lograr exactitud y realismo en sus obras. Da Vinci ya recomendaba el uso de un espejo para delimitar una escena y valorar una pintura. Mediante cálculos y mediciones, David Hockney (uno de los pintores vivos más importantes en elA12370.jpg Reino Unido) y el científico Charles Falco descubrieron que muchos de los retratos realistas de, por ejemplo, Van Eyck y Hans Holbein pudieron haberse hecho en parte con la ayuda de proyecciones de lentes y espejos cóncavos. Durero tiene un grabado en el que muestra una máquina de perspectiva que funciona como una cámara obscura, como las que utilizaba también Vermeer para lograr los efectos de luz y la perfección en el detalle de sus cuadros. Las cámaras oscuras proyectaban los objetos de cabeza, sin embargo, era muy sencillo marcar los contornos y luego voltear el cuadro, o utilizar espejos para voltear la imagen.

A partir del siglo XVII, se volvió popular el uso de un espejo convexo, entintado muchas veces en negro, que más tarde se conoció como espejo de Claude. El objeto recuerda a las bolas de cristal de las adivinas, al misterioso fondo de los pozos de tantas historias fantásticas. Así también podría haber sido el espejo que consulta la madrastra de Blanca Nieves para conocer la verdad. Lo curioso es que este espejo no era famoso por reflejar idéntica la realidad; era famoso por mejorarla.

Un paisaje visto en un espejo de Claude aparecía reflejado en colores armoniosos y tonos suaves. Las imágenes eran semejantes a los cuadros del pintor Claude Lorrain, quien dio nombre a los espejos aunque nunca los utilizó. Los turistas llevaban consigo un espejo de Claude en un estuche, como hoy en día llevan una cámara digital con filtros, para ver los paisajes en miniatura, embellecidos en su reflejo sobre la superficie entintada. Los pintores, que los utilizaban muchas veces para hacer bosquejos y notas de color, debían dar su espalda al paisaje para poder verlo reflejado en el espejo, metáfora quizás del artificio, de acto de dar la espalda a la realidad para poder reflejarla con fidelidad y belleza.

.

Sabía que el espejo decía la verdad.

Hermanos Grimm

.

 

La óptica es la verdadera magia. Los trucos ópticos de magos y artistas que se han juzgado como engaños, manipulan la luz y la percepción del ojo de formas tan asombrosas, tan verdaderas en muchos sentidos, como el más elaborado hechizo.

Desde hace siglos los pintores han utilizado espejos y lentes para lograr exactitud y realismo en sus obras. Da Vinci ya recomendaba el uso de un espejo para delimitar una escena y valorar una pintura. Mediante cálculos y mediciones, David Hockney (uno de los pintores vivos más importantes en elA12370.jpg Reino Unido) y el científico Charles Falco descubrieron que muchos de los retratos realistas de, por ejemplo, Van Eyck y Hans Holbein pudieron haberse hecho en parte con la ayuda de proyecciones de lentes y espejos cóncavos. Durero tiene un grabado en el que muestra una máquina de perspectiva que funciona como una cámara obscura, como las que utilizaba también Vermeer para lograr los efectos de luz y la perfección en el detalle de sus cuadros. Las cámaras oscuras proyectaban los objetos de cabeza, sin embargo, era muy sencillo marcar los contornos y luego voltear el cuadro, o utilizar espejos para voltear la imagen.

A partir del siglo XVII, se volvió popular el uso de un espejo convexo, entintado muchas veces en negro, que más tarde se conoció como espejo de Claude. El objeto recuerda a las bolas de cristal de las adivinas, al misterioso fondo de los pozos de tantas historias fantásticas. Así también podría haber sido el espejo que consulta la madrastra de Blanca Nieves para conocer la verdad. Lo curioso es que este espejo no era famoso por reflejar idéntica la realidad; era famoso por mejorarla.

Un paisaje visto en un espejo de Claude aparecía reflejado en colores armoniosos y tonos suaves. Las imágenes eran semejantes a los cuadros del pintor Claude Lorrain, quien dio nombre a los espejos aunque nunca los utilizó. Los turistas llevaban consigo un espejo de Claude en un estuche, como hoy en día llevan una cámara digital con filtros, para ver los paisajes en miniatura, embellecidos en su reflejo sobre la superficie entintada. Los pintores, que los utilizaban muchas veces para hacer bosquejos y notas de color, debían dar su espalda al paisaje para poder verlo reflejado en el espejo, metáfora quizás del artificio, de acto de dar la espalda a la realidad para poder reflejarla con fidelidad y belleza.

.

Etiquetado: , , , , ,