La serie de Sara Angelucci, Aviary, presenta catorce seres de otro mundo, personas con cabeza y torso de pájaro que hablan del espíritu de una época y, a la vez, denuncian un hecho alarmante: la extinción o la desaparición inminente de algunas especies de aves de Norteamérica, a manos del hombre.

Nacida en Ontario, Angelucci trabaja piezas que hacen un homenaje a la memoria y al pasado. Para esto, la artista hace uso de materiales olvidados como retratos antiguos, videos caseros, objetos viejos o fotografías instantáneas. Mediante la intervención de éstos, trae el pasado al presente para verlo bajo una nueva luz, recordarnos sobre lo que ya pasó y hablarnos sobre lo que está sucediendo en el presente.

Barn_Owl Bobwhites

La serie Aviary es una intervención de trece fotografías típicas victorianas conocidas entonces como carte-de-visite, un formato para hacer retratos individuales que existía en casi todas las casas de clase media y alta en la Europa de finales del siglo XIX. Este periodo se caracterizó por una obsesión por las colecciones, la taxidermia y las aves exóticas (traídas de colonias lejanas) que desembocaría en la creación de aviarios: colecciones vivas de aves de todos tipos y regiones geográficas, de ahí el nombre de la serie. El pensamiento científico y el desarrollo de la historia natural también habrían de permear el imaginario de esta era. Paralelamente, la fotografía vivía su auge como una forma de mantener cerca a la gente amada. No es una coincidencia, entonces, que la fotografía post-mortem fuera inventada en este periodo de profunda fijación con la muerte; tampoco es una coincidencia que esta fuera la época en la que surge el espiritismo que, entre otras cosas, permitía a los vivos hablar con los muertos.

Aviary habla de la sensibilidad victoriana, de su necesidad de conservar en la memoria lo que ya no está y de su afán por estar en contacto con la muerte y con el mundo de los espíritus. Sin embargo, cuando vemos el título de las fotos, algo más salta a la vista: los pájaros en los que se han convertido las personas retratadas son especies extintas o en vías de serlo. Así, el trabajo de Angelucci toma una nueva dimensión. Los pájaros que nos presenta, creadores del mundo, símbolos del alma, compañeros de los hombres y, en ocasiones, signo de un mal presagio, son seres que al igual que las personas anónimas de los retratos han desaparecido o están por desaparecer.

Curlew F_PassengerPigeon

En otras palabras, esta es una colección de retratos de fantasmas humanos y aves-fantasma, en las que es evidente que ninguno quiere dejar de existir. Cada retrato es una nueva especie, la unión de dos criaturas que han desaparecido y que están ahí para hablarnos del pasado, pero también para denunciar la crueldad y la inconciencia humana. Rostros tristes y duros, que te miran a los ojos, aves mensajeras que debemos escuchar.

Heath_HenSage_Thrasher Red-headed_Woodpecker Passenger_Male

.

La serie de Sara Angelucci, Aviary, presenta catorce seres de otro mundo, personas con cabeza y torso de pájaro que hablan del espíritu de una época y, a la vez, denuncian un hecho alarmante: la extinción o la desaparición inminente de algunas especies de aves de Norteamérica, a manos del hombre.

Nacida en Ontario, Angelucci trabaja piezas que hacen un homenaje a la memoria y al pasado. Para esto, la artista hace uso de materiales olvidados como retratos antiguos, videos caseros, objetos viejos o fotografías instantáneas. Mediante la intervención de éstos, trae el pasado al presente para verlo bajo una nueva luz, recordarnos sobre lo que ya pasó y hablarnos sobre lo que está sucediendo en el presente.

Barn_Owl Bobwhites

La serie Aviary es una intervención de trece fotografías típicas victorianas conocidas entonces como carte-de-visite, un formato para hacer retratos individuales que existía en casi todas las casas de clase media y alta en la Europa de finales del siglo XIX. Este periodo se caracterizó por una obsesión por las colecciones, la taxidermia y las aves exóticas (traídas de colonias lejanas) que desembocaría en la creación de aviarios: colecciones vivas de aves de todos tipos y regiones geográficas, de ahí el nombre de la serie. El pensamiento científico y el desarrollo de la historia natural también habrían de permear el imaginario de esta era. Paralelamente, la fotografía vivía su auge como una forma de mantener cerca a la gente amada. No es una coincidencia, entonces, que la fotografía post-mortem fuera inventada en este periodo de profunda fijación con la muerte; tampoco es una coincidencia que esta fuera la época en la que surge el espiritismo que, entre otras cosas, permitía a los vivos hablar con los muertos.

Aviary habla de la sensibilidad victoriana, de su necesidad de conservar en la memoria lo que ya no está y de su afán por estar en contacto con la muerte y con el mundo de los espíritus. Sin embargo, cuando vemos el título de las fotos, algo más salta a la vista: los pájaros en los que se han convertido las personas retratadas son especies extintas o en vías de serlo. Así, el trabajo de Angelucci toma una nueva dimensión. Los pájaros que nos presenta, creadores del mundo, símbolos del alma, compañeros de los hombres y, en ocasiones, signo de un mal presagio, son seres que al igual que las personas anónimas de los retratos han desaparecido o están por desaparecer.

Curlew F_PassengerPigeon

En otras palabras, esta es una colección de retratos de fantasmas humanos y aves-fantasma, en las que es evidente que ninguno quiere dejar de existir. Cada retrato es una nueva especie, la unión de dos criaturas que han desaparecido y que están ahí para hablarnos del pasado, pero también para denunciar la crueldad y la inconciencia humana. Rostros tristes y duros, que te miran a los ojos, aves mensajeras que debemos escuchar.

Heath_HenSage_Thrasher Red-headed_Woodpecker Passenger_Male

.

Etiquetado: , , , ,