Artista obsesionada con el agua, Basia Irland hace cubos de hielo en forma de libros cuyos títulos están hechos de semillas. Posteriormente deposita las obras en ríos alrededor del mundo como un gesto estético y un mensaje sobre la importancia de la consciencia colectiva en la lucha por la restauración y el cuidado de las aguas de nuestro planeta.

Irland —basada en Albuquerque, Nuevo México— se define a sí misma como “una escultora, creadora de instalaciones, poeta y artista de libros, una activista en cuestiones relacionadas con el agua.” Su amor por los ríos la ha llevado a trabajar con profesionales de diversos campos y a crear instalaciones, esculturas, sistemas de captación de agua y documentales con la finalidad de generar conciencia.

El proyecto Ice Books: receding / reseeding, cuyos misteriosos textos y portadas están escritos con líneas de semillas, se hacen con agua de distintos ríos; agua recolectada por gente de comunidades cercanas —artistas, científicos, niños, estudiantes—, todos voluntarios para participar en su proyecto. Las semillas, a su vez, son seleccionadas por la artista con la ayuda de biólogos, botánicos y ecólogos, tomando en cuenta las plantas y animales que habitan la región.

Cuando está listo, el gélido libro es lanzado al río en lo que resulta una hermosa ceremonia comunitaria. Mientras flota en la superficie, el tomo se derrite poco a poco y lleva las semillas a otras regiones de las riveras y las puebla de plantas y pastos.

Su gesto estético y simbólico, entonces, también ayuda a evitar inundaciones, a reducir la erosión acelerada de las orillas de los ríos, a promover la polinización de otras plantas, a regenerar la tierra y a filtrar contaminantes del agua.

Pocas piezas de arte tan efímeras y hermosas como las de Basia Irland nos hablan también sobre la importancia del trabajo comunitario y el conocimiento científico para el cuidado de las aguas y la vida en nuestra Tierra. Sus enigmáticos textos flotan río abajo como un mensaje en una botella, como un llamado a que el arte también sea conservación, también sea dador de vida.

 

 

Artista obsesionada con el agua, Basia Irland hace cubos de hielo en forma de libros cuyos títulos están hechos de semillas. Posteriormente deposita las obras en ríos alrededor del mundo como un gesto estético y un mensaje sobre la importancia de la consciencia colectiva en la lucha por la restauración y el cuidado de las aguas de nuestro planeta.

Irland —basada en Albuquerque, Nuevo México— se define a sí misma como “una escultora, creadora de instalaciones, poeta y artista de libros, una activista en cuestiones relacionadas con el agua.” Su amor por los ríos la ha llevado a trabajar con profesionales de diversos campos y a crear instalaciones, esculturas, sistemas de captación de agua y documentales con la finalidad de generar conciencia.

El proyecto Ice Books: receding / reseeding, cuyos misteriosos textos y portadas están escritos con líneas de semillas, se hacen con agua de distintos ríos; agua recolectada por gente de comunidades cercanas —artistas, científicos, niños, estudiantes—, todos voluntarios para participar en su proyecto. Las semillas, a su vez, son seleccionadas por la artista con la ayuda de biólogos, botánicos y ecólogos, tomando en cuenta las plantas y animales que habitan la región.

Cuando está listo, el gélido libro es lanzado al río en lo que resulta una hermosa ceremonia comunitaria. Mientras flota en la superficie, el tomo se derrite poco a poco y lleva las semillas a otras regiones de las riveras y las puebla de plantas y pastos.

Su gesto estético y simbólico, entonces, también ayuda a evitar inundaciones, a reducir la erosión acelerada de las orillas de los ríos, a promover la polinización de otras plantas, a regenerar la tierra y a filtrar contaminantes del agua.

Pocas piezas de arte tan efímeras y hermosas como las de Basia Irland nos hablan también sobre la importancia del trabajo comunitario y el conocimiento científico para el cuidado de las aguas y la vida en nuestra Tierra. Sus enigmáticos textos flotan río abajo como un mensaje en una botella, como un llamado a que el arte también sea conservación, también sea dador de vida.

 

Etiquetado: , , , ,