Pocas cosas nos fascinan de una manera tan vehemente como la magia y aquellos que la practican, habitantes de una frontera entre dos realidades. De todos los magos famosos de la historia —el legendario Merlín, el misterioso John Dee e incluso el último mago de Occidente, Aleister Crowley— existe uno que sobresale por su frescura y juventud, Harry Potter. El primer libro de su exitosa saga, tan disfrutable para los jóvenes como para los adultos, cumplió recientemente 20 años de haberse publicado, y la British Library le rinde un merecido homenaje: una espectacular muestra de pergaminos, manuscritos y objetos mágicos de su colección provenientes de distintas culturas y épocas, Harry Potter: A History of Magic.

Inaugurada el pasado mes de octubre, esta muestra inmersiva habita actualmente la famosa biblioteca londinense y celebra la publicación, hace dos décadas, del primero de los siete libros que cuentan las aventuras del joven mago inglés: Harry Potter y la piedra filosofal. Está dividida en secciones que bien podrían recordarnos las asignaturas que Potter y sus amigos estudian en su escuela de magos, Hogwarts, como Pociones, Defensas contra la magia negra y adivinación, por ejemplo.

1-2 
Esta exhibición (que viajará a Nueva York el próximo año) incluye una cuidadosa selección de objetos del Museo Británico y también una buena cantidad de piezas prestadas del Musée de Cluny de París. Bolas de cristal que alguna vez pertenecieron a hechiceras, manuscritos que explican cómo volverte invisible, bellas imágenes de aves fénix y unicornios integran la exposición, además del objeto más antiguo de la enorme colección del British Museum: una serie de huesos chinos que se usaron para predecir el eclipse solar que ocurrió el 27 de diciembre 1192.

La belleza de la muestra Harry Potter: A History of Magic radica en que ésta implica un precioso viaje por la historia de la magia y sus distintas expresiones durante la historia de la humanidad —nos presenta, por ejemplo, el escrito más antiguo conocido de la palabra abracadabra, un caldero de brujas hecho entre el siglo VII y el siglo IX que fue encontrado en el río Támesis o el pergamino Ripley, hecho en el siglo XVI, 6 metros de papel que explican cómo hacer la piedra filosofal. Finalmente, la exposición también presenta piezas que hacen un guiño a los verdaderos fans de Harry Potter exhibiendo, por ejemplo, la capa de invisibilidad del joven mago: una vitrina completamente vacía.

Para rebasar la realidad no hay nada como la magia y una exposición como esta nos lo recuerda al contarnos la historia de una de las prácticas más misteriosas y más primordiales del ser humano, la magia, un reflejo de nuestra relación con todo aquello que no vemos, pero sabemos que está ahí.

 

 

Imágenes: 1)Public Domain 2) Karen Roe-flickr

Pocas cosas nos fascinan de una manera tan vehemente como la magia y aquellos que la practican, habitantes de una frontera entre dos realidades. De todos los magos famosos de la historia —el legendario Merlín, el misterioso John Dee e incluso el último mago de Occidente, Aleister Crowley— existe uno que sobresale por su frescura y juventud, Harry Potter. El primer libro de su exitosa saga, tan disfrutable para los jóvenes como para los adultos, cumplió recientemente 20 años de haberse publicado, y la British Library le rinde un merecido homenaje: una espectacular muestra de pergaminos, manuscritos y objetos mágicos de su colección provenientes de distintas culturas y épocas, Harry Potter: A History of Magic.

Inaugurada el pasado mes de octubre, esta muestra inmersiva habita actualmente la famosa biblioteca londinense y celebra la publicación, hace dos décadas, del primero de los siete libros que cuentan las aventuras del joven mago inglés: Harry Potter y la piedra filosofal. Está dividida en secciones que bien podrían recordarnos las asignaturas que Potter y sus amigos estudian en su escuela de magos, Hogwarts, como Pociones, Defensas contra la magia negra y adivinación, por ejemplo.

1-2 
Esta exhibición (que viajará a Nueva York el próximo año) incluye una cuidadosa selección de objetos del Museo Británico y también una buena cantidad de piezas prestadas del Musée de Cluny de París. Bolas de cristal que alguna vez pertenecieron a hechiceras, manuscritos que explican cómo volverte invisible, bellas imágenes de aves fénix y unicornios integran la exposición, además del objeto más antiguo de la enorme colección del British Museum: una serie de huesos chinos que se usaron para predecir el eclipse solar que ocurrió el 27 de diciembre 1192.

La belleza de la muestra Harry Potter: A History of Magic radica en que ésta implica un precioso viaje por la historia de la magia y sus distintas expresiones durante la historia de la humanidad —nos presenta, por ejemplo, el escrito más antiguo conocido de la palabra abracadabra, un caldero de brujas hecho entre el siglo VII y el siglo IX que fue encontrado en el río Támesis o el pergamino Ripley, hecho en el siglo XVI, 6 metros de papel que explican cómo hacer la piedra filosofal. Finalmente, la exposición también presenta piezas que hacen un guiño a los verdaderos fans de Harry Potter exhibiendo, por ejemplo, la capa de invisibilidad del joven mago: una vitrina completamente vacía.

Para rebasar la realidad no hay nada como la magia y una exposición como esta nos lo recuerda al contarnos la historia de una de las prácticas más misteriosas y más primordiales del ser humano, la magia, un reflejo de nuestra relación con todo aquello que no vemos, pero sabemos que está ahí.

 

 

Imágenes: 1)Public Domain 2) Karen Roe-flickr