Desde pequeña a Emily Wright la playa le ha generado una fascinación profunda. Observadora de sus rocas, de la vida que se forma en su humedad, esta residente de Manchester ha quedado hechizada por los musgos, líquenes, mohos y demás formas de vida prístinas que pululan en estos lugares.

Recientemente, Wright comenzó a plasmar los colores, texturas y formas que veía en estos seres vivos tan antiguos como la vida en la Tierra. Pero no se contenta con sólo fotografiarlos, ni siquiera dibujarlos, sino que los plasmó en un formato convencional: coloridos bordados, que inducen micro mundos en el observador.

“Los ambientes naturales son maravillosos cuando comienzas a verlos de cerca. Es increíble cuántos distintos colores y texturas puedes hallar. ¡Incluso en una sola roca! Una vez que empiezas a observar, detectas estos colores y patrones en los ecosistemas y es increíble.”

Su cuenta de Instagram hace comparativos de los micro paisajes hallados en las playas que visita y los bordados que le inspiran. Aunque apenas comenzó a crearlos en 2018, su perfil tiene ya casi 60 mil seguidores —pareciera que hay algo en sus diseños que evocan algo originario y, por ende, atraen la mirada humana—.

El mar y todo lo que involucra me hace muy feliz. Es relajante y muy bueno para la salud mental. También muy interesante -por ejemplo puedes hallar líquenes en una pequeña playa de Gales en el Reino Unido, y de pronto hablar con alguien en Canadá o Australia que encontró el mismo tipo-. Es realmente fascinante.

 Sobre mezclar la inspiración por la naturaleza con el bordado, que es una técnica milenaria, y la necesidad de rescatarla, Wrigth cuenta:

Mirando atrás en la historia, el bordado y la tapicería han sido uno de los principales medios de documentación de su historia en muchos países, ¡y fueron hechos principalmente por hombres! Con los años, esta técnica se ha asociado más a un ‘trabajo de chicas’ y ha sido devaluado en su cualidad creativa. Creo que es importante recuperar el bordado y el arte que implica.

captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-55-21
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-55-10
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-54-53
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-54-40
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-54-00

 Por Ana Paula de la Torre/Twitter: @AnaPaulaDeLaTD

 

 

 

Imágenes: 1) Adam Theo – flickr  2) Emily Wright

Desde pequeña a Emily Wright la playa le ha generado una fascinación profunda. Observadora de sus rocas, de la vida que se forma en su humedad, esta residente de Manchester ha quedado hechizada por los musgos, líquenes, mohos y demás formas de vida prístinas que pululan en estos lugares.

Recientemente, Wright comenzó a plasmar los colores, texturas y formas que veía en estos seres vivos tan antiguos como la vida en la Tierra. Pero no se contenta con sólo fotografiarlos, ni siquiera dibujarlos, sino que los plasmó en un formato convencional: coloridos bordados, que inducen micro mundos en el observador.

“Los ambientes naturales son maravillosos cuando comienzas a verlos de cerca. Es increíble cuántos distintos colores y texturas puedes hallar. ¡Incluso en una sola roca! Una vez que empiezas a observar, detectas estos colores y patrones en los ecosistemas y es increíble.”

Su cuenta de Instagram hace comparativos de los micro paisajes hallados en las playas que visita y los bordados que le inspiran. Aunque apenas comenzó a crearlos en 2018, su perfil tiene ya casi 60 mil seguidores —pareciera que hay algo en sus diseños que evocan algo originario y, por ende, atraen la mirada humana—.

El mar y todo lo que involucra me hace muy feliz. Es relajante y muy bueno para la salud mental. También muy interesante -por ejemplo puedes hallar líquenes en una pequeña playa de Gales en el Reino Unido, y de pronto hablar con alguien en Canadá o Australia que encontró el mismo tipo-. Es realmente fascinante.

 Sobre mezclar la inspiración por la naturaleza con el bordado, que es una técnica milenaria, y la necesidad de rescatarla, Wrigth cuenta:

Mirando atrás en la historia, el bordado y la tapicería han sido uno de los principales medios de documentación de su historia en muchos países, ¡y fueron hechos principalmente por hombres! Con los años, esta técnica se ha asociado más a un ‘trabajo de chicas’ y ha sido devaluado en su cualidad creativa. Creo que es importante recuperar el bordado y el arte que implica.

captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-55-21
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-55-10
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-54-53
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-54-40
captura-de-pantalla-2019-03-15-a-las-10-54-00

 Por Ana Paula de la Torre/Twitter: @AnaPaulaDeLaTD

 

 

 

Imágenes: 1) Adam Theo – flickr  2) Emily Wright