A sus 83 años, Noam Chomsky sigue siendo una de las voces más lúcidas del pensamiento estadounidense. Como invitado de la conferencia “Learning Without Frontiers”, en Londres, el lingüista habló brillantemente sobre lo que considera el verdadero significado de la educación. “La meta más alta de la vida”, dijo, “es cuestionar y crear”.

Desde ese punto de vista, el propósito de la educación es sólo ayudar a las personas a aprender a pensar por sí mismas. Es el tú quien aprende, quien va a lograr algo en el curso de la educación y depende de ti determinar cómo vas a usar y perfeccionar lo que aprendiste.

Para Chomsky el adoctrinamiento es lo opuesto a la educación, en esto incluye el entrenamiento vocacional: “Las personas tienen la idea de que, desde la niñez, los jóvenes deben de ser insertados en una estructura donde seguirán órdenes, aceptaran sistemas existentes y no los desafiarán. Esto se hace de manera muy explícita”, señala. De nuevo, el profesor de lingüística de MIT claramente toma claramente una postura socrática que prioriza el pensamiento individual y el cuestionamiento de la autoridad. La pregunta es trillada, pero habría que repetirla de vez en cuando: ¿queremos criar autómatas o individuos? O puesto de otra forma: ¿queremos enseñar a la gente a aprobar exámenes o a que formulen preguntas creativas?

Por si esto fuera poco, Chomsky argumenta que el modelo actual de educación genera “una deuda que atrapa a los estudiantes, a los jóvenes, en una vida de conformidad. Ello es exactamente lo opuesto a lo que tradicionalmente se produce de la Ilustración”.

Durante la misma conferencia también abordó con su característica lucidez el asunto de la tecnología. Al respecto, el célebre lingüista advirtió:

Es como un martillo. No le importa si la usas para construir una casa o golpear a una persona en el cráneo. El Internet puede ser valioso si sabes lo que estás buscando, si tienes un marco teórico de entendimiento. Pero siempre tienes que estar dispuesto a cuestionar si tu marco teórico es el adecuado. Explorar el Internet puede ser sólo encontrar datos aleatorios que no significan nada. La persona que ganó el Premio Nobel de biología no es la persona que leyó más publicaciones. Fue la persona que supo lo que estaba buscando.

.

A sus 83 años, Noam Chomsky sigue siendo una de las voces más lúcidas del pensamiento estadounidense. Como invitado de la conferencia “Learning Without Frontiers”, en Londres, el lingüista habló brillantemente sobre lo que considera el verdadero significado de la educación. “La meta más alta de la vida”, dijo, “es cuestionar y crear”.

Desde ese punto de vista, el propósito de la educación es sólo ayudar a las personas a aprender a pensar por sí mismas. Es el tú quien aprende, quien va a lograr algo en el curso de la educación y depende de ti determinar cómo vas a usar y perfeccionar lo que aprendiste.

Para Chomsky el adoctrinamiento es lo opuesto a la educación, en esto incluye el entrenamiento vocacional: “Las personas tienen la idea de que, desde la niñez, los jóvenes deben de ser insertados en una estructura donde seguirán órdenes, aceptaran sistemas existentes y no los desafiarán. Esto se hace de manera muy explícita”, señala. De nuevo, el profesor de lingüística de MIT claramente toma claramente una postura socrática que prioriza el pensamiento individual y el cuestionamiento de la autoridad. La pregunta es trillada, pero habría que repetirla de vez en cuando: ¿queremos criar autómatas o individuos? O puesto de otra forma: ¿queremos enseñar a la gente a aprobar exámenes o a que formulen preguntas creativas?

Por si esto fuera poco, Chomsky argumenta que el modelo actual de educación genera “una deuda que atrapa a los estudiantes, a los jóvenes, en una vida de conformidad. Ello es exactamente lo opuesto a lo que tradicionalmente se produce de la Ilustración”.

Durante la misma conferencia también abordó con su característica lucidez el asunto de la tecnología. Al respecto, el célebre lingüista advirtió:

Es como un martillo. No le importa si la usas para construir una casa o golpear a una persona en el cráneo. El Internet puede ser valioso si sabes lo que estás buscando, si tienes un marco teórico de entendimiento. Pero siempre tienes que estar dispuesto a cuestionar si tu marco teórico es el adecuado. Explorar el Internet puede ser sólo encontrar datos aleatorios que no significan nada. La persona que ganó el Premio Nobel de biología no es la persona que leyó más publicaciones. Fue la persona que supo lo que estaba buscando.

.

Etiquetado: , ,