La experiencia creativa se gana con la práctica y quizá se mantenga, una vez encendida, con su propia auto-resonancia. Pero, en todo caso, la conquista del pensamiento lateral sobre el pensamiento lógico solo se consigue abordando de manera poco usual los retos que cada día forja para nosotros: percibir el entorno como una pregunta con infinitas soluciones nos da la posibilidad de ver las alternativas creativas a nuestro alcance.

Oblique Strategies es una especie de kaleidoscopio didáctico, materializado en forma de un mazo de cartas, cada una de las cuales sugiere un inesperado punto de vista. La baraja, que fue creada por Brian Eno en colaboración con el artista Peter Schmidt, comparte una serie de aforismos, uno por naipe, programados para hacer florecer una sabiduría creativa, poco usual, cuyo significado a veces coquetea con el sinsentido y nos remite a ciertos formatos orientales, como los koans del Zen.

Hoy existen numerosas ediciones y variaciones de Oblique Strategies. Traducidas a diversos idiomas, las cartas ocupan estudios de grabación, talleres de artistas, agencias creativas y, seguramente, impensados rincones. Y es que de alguna manera cada una de sus máximas podría detonar un corto circuito en el nuestro pensamiento lineal, actuar como ese clic que de pronto irrumpe en el diálogo interno y cambia el timón de la nave mental. A partir de ese momento todo puede ocurrir, es decir, las condiciones están dadas para que el acto creativo sea fecundado.

Si experimentas problemas creativos que por momentos sientes insuperables, o simplemente deseas jugar un rato con tu mente dosificándola con pequeños estímulos de estética incertidumbre, entonces consultar este I-Ching creativo o el tao de la inspiración podrá generarte respuestas o, mejor aún, demostrarte que ellas siempre estuvieron a tu lado –como la muerte o la hermosura.

La experiencia creativa se gana con la práctica y quizá se mantenga, una vez encendida, con su propia auto-resonancia. Pero, en todo caso, la conquista del pensamiento lateral sobre el pensamiento lógico solo se consigue abordando de manera poco usual los retos que cada día forja para nosotros: percibir el entorno como una pregunta con infinitas soluciones nos da la posibilidad de ver las alternativas creativas a nuestro alcance.

Oblique Strategies es una especie de kaleidoscopio didáctico, materializado en forma de un mazo de cartas, cada una de las cuales sugiere un inesperado punto de vista. La baraja, que fue creada por Brian Eno en colaboración con el artista Peter Schmidt, comparte una serie de aforismos, uno por naipe, programados para hacer florecer una sabiduría creativa, poco usual, cuyo significado a veces coquetea con el sinsentido y nos remite a ciertos formatos orientales, como los koans del Zen.

Hoy existen numerosas ediciones y variaciones de Oblique Strategies. Traducidas a diversos idiomas, las cartas ocupan estudios de grabación, talleres de artistas, agencias creativas y, seguramente, impensados rincones. Y es que de alguna manera cada una de sus máximas podría detonar un corto circuito en el nuestro pensamiento lineal, actuar como ese clic que de pronto irrumpe en el diálogo interno y cambia el timón de la nave mental. A partir de ese momento todo puede ocurrir, es decir, las condiciones están dadas para que el acto creativo sea fecundado.

Si experimentas problemas creativos que por momentos sientes insuperables, o simplemente deseas jugar un rato con tu mente dosificándola con pequeños estímulos de estética incertidumbre, entonces consultar este I-Ching creativo o el tao de la inspiración podrá generarte respuestas o, mejor aún, demostrarte que ellas siempre estuvieron a tu lado –como la muerte o la hermosura.

Etiquetado: , , ,