Durante los últimos 8 años, el palacio de Versalles ha alojado una serie de exhibiciones donde los artistas dialogan entre su propia obra y la arquitectura del emblemático edificio francés. Este verano fue el turno del admirable Olafur Eliasson, mejor conocido por The Weather Project: aquella vez en que domesticó al sol para introducirlo en una galería inmensa del Tate Modern en Londres. La suya es una de las intervenciones más evocadoras y somáticas de la historia de Versalles.

Su exposición se dividió en dos partes: la que ocurre al aire libre, en los hermosos jardines y cuerpos de agua, y la del interior de los imponentes salones del palacio. El artista escandinavo intervino los jardines de Versalles con tres monumentales piezas que refieren a los estados del agua y el cambio climático. La primera, titulada Waterfall, es una cascada inmensa erigida sobre el Gran Canal, que parece un torrente de agua que surge directamente desde el cielo.

Waterfall 8 credit Anders Sune Berg ∏ 2016 Olafur Eliasson

Esta cascada revigoriza la ingenuidad de la ingeniería del pasado. Está tan construida como lo estuvo la corte, y he dejado abierta la construcción para que todos la vean; un elemento aparentemente foráneo que expande el alcance de la imaginación humana.

La segunda pieza de este tríptico, no menos bella que la fantasmal caída de agua, es Fog Assembly, una armazón circular que crea un paisaje brumoso y envuelve a los visitantes en una cortina de niebla. La estructura al aire libre convierte un pedazo del cuidadísimo jardín en un paisaje efímero donde todo, los árboles y los humanos, son un espectro que embruja el jardín. “Utilizo la niebla y el agua para amplificar los sentimientos de impermanencia y transformación”, señala Eliasson.

olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-050 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-086

En el centro del palacio, en el área conocida como el bosquet de la Colonnade, está la tercera instalación exterior, el Glacial Rock Flour Garden, que representa al agua en su estado sólido. Se trata de una alfombra de residuos glaciales y roca sedimentada que, con un laberinto de grietas blancas y grises, rodea a la estatua central de la arcada.

olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-087 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-080

En el interior del palacio, seis piezas se integran a la arquitectura de manera sutil, produciendo reflejos desorientadores del espacio. De acuerdo al curador del proyecto, Alfred Pacquement, estas obras están diseñadas “para retar nuestra visión del mundo a través de luz proyectada, vistas caleidoscópicas, espejos y complejas estructuras geométricas”.

olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-082 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-012 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-011

El diálogo del artista no es sólo con la arquitectura del palacio sino también con la ideología del monarca Luis XIV, quien diseñó una manera altamente específica en que los jardines debían mostrarse a los visitantes. Recordemos que el gran legado del barroco es que no se avergonzaba de tratar de influenciar a la gente. No tenía problemas en ser altamente manipulativo (como los efectos visuales de Eliasson) para llevar un mensaje claro al observador. Para concluir, Olafur apunta:

El Versalles que he soñado es un lugar que empodera a todos. Invita al visitante a tomar control de la autoría de su experiencia en lugar de simplemente consumir y deslumbrarse por la grandeza.

.

Durante los últimos 8 años, el palacio de Versalles ha alojado una serie de exhibiciones donde los artistas dialogan entre su propia obra y la arquitectura del emblemático edificio francés. Este verano fue el turno del admirable Olafur Eliasson, mejor conocido por The Weather Project: aquella vez en que domesticó al sol para introducirlo en una galería inmensa del Tate Modern en Londres. La suya es una de las intervenciones más evocadoras y somáticas de la historia de Versalles.

Su exposición se dividió en dos partes: la que ocurre al aire libre, en los hermosos jardines y cuerpos de agua, y la del interior de los imponentes salones del palacio. El artista escandinavo intervino los jardines de Versalles con tres monumentales piezas que refieren a los estados del agua y el cambio climático. La primera, titulada Waterfall, es una cascada inmensa erigida sobre el Gran Canal, que parece un torrente de agua que surge directamente desde el cielo.

Waterfall 8 credit Anders Sune Berg ∏ 2016 Olafur Eliasson

Esta cascada revigoriza la ingenuidad de la ingeniería del pasado. Está tan construida como lo estuvo la corte, y he dejado abierta la construcción para que todos la vean; un elemento aparentemente foráneo que expande el alcance de la imaginación humana.

La segunda pieza de este tríptico, no menos bella que la fantasmal caída de agua, es Fog Assembly, una armazón circular que crea un paisaje brumoso y envuelve a los visitantes en una cortina de niebla. La estructura al aire libre convierte un pedazo del cuidadísimo jardín en un paisaje efímero donde todo, los árboles y los humanos, son un espectro que embruja el jardín. “Utilizo la niebla y el agua para amplificar los sentimientos de impermanencia y transformación”, señala Eliasson.

olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-050 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-086

En el centro del palacio, en el área conocida como el bosquet de la Colonnade, está la tercera instalación exterior, el Glacial Rock Flour Garden, que representa al agua en su estado sólido. Se trata de una alfombra de residuos glaciales y roca sedimentada que, con un laberinto de grietas blancas y grises, rodea a la estatua central de la arcada.

olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-087 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-080

En el interior del palacio, seis piezas se integran a la arquitectura de manera sutil, produciendo reflejos desorientadores del espacio. De acuerdo al curador del proyecto, Alfred Pacquement, estas obras están diseñadas “para retar nuestra visión del mundo a través de luz proyectada, vistas caleidoscópicas, espejos y complejas estructuras geométricas”.

olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-082 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-012 olafur-eliasson-palace-of-versailles-france-designboom-011

El diálogo del artista no es sólo con la arquitectura del palacio sino también con la ideología del monarca Luis XIV, quien diseñó una manera altamente específica en que los jardines debían mostrarse a los visitantes. Recordemos que el gran legado del barroco es que no se avergonzaba de tratar de influenciar a la gente. No tenía problemas en ser altamente manipulativo (como los efectos visuales de Eliasson) para llevar un mensaje claro al observador. Para concluir, Olafur apunta:

El Versalles que he soñado es un lugar que empodera a todos. Invita al visitante a tomar control de la autoría de su experiencia en lugar de simplemente consumir y deslumbrarse por la grandeza.

.

Etiquetado: , , ,