El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen la primera página.”
  Agustín de Hipona

 

De muchas maneras, leer es equivalente a viajar. Y es que un verdadero bibliófilo (y también un viajero) sabe que una de las maneras más directas de conocer el corazón literario de un lugar es visitar sus bibliotecas. Así, en estos espacios confluyen los amantes de los libros, la lectura y el conocimiento; son inadvertidos espacios de reunión para gente con puntos en común, sin importar si son visitantes o habitantes de un lugar.

Las bibliotecas son particulares, no solamente porque se erigen como homenajes espaciales a los libros y su lectura, sino también porque su encantador espíritu siempre tendrá algo magnético, al menos para todos aquellos que aprecian los libros, sus procesos de producción, el papel de sus hojas e, incluso, su inconfundible olor. Visitar bibliotecas tiene un fin pragmático también, especialmente para un turista, pues se trata de lugares silenciosos, frescos y llenos de calma dentro de las grandes ciudades, un refugio del mundo exterior.

Además de las bibliotecas, existen otros puntos de reunión para los bibliófilos y viajeros, y éstos son las librerías. De entre las muchas que existen alrededor del globo, podríamos nombrar algunos ejemplos como City Lights, la librería del último poeta beat, Lawrence Ferlinghetti, en San Francisco o la gran Shakespeare and Company de París, cuya dueña original, Sylvia Beach, publicó el Ulises de James Joyce y recibió ahí a los grandes la literatura de su era como Ezra Pound, Ernest Hemingway y F. Scott Fitzgerald, entre otros (además de tantas otras librerías por las que valdría la pena cruzar el océano).

A continuación, seis de las bibliotecas más hermosas del mundo para todos aquellos a los que les gustan los viajes y los libros…

Biblioteca Vaticana

Una de las bibliotecas más antiguas del mundo, fue fundada en 1475. Entre los muchos tesoros que guarda, se encuentran el más antiguo manuscrito completo de la Biblia, unos 75,000 códices antiguos y más de un millón de libros impresos, además de algunos documentos que datan del siglo I.

Round Reading Room

Esta biblioteca y espacio de estudio abrió sus puertas en 1857 y se ubica dentro del legendario Museo Británico de Londres. Algunos de sus más asiduos visitantes fueron Karl Marx (quien, algunos aseguran, escribió El capital ahí mismo), Oscar Wilde, Bram Stoker, Mahatma Gandhi y Virginia Woolf, entre muchos otros.

Bodleian Library

Se trata de la principal biblioteca de investigación de la Universidad de Oxford y una de las más antiguas de Europa; abrió sus puertas en 1602. Alberga un estimado de 11 millones de ejemplares. Debe su nombre a Sir Thomas Bodley, noble inglés que ayudó a financiar el desarrollo del recinto.

Biblioteca Pública de Nueva York

Su entrada está custodiada por dos enormes leones llamados Patience y Fortitude. Esta biblioteca de bibliotecas es la tercera más grande del mundo y está conformada por más de 50 millones de títulos divididos en varias bibliotecas individuales, 87 para ser exactos.

Biblioteca de Alejandría

En su época de esplendor, la original Biblioteca de Alejandría albergaba alrededor de un millón de documentos. Una de las tragedias más dramáticas nuestra la historia, su incendio, acabó con la más grande e importante del mundo antiguo. La actual biblioteca egipcia es un homenaje a aquella que hoy no es más que un sueño del pasado.

Biblioteca Marciana

Localizada en Venecia, fue fundada en 1468. Es el hogar de una de las colecciones de textos clásicos más importantes del mundo, que incluye códices y manuscritos antiguos de todas las culturas. Su nombre proviene de San Marcos, santo patrón de Venecia.

 

 

 

Imagen: Creative Commons – Diliff

El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen la primera página.”
  Agustín de Hipona

 

De muchas maneras, leer es equivalente a viajar. Y es que un verdadero bibliófilo (y también un viajero) sabe que una de las maneras más directas de conocer el corazón literario de un lugar es visitar sus bibliotecas. Así, en estos espacios confluyen los amantes de los libros, la lectura y el conocimiento; son inadvertidos espacios de reunión para gente con puntos en común, sin importar si son visitantes o habitantes de un lugar.

Las bibliotecas son particulares, no solamente porque se erigen como homenajes espaciales a los libros y su lectura, sino también porque su encantador espíritu siempre tendrá algo magnético, al menos para todos aquellos que aprecian los libros, sus procesos de producción, el papel de sus hojas e, incluso, su inconfundible olor. Visitar bibliotecas tiene un fin pragmático también, especialmente para un turista, pues se trata de lugares silenciosos, frescos y llenos de calma dentro de las grandes ciudades, un refugio del mundo exterior.

Además de las bibliotecas, existen otros puntos de reunión para los bibliófilos y viajeros, y éstos son las librerías. De entre las muchas que existen alrededor del globo, podríamos nombrar algunos ejemplos como City Lights, la librería del último poeta beat, Lawrence Ferlinghetti, en San Francisco o la gran Shakespeare and Company de París, cuya dueña original, Sylvia Beach, publicó el Ulises de James Joyce y recibió ahí a los grandes la literatura de su era como Ezra Pound, Ernest Hemingway y F. Scott Fitzgerald, entre otros (además de tantas otras librerías por las que valdría la pena cruzar el océano).

A continuación, seis de las bibliotecas más hermosas del mundo para todos aquellos a los que les gustan los viajes y los libros…

Biblioteca Vaticana

Una de las bibliotecas más antiguas del mundo, fue fundada en 1475. Entre los muchos tesoros que guarda, se encuentran el más antiguo manuscrito completo de la Biblia, unos 75,000 códices antiguos y más de un millón de libros impresos, además de algunos documentos que datan del siglo I.

Round Reading Room

Esta biblioteca y espacio de estudio abrió sus puertas en 1857 y se ubica dentro del legendario Museo Británico de Londres. Algunos de sus más asiduos visitantes fueron Karl Marx (quien, algunos aseguran, escribió El capital ahí mismo), Oscar Wilde, Bram Stoker, Mahatma Gandhi y Virginia Woolf, entre muchos otros.

Bodleian Library

Se trata de la principal biblioteca de investigación de la Universidad de Oxford y una de las más antiguas de Europa; abrió sus puertas en 1602. Alberga un estimado de 11 millones de ejemplares. Debe su nombre a Sir Thomas Bodley, noble inglés que ayudó a financiar el desarrollo del recinto.

Biblioteca Pública de Nueva York

Su entrada está custodiada por dos enormes leones llamados Patience y Fortitude. Esta biblioteca de bibliotecas es la tercera más grande del mundo y está conformada por más de 50 millones de títulos divididos en varias bibliotecas individuales, 87 para ser exactos.

Biblioteca de Alejandría

En su época de esplendor, la original Biblioteca de Alejandría albergaba alrededor de un millón de documentos. Una de las tragedias más dramáticas nuestra la historia, su incendio, acabó con la más grande e importante del mundo antiguo. La actual biblioteca egipcia es un homenaje a aquella que hoy no es más que un sueño del pasado.

Biblioteca Marciana

Localizada en Venecia, fue fundada en 1468. Es el hogar de una de las colecciones de textos clásicos más importantes del mundo, que incluye códices y manuscritos antiguos de todas las culturas. Su nombre proviene de San Marcos, santo patrón de Venecia.

 

 

 

Imagen: Creative Commons – Diliff