“La vida es una preciosa incoherencia”. En algún instante de 1916, en una estrepitosa reunión en el cabaret Voltaire se lanzó esta advertencia que terminaría dando vida a una vanguardia artística: el movimiento dadá.

Entre las lecciones que el Dadaísmo empujó, destaca abrazar las contradicciones. Se trata de una apología al sinsentido; una incesante locura, por demás innata, que acompaña en esencia a la voluntad humana.

Aunque pocos asocian el Dadaísmo con la música, lo cierto es que ambos se aliaron vía la experimentación sonora, la espontaneidad y la intuitiva rebeldía. Sabemos del fascinante trabajo de Luigi Russolo (el compositor de música experimental y noise por excelencia) y sus Conciertos de ruidos en 1914; las grabaciones del propio Tristan Tzara (autor del primer manifiesto dadá) y su spoken word y, décadas más tarde, la interacción e influencia obvia de figuras como John Cage con las máquinas y Bob Dylan con el cut-up. De hecho, el solo concepto de la experimentación sonora muy probablemente germinó a partir del Dadaísmo.

La siguiente compilación recapitula esta sociedad. Dada For Now es el título de este extraordinario álbum que podemos escuchar gracias al sitio Ubuweb. El material reúne algunas canciones o, mejor dicho, construcciones de voces oriundas de la época dadá y poco antes. Muchas de estas intervenciones sonoras son meras representaciones teatrales, juegos con el lenguaje y poesía que evaporan, de forma apasionante, los límites entre la palabra y la música.

La mezcla de géneros, o más bien ingredientes, hacen de estas piezas murmullos de una posibilidad que fue motor dadaísta y que aún en nuestros días sigue latiendo: la aleatoriedad como la fuerza creativa que creó, y sigue creando, nuestra realidad.

 

 

*Imagen: Lorena Sequeyro

“La vida es una preciosa incoherencia”. En algún instante de 1916, en una estrepitosa reunión en el cabaret Voltaire se lanzó esta advertencia que terminaría dando vida a una vanguardia artística: el movimiento dadá.

Entre las lecciones que el Dadaísmo empujó, destaca abrazar las contradicciones. Se trata de una apología al sinsentido; una incesante locura, por demás innata, que acompaña en esencia a la voluntad humana.

Aunque pocos asocian el Dadaísmo con la música, lo cierto es que ambos se aliaron vía la experimentación sonora, la espontaneidad y la intuitiva rebeldía. Sabemos del fascinante trabajo de Luigi Russolo (el compositor de música experimental y noise por excelencia) y sus Conciertos de ruidos en 1914; las grabaciones del propio Tristan Tzara (autor del primer manifiesto dadá) y su spoken word y, décadas más tarde, la interacción e influencia obvia de figuras como John Cage con las máquinas y Bob Dylan con el cut-up. De hecho, el solo concepto de la experimentación sonora muy probablemente germinó a partir del Dadaísmo.

La siguiente compilación recapitula esta sociedad. Dada For Now es el título de este extraordinario álbum que podemos escuchar gracias al sitio Ubuweb. El material reúne algunas canciones o, mejor dicho, construcciones de voces oriundas de la época dadá y poco antes. Muchas de estas intervenciones sonoras son meras representaciones teatrales, juegos con el lenguaje y poesía que evaporan, de forma apasionante, los límites entre la palabra y la música.

La mezcla de géneros, o más bien ingredientes, hacen de estas piezas murmullos de una posibilidad que fue motor dadaísta y que aún en nuestros días sigue latiendo: la aleatoriedad como la fuerza creativa que creó, y sigue creando, nuestra realidad.

 

 

*Imagen: Lorena Sequeyro

Etiquetado: , ,