El compositor británico Max Richter dedicó alrededor de 2 años a escribir y grabar un disco que espera que pocas personas lleguen a escuchar completo. Se trata de una de las piezas más largas en la historia de la música clásica, que él describe como “una canción de cuna de 8 horas”, y que apropiadamente tituló SLEEP.

SLEEP está diseñado con una noble intención: ayudar a la gente a bien dormir. Richter señala que no espera que nadie se siente y escuche la pieza completa; su composición más bien está hecha para experimentarse en distintos estados de conciencia. Mientras trabajaba en la pieza consultó al neurocientífico David Eagleman para aprender sobre las funciones del cerebro mientras dormimos. Después de todo, dice, pasamos décadas de nuestra vida en este estado y tener un “lugar musical” a donde ir es un buen regalo.

Dormir es una de mis actividades favoritas. También estoy consciente de que soy muy afortunado de poder dormir bien por la noche; mucha gente no lo es. Lo que quiero hacer es proporcionar un paisaje o un lugar, un lugar musical, donde la gente puede realmente quedarse dormida.

La pieza completa se presentó por primera vez en Berlín este septiembre en un concierto que comenzó a la medianoche y terminó a las 8 am. La audiencia estuvo acostada en camas, en una suerte de pijamada masiva con música clásica en vivo.

Con el mundo moviéndose a velocidad progresiva, dormir bien se ha convertido en un acto de lo más cotizado y más que nunca imprescindible. Ya Benjamin Franklin nos legó una guía para tener sueños placenteros, ahora Max Richter nos regala un lugar musical para visitar en sueños. Una empresa noble donde las haya.

En este video se puede escuchar una probada de este bálsamo tranquilizante, y la versión digital de 8 horas se puede adquirir vía Deutsche Grammophon.

.

El compositor británico Max Richter dedicó alrededor de 2 años a escribir y grabar un disco que espera que pocas personas lleguen a escuchar completo. Se trata de una de las piezas más largas en la historia de la música clásica, que él describe como “una canción de cuna de 8 horas”, y que apropiadamente tituló SLEEP.

SLEEP está diseñado con una noble intención: ayudar a la gente a bien dormir. Richter señala que no espera que nadie se siente y escuche la pieza completa; su composición más bien está hecha para experimentarse en distintos estados de conciencia. Mientras trabajaba en la pieza consultó al neurocientífico David Eagleman para aprender sobre las funciones del cerebro mientras dormimos. Después de todo, dice, pasamos décadas de nuestra vida en este estado y tener un “lugar musical” a donde ir es un buen regalo.

Dormir es una de mis actividades favoritas. También estoy consciente de que soy muy afortunado de poder dormir bien por la noche; mucha gente no lo es. Lo que quiero hacer es proporcionar un paisaje o un lugar, un lugar musical, donde la gente puede realmente quedarse dormida.

La pieza completa se presentó por primera vez en Berlín este septiembre en un concierto que comenzó a la medianoche y terminó a las 8 am. La audiencia estuvo acostada en camas, en una suerte de pijamada masiva con música clásica en vivo.

Con el mundo moviéndose a velocidad progresiva, dormir bien se ha convertido en un acto de lo más cotizado y más que nunca imprescindible. Ya Benjamin Franklin nos legó una guía para tener sueños placenteros, ahora Max Richter nos regala un lugar musical para visitar en sueños. Una empresa noble donde las haya.

En este video se puede escuchar una probada de este bálsamo tranquilizante, y la versión digital de 8 horas se puede adquirir vía Deutsche Grammophon.

.

Etiquetado: , , , ,