La identidad de una ciudad se traza desde múltiples aristas: su espacio público, sus edificios, las prácticas de sus habitantes, su comida, su lenguaje cotidiano y otros más, entre los cuales los sonidos es uno de los elementos más entrañables. Los sonidos de una ciudad son, en parte, como la voz de una persona, sus palabras, sus quejas, sus exclamaciones de alegría, sus murmullos. Por eso, así como cuando conocemos a una persona atendemos lo que dice, así también, para conocer una ciudad, es necesario prestar atención a sus sonidos.

En un afán de preservar la identidad de Delhi, una de las ciudades más emblemáticas de India, la artista Rashmi Kaleka se ha dedicado los últimos diez años a grabar el pregón de las pheriwallas, vendedores ambulantes que recorren las calles de Delhi en bicicleta ofreciendo todo tipo de mercancías, de frutas y verduras a cerrojos y composta. En parte Kaleka inició este proyecto como una reivindicación de las prácticas locales de comercio frente a la imposición de grandes malls y tiendas departamentales que amenazan la continuidad de una tradición.

Así, el proyecto de Kaleka se distancia de la mera preservación para inscribirse, más bien, en la rebeldía. Es menos un ejercicio nostálgico que una forma de oponer la singularidad a la voluntad de uniformidad: ahí donde se instala el centro comercial con las tiendas que son las mismas en todas partes, la artista señala al comerciante que alguna vez estuvo, que era conocido y sobre todo identificado por su propia comunidad.

De algún modo la artista nos invita a poner atención en nuestro propio entorno para preguntarnos por la parte de identidad colectiva que quizá hemos cedido sin darnos cuenta.

El material del proyecto se encuentra disponible en el sitio de la artista.

La identidad de una ciudad se traza desde múltiples aristas: su espacio público, sus edificios, las prácticas de sus habitantes, su comida, su lenguaje cotidiano y otros más, entre los cuales los sonidos es uno de los elementos más entrañables. Los sonidos de una ciudad son, en parte, como la voz de una persona, sus palabras, sus quejas, sus exclamaciones de alegría, sus murmullos. Por eso, así como cuando conocemos a una persona atendemos lo que dice, así también, para conocer una ciudad, es necesario prestar atención a sus sonidos.

En un afán de preservar la identidad de Delhi, una de las ciudades más emblemáticas de India, la artista Rashmi Kaleka se ha dedicado los últimos diez años a grabar el pregón de las pheriwallas, vendedores ambulantes que recorren las calles de Delhi en bicicleta ofreciendo todo tipo de mercancías, de frutas y verduras a cerrojos y composta. En parte Kaleka inició este proyecto como una reivindicación de las prácticas locales de comercio frente a la imposición de grandes malls y tiendas departamentales que amenazan la continuidad de una tradición.

Así, el proyecto de Kaleka se distancia de la mera preservación para inscribirse, más bien, en la rebeldía. Es menos un ejercicio nostálgico que una forma de oponer la singularidad a la voluntad de uniformidad: ahí donde se instala el centro comercial con las tiendas que son las mismas en todas partes, la artista señala al comerciante que alguna vez estuvo, que era conocido y sobre todo identificado por su propia comunidad.

De algún modo la artista nos invita a poner atención en nuestro propio entorno para preguntarnos por la parte de identidad colectiva que quizá hemos cedido sin darnos cuenta.

El material del proyecto se encuentra disponible en el sitio de la artista.

Etiquetado: , , ,